Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En defensa de la Universidad

El objetivo final de cualquier Universidad responsable siempre será asumir el compromiso de construir un mejor presente y un mejor futuro, destaca Guillermo Fournier.
sáb 04 diciembre 2021 12:00 AM
jóvenes - coronavirus - juventud - covid-19 - pandemia - sociedad joven - jóvenes universitarios entre pandemia
En la medida en que alcancemos una mayor escolaridad, transitaremos hacia un porvenir más prometedor, considera Guillermo Fournier.

(Expansión) - Si, como decía el gran líder sudafricano y Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela, la educación es la herramienta más poderosa para transformar el mundo, entonces, sin duda, las universidades desempeñan un papel fundamental en el desarrollo y progreso de cualquier sociedad.

Y es que, precisamente, los centros universitarios tienen por propósito fungir como espacios donde el conocimiento se transmite, las ideas se discuten, y se generan propuestas de solución para atender los problemas que impactan a la comunidad.

Publicidad

La educación superior que se imparte en la universidad, a fin de cuentas, es un agente de cambio sumamente potente en múltiples dimensiones.

En primera instancia, al formar a jóvenes, en cuanto a conocimientos técnicos, pero también en el plano de valores y principios éticos, se abona al crecimiento profesional y personal del estudiante. Quienes obtienen un título universitario cuentan con mayores oportunidades de empleo y, en general, pueden acceder a una mejor calidad de vida, para ellos y sus familias.

Los estudios universitarios se asocian con la movilidad social; en países como China y Chile, que han logrado sacar a millones de personas de la pobreza en las últimas décadas, las universidades jugaron un rol relevante en la creación de una fuerza laboral capacitada para atender el crecimiento del mercado y la industria.

Así, la experiencia universitaria dota de conocimientos y habilidades útiles a aquellos que cursan sus programas académicos, ya sea a nivel licenciatura, o bien, a nivel posgrado. Se trata de un beneficio directo, sustancial, y medible.

Ahora bien, desde luego, el alcance de la educación universitaria no se limita al alumnado que consigue graduarse tras pasar por los salones de clase, sino que trasciende para incidir en el entorno social, cultural, económico y político.

Más aún, el objetivo final de cualquier universidad responsable siempre será asumir el compromiso de construir un mejor presente y un mejor futuro. Dicha vocación de orden social es inherente a las instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas.

De este modo, la actividad universitaria no se reduce a la producción de licenciados, maestros y doctores. La universidad, igualmente, ejerce como incubadora de proyectos de negocio que detonan la economía, patrocinadora de acciones sociales para ayudar a grupos en situación de vulnerabilidad, espacio de discusión para dar vida a ideas innovadoras, entre otras cuestiones de interés común.

Por tanto, de manera indirecta, aunque contundente, las instituciones universitarias contribuyen al bienestar de la población en sentido amplio, aunque a veces, esta realidad sea pasada por alto o subestimada.

Publicidad

Conviene apostar por la educación y, por lo mismo, conviene revalorizar las universidades. A mayor número de graduados de licenciaturas, ingenierías y carreras técnicas, se observan menores tasas de desempleo, mayor crecimiento económico y, en última instancia, mayor prosperidad en un territorio determinado.

Fortalecer la educación superior debe ser una prioridad para gobiernos y sociedades. En la medida en que alcancemos una mayor escolaridad, transitaremos hacia un porvenir más prometedor. Eso sí, la universidades no deben perder de vista cuál es su auténtica misión como agentes de cambio.

Son muchos los retos por enfrentar y varias las asignaturas pendientes.

Necesitamos centros universitarios con sentido humano, pluralidad y excelencia académica. Docentes, directivos, empresa, gobierno y sociedad deben hacer equipo para defender la esencia de la universidad y consolidar su papel como ente transformador.

Nota del editor: José Guillermo Fournier Ramos es docente en la Universidad Anáhuac Mayab. Vicepresidente de Masters A.C., asociación civil promotora de la comunicación efectiva y el liderazgo social. También es asesor en comunicación e imagen, analista y doctorando en Gobierno. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad