Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La comunicación efectiva en el mundo profesional

El siglo XXI está lleno de oportunidades, aunque también de enormes retos. Ya no basta con disponer de los conocimientos básicos para sobresalir, considera Guillermo Fournier.
lun 18 octubre 2021 07:00 AM
Comunicación efectiva en el mundo profesional
Hoy la información la tenemos al alcance de un clic. Es verdad que hay que saber buscarla, pero ahí está, considera Guillermo Fournier.

(Expansión) - El mundo profesional se ha vuelto cada vez más competitivo. La globalización, los avances tecnológicos y el cambio de visión en el ámbito de los negocios, han contribuido a que las empresas sean hoy más exigentes que nunca al reclutar personal. Los paradigmas cambian y la realidad se impone; lo cierto es que la actualidad demanda una mejor preparación de los profesionistas que aspiran a superar sus horizontes.

Pero ¿cuáles son esas habilidades que las grandes corporaciones buscan tan decididamente al momento de contratar colaboradores? Desde luego, las compañías asumen que los candidatos a competir por el puesto de trabajo contarán con los conocimientos técnicos mínimos para ocupar la vacante.

Publicidad

Sin embargo, a partir de esa base inicial, hay algunas aptitudes que resultan muy atractivas para los reclutadores y que, paradójicamente, son cualidades subestimadas por muchos.

Estas competencias son denominadas habilidades blandas y consisten en ciertas destrezas que, por lo general, no se enseñan de forma específica en los niveles elementales de educación. Por tanto, estas son aptitudes que las personas vamos desarrollando conforme adquirimos experiencia y lidiamos con retos importantes. Entre la lista de habilidades blandas se encuentran el trabajo en equipo, el liderazgo y la comunicación efectiva.

Quisiera destacar el valor de la comunicación efectiva en la era contemporánea. Es evidente que, en un mundo donde la información y los datos se consumen de manera insaciable, los contenidos de calidad se aprecian excepcionalmente. A su vez, las distintas plataformas digitales, han abierto incalculables foros que merecen ser aprovechados. Y es que todos tenemos algo que decir, pero no todos cuentan con la elocuencia necesaria para transmitir sus ideas con claridad.

Las redes sociales han dado voz a prácticamente cualquier individuo, pero un efecto secundario de ello ha sido la proliferación de mensajes poco positivos y de pobre contenido que, de hecho, incitan al odio y la intolerancia en algunos casos.

El siglo XXI está lleno de oportunidades, aunque también de enormes retos. Ya no basta con disponer de los conocimientos básicos para sobresalir. Hoy la información la tenemos al alcance de un clic. Es verdad que hay que saber buscarla, pero ahí está.

Publicidad

Entonces, la capacidad de comunicar con palabras simples, aquello que es complejo, se torna invaluable. No basta con conocer, puesto que cada una y uno debe desarrollar las habilidades para estructurar ideas con efectividad. Conectar con las audiencias no es tarea fácil. Se precisa de creatividad, así como de seguridad y carisma. El propósito al comunicar siempre será tender puentes de empatía con el propósito de conectar con quienes nos escuchan.

Entonces, quien sabe comunicar, es capaz de hacerse notar. Aquel que conoce los secretos de la persuasión por medio de las palabras, tiene todo para convertirse en un formidable líder dentro de una empresa.

Por estas razones, todo profesionista tiene el deber de poner en práctica la oratoria, la escucha activa y el debate, pues estas herramientas, aunadas a la disciplina, son trascendentales aliadas en nuestro desarrollo personal.

Es alentador comprobar que, en los últimos años, se han realizado significativos esfuerzos por incluir en los programas escolares, actividades e incluso asignaturas que tienen como finalidad trabajar en la expresión oral de los alumnos. Así mismo, la iniciativa privada se ha preocupado por capacitar a su personal en esta materia con cursos y talleres.

Por último, es de reconocer el empeño, desde las organizaciones de la sociedad civil por promover con tenacidad el arte de la comunicación efectiva. Es tiempo de alzar la voz; es tiempo de ser escuchados.

Nota del editor: José Guillermo Fournier Ramos es docente en la Universidad Anáhuac Mayab. Vicepresidente de Masters A.C., asociación civil promotora de la comunicación efectiva y el liderazgo social. También es asesor en comunicación e imagen, analista y doctorando en Gobierno. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad