Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La diferencia radica en la experiencia

Cuando hago una recomendación en Finanzas Personales y ahora en Estrategias de Inversión, debo hacerlo de forma profesional y ética, señala Adolfo Ruiz Guzmán.
sáb 04 junio 2022 07:00 AM
La diferencia radica en la experiencia
Me gustaría insistir en la importancia de la profesionalización de los servicios y sugiero, para un mejor manejo de los recursos, acercarse con expertos certificados.

(Expansión) - Dice el dicho que cada quien habla como le va en la feria, pero a mí, por ser católico, siempre he visto que Dios nos va llevando por caminos que nunca te hubieras imaginado.

Desde que estaba en la decisión de ver qué estudiar tenía mil dudas, lo único seguro era que no quería algo de números, no me gustaban las matemáticas, porque no entendía que al final es un lenguaje.

Publicidad

Pasé por un tiempo en Derecho, me cambié de carrera a Ciencias de la Comunicación y fui el más feliz. Así seguí mi trayectoria académica, hice un MBA, porque creo que era un buen complemento y pues con la sorpresa que llevaba varias materias numéricas, pero les fui agarrando cariño.

Al comenzar a trabajar en México estaba muy ilusionado porque iba estar en lo mío -en Comunicación-; para mi sorpresa me contrataron en el sector financiero. Claro que cuando llegué no tenía ni idea de los conceptos, productos, tasas o servicios.

Por mi carácter fui obligándome a aprender y así dar un buen servicio a mis clientes. Para no aburrirlos, llegué a Grupo Financiero B×+, después de colaborar con varios competidores de distintos tamaños, entendí que lo más importante para lograr la bancarización es que los usuarios comprendan, en un lenguaje coloquial, amigable y accesible, las ventajas que conlleva el tener al sistema a tu favor.

Ya había desarrollado una especialidad en Finanzas Personales, pero después de varios años me di cuenta que necesitaba seguir estudiando y seguir aprendiendo, por lo que decidí y gracias al impulso del liderazgo en el Grupo, en particular de mi jefe - y que conste que no es ‘guayabazo’ - obtener la Certificación de Asesor de Estrategias de Inversión (Figura 3) que otorga la AMIB (Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles). Tras meses y meses de estudio logré aprobar el examen, lo que me hizo reflexionar en varias cosas.

Cuando hago una recomendación en Finanzas Personales y ahora en Estrategias de Inversión, debo hacerlo de forma profesional y ética, las personas se acercan a mí, depositan su confianza para poder facilitarles, con base en su perfil, herramientas, información y elementos para la mejor toma de decisiones patrimoniales.

Siempre debo recordar emplear un lenguaje que no se preste a la confusión o conduzca al error, hablar con transparencia y pensar que estoy administrando mis propios recursos para privilegiar el interés del cliente o del asesorado.

La certificación te obliga, que en mi caso renovó mi compromiso, a conducirte con ética, lo que se traduce en beneficios para el sector financiero, porque los principios fundamentales del Código de Ética Profesional de la Comunidad Bursátil Mexicana te indican que debes hacer prevalecer siempre el principio del cliente y conducirte con una conducta íntegra que permita el desarrollo transparente y ordenado del mercado.

 

Es cierto, la diferencia radica en la experiencia que vas acumulando conforme pasan los años, llevo 10 años atendiendo temas de Educación Financiera, pero el contar con la habilidad técnica y los fundamentos necesarios, respaldados por una certificación como la de AMIB, te convierten en un gran asesor de inversiones, por lo que me gustaría insistir en la importancia de la profesionalización de los servicios y que para un mejor manejo de nuestros recursos se acerquen con los expertos certificados.

Agradezco la oportunidad de seguir creciendo, al Grupo Financiero donde trabajo por seguir invirtiendo en mí, al equipo de Capacitación, Anabel y Step, al equipo de la ABM (Asociación de Bancos de México), Rodrigo y mi instructor Roberto, así como a mis compañeros de clase, Areli y Ricardo, quienes también pasaron su figura correspondiente.

Nota del editor: Adolfo Ruiz Guzmán es egresado de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación y del MBA por la Universidad Anáhuac Campus Sur. Es piloto privado y está realizando sus estudios y prácticas para convertirse en piloto comercial, en la Escuela de Vuelo AIRE. Actualmente se desempeña como director de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero B×+, tiene más de 10 años de experiencia en comunicación del sector financiero. Síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad