Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La ‘cuesta de enero’ será (mucho) más prolongada

Estamos viviendo una presión inflacionaria no observada en 20 años y no se ve con claridad cuándo será su punto de inflexión, señala Jonathán Torres.
mar 11 enero 2022 12:01 AM
(Billetes de 500 pesos mexicanos)
Evita comprar a crédito, también los préstamos, porque pagarás intereses más elevados y así mermar el ingreso familiar, recomienda Jonathán Torres.

(Expansión) - Estamos frente a un extenso, muy extenso terreno en pendiente. No saldremos rápido de éste y, aquellos que no cuenten con el suficiente poder adquisitivo para enfrentarlo, vivirán una larga temporada de sacrificios. Enero será un mes muy crudo, pero también febrero, marzo y más allá. Bienvenidos a un amargo 2022.

Todos los años es lo mismo: la ‘cuesta de enero’ agobia a muchas familias, después de una desenfrenada temporada de consumo. Pero, ahora, la circunstancia es distinta. Más profunda, más preocupante y más desigual.

Publicidad

El año que terminó fue el peor para el bolsillo de los mexicanos en dos décadas, pues cerró con una inflación de 7.36%, su peor resultado desde octubre de 2001, informó el Inegi. En tanto, el Banco de México espera que, durante los primeros tres meses de 2022, la inflación llegue a 6.3%.

2022 es un año de enorme incertidumbre, las expectativas de crecimiento de la economía mexicana incluso son altamente inciertas. Además, la ruptura en las cadenas globales de valor, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, Ómicron, las presiones inflacionarias y los enormes desajustes entre la oferta y la demanda contaminan el panorama económico, en el corto y el mediano plazo.

Estamos viviendo una presión inflacionaria no observada en 20 años y no se ve con claridad cuándo será su punto de inflexión. Si bien la inflación es de un dígito, hay un hecho: el aumento de precios en alimentos y energéticos ha sido de doble dígito, lo que afecta significativamente la capacidad de compra de las familias. Así, la escalada de precios está afectando sobre todo a la población con menores ingresos, que destina 40% de su gasto a consumo de alimentos, bebidas, transporte.

“Hay múltiples factores que no permiten asegurar que en marzo alcanzaremos el máximo nivel (de inflación). Todo parecería indicar que en 2022, por lo menos, se mantiene una tasa de inflación semejante a 2021 o ligeramente inferior”, afirma Enrique Dussel Peters, profesor del posgrado en Economía de la UNAM. “En realidad, será hasta 2023 cuando la inflación regrese a niveles de 4%”.

“Será un 2022 donde las familias mexicanas seguirán viendo aumentos relevantes en los precios. Así, no estamos solo frente a la ‘cuesta de enero’, sino que nos enfilamos hacia la ‘cuesta de 2022’”, complementa José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

“En enero, con todo y el efecto estacional, tendremos inflaciones relativamente altas. Pero lamentablemente no se ve mucho mejor el resto del año”, advierte Sergio Luna, economista de la Universidad de Londres.

Para enfrentar esta prolongada cuesta se requiere de mucha cautela. Ante la volatilidad de precios, la recomendación es ser muy cautos con las compras coyunturales y revisar en todo momento las diferencias de precios, ya que éstas pueden ser muy significativas; por tanto, es pertinente la adecuación de los esquemas de finanzas familiares que permitan priorizar los gastos esenciales y evitar los innecesarios.

Publicidad

Además, hay que situarse en un nuevo escenario de incremento de tasas de interés generalizadas, lo que implicará que las tarjetas de crédito y muchos otros instrumentos aumentarán su costo. Entonces, lo mejor es deshacerse y pagar deudas ya. Cuidado con las hipotecas y los créditos automotrices a tasas variables porque muy probablemente van a aumentar. Evita comprar a crédito, también los préstamos, porque pagarás intereses más elevados y así mermar el ingreso familiar.

En caso de contar con inversiones, la prudencia también es importante. Algunos economistas, conservadores, sugieren guardarlo de la mejor forma posible pues sostienen que, hasta en tanto no se vislumbre la luz en este túnel de altísima incertidumbre, recurrir a instrumentos financieros que prometen altas tasas de retorno implicaría jugar con fuego. Acercarse a un experto es fundamental.

La ‘cuesta de enero’ tendrá una larga vigencia.

**********

De acuerdo con un análisis realizado por Kantar Worldpanel, 45% de las amas de casa no sabe con certeza si sus gastos disminuirán o incrementarán. Por otro lado, 25% considera que sus gastos en general se verán afectados y probablemente baje su ritmo para comprar, mientras que 16% gastará como lo ha hecho en otros meses.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad