Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los intereses que gravitan en la Cofepris

La influencia de la Cofepris está prácticamente en buena parte de las actividades económicas, señala Jonathán Torres.
mar 25 enero 2022 12:06 AM
El cambio en el esquema de compras ha causado desabasto de medicamentos. (iStock)
Al tiempo que la cuarta ola de COVID-19 sigue en su pico, se manifiesta la urgencia por abrir el mercado de medicamentos para acabar con el virus, apunta Jonathán Torres.

(Expansión) - El gobierno no quiere que los intereses de farmacéuticas, laboratorios y hospitales se aprovechen de la desgracia de los mexicanos… El fundamentalismo de la llamada cuarta transformación impide que los empresarios ayuden en la estrategia contra el COVID-19… Las pruebas rápidas son un fraude… No hay transparencia en los criterios de autorización de vacunas y no se sabe nada de sus eventos adversos.

Los demonios andan sueltos. Las entretelas en torno de la estrategia para combatir la pandemia en México desatan interpretaciones encontradas. Si bien estamos frente a una desgracia mundial, provocada por un microorganismo, domina la sensación de incompetencia, abuso, por parte de quienes han asumido una responsabilidad en esta emergencia sanitaria.

Publicidad

Urgen explicaciones claras sobre lo que pasa y lo que viene con la pandemia. Por ello, es importante conocer la postura de uno de los organismos públicos más influyentes en estos momentos, que ha estado envuelto en la polémica por su desempeño, pero sobre todo que sus decisiones determinarán de algún modo el curso de la pandemia en México.

Así, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) sostiene: en el radar hay pocas autorizaciones para nuevas vacunas, medicamentos, dispositivos médicos contra el COVID-19; en algún momento, el sector privado ampliará sus servicios de comercialización, pero no ahora; viene una actualización en la lista de pruebas rápidas autorizadas y no existe una subordinación ciega hacia Hugo López-Gatell.

Esta historia tiene sus claroscuros.

La relación entre la Cofepris y el sector privado no ha sido tersa. En los primeros años de la actual administración federal, la comisión estuvo a cargo de José Alonso Novelo Baeza, quien mantuvo una fría, casi inexistente relación con los empresarios. Ahora, con el actual comisionado Alejandro Svarch Pérez la interlocución es muy distinta. Incluso, fuentes consultadas aseguran que la técnica ha vuelto a la Cofepris. Pero también sigue gravitando la percepción de que la política se puede imponer.

Natán Enríquez Ríos, titular de la Comisión de Autorización Sanitaria de la Cofepris, dice: “Hay quienes se casan con la idea de que el sector industrial es casi la antítesis de lo que debe ser lo público, pero nosotros hemos generado un entorno de apertura institucional ordenada, disciplinada, franca. Sí, cualquiera desde su posición pretende ganar terreno, pero en ningún momento nos hemos sentido presionados, obligados a tomar posturas o a generar algún tipo de acto por presiones de la industria”.

La influencia de la Cofepris está prácticamente en buena parte de las actividades económicas. Se dice que, en números redondos, 10% del PIB está regulado por esta comisión. Los intereses que se juegan son muchos.

Al respecto, el comisionado de Autorización Sanitaria dice: “Yo no estoy peleado con que una autorización pueda ser de beneficio para un particular. Eso está bien, pero debe llevar implícito que ese producto es para beneficio de la salud de las personas. Si tengo que decidir entre 10 productos, el primero que se priorizará será aquel que genere el mayor impacto en la salud pública. No me fijo si cuesta mucho o poco, no me fijo en quién lo produce, sino en que tenga una repercusión benéfica para la población”.

Es importante detenerse aquí. De acuerdo con testimonios recabados para dotar de contexto a esta historia, se sabe de una regla no escrita basada en generar presión a través de medios, lobbying, para que la Cofepris acelere la autorización de medicamentos, dispositivos médicos, vacunas.

Al respecto, Natán Enríquez reconoce la práctica, pero asegura que la prioridad es velar por la salud pública, de tal forma que si una petición se alinea al enfoque de salud pública, la Cofepris trabaja para que el beneficio llegue lo más pronto posible a la población. “Pero si no cumple con ello -así lo expliquen, lo escriban y lo presionen- no nos movemos”.

Sin embargo, la presión podría venir de otro lado, de alguien muy cercano. Hoy, la Cofepris le reporta a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, a cargo de Hugo López-Gatell. Las agencias internacionales pares a la Cofepris son independientes, autónomas. Aquí no, y eso es más que suficiente para darle rienda suelta a los pensamientos más macabros en torno a la sumisión de la Cofepris hacia el funcionario en cuestión.

El titular de la CAS de la Cofepris rechaza esta interpretación y considera que este enroque tiene el objeto de generar una política pública nacional que garantice la protección a la salud de todos los mexicanos. “No tendría por qué considerarse que hay algún conflicto de interés o de presión porque no es una persona quien decide, sino es el ente que determina la política pública en cuanto a la prevención, promoción y protección de la salud; no es como tal estar supeditados a la decisión de una persona”.

Al tiempo que la cuarta ola de COVID-19 sigue en su pico, se manifiesta la urgencia por abrir el mercado de medicamentos para acabar con el virus, lo que implica permitir que farmacias, consultorios, hospitales puedan venderlos masivamente. ¿Quién puede, en su sano juicio, impedir que la gente tenga acceso al remedio que le permita terminar con su pesadilla?

Bajo el enfoque de la Cofepris, hoy las autorizaciones se han otorgado bajo la figura de “uso de emergencia” y bajo ese entendido es el gobierno el único que asume la responsabilidad de las decisiones y de las políticas. Nadie más, por lo pronto hasta en tanto la emergencia sanitaria continúe. “Por supuesto que llegará el punto en el que (las vacunas y medicamentos) podrán ser comercializables”, afirma Natán Enríquez.

Publicidad

¿Cuándo vendrán más medicamentos contra COVID-19? “Al menos, en el radar no tenemos una cantidad grande; sí podríamos tener unos cuantos más, no más de 10 en la posibilidad de evaluarlos”, añade el comisionado.

Ómicron, en tanto, provocará un ajuste en la lista de pruebas rápidas autorizadas. La amplia variedad de ofertas ha generado un efecto perverso: el abuso en precios por parte de laboratorios, la venta de pruebas falsas. Dado que se trata de una variante muy escurridiza, la Cofepris está evaluando la actualización de la lista de pruebas rápidas que hoy pueden ser vendidas. “La idea es mantener en el mercado las pruebas que puedan detectar Ómicron”, informa Natán Enríquez.

Algo más hace falta: combatir la opacidad que se observa en ciertos procesos; dos en lo particular: los criterios de autorización de las vacunas y el reporte de farmacovigilancia que nos permita, a todos, estar enterados de los eventos adversos de las vacunas. Merecemos saberlo.

Según la postura oficial, los criterios de actualización están alineados a los estándares internacionales. Y, en cuanto a los eventos adversos por la aplicación de las vacunas, Natán Enríquez afirma que sí existe tal reporte (se solicitaron los reportes en ambos casos, pero al cierre de esta historia no fue posible obtenerlos).

**********

El Remdesivir, se nos ha dicho, contribuirá a terminar pronto con la pandemia. ¿Cuánto cuesta? Se tiene registro de tratamientos en los que su precio osciló los 30,000 pesos, una sola dosis. ¿Cuánto cuesta en realidad?

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad