Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Entrelíneas | La alta inflación (y sus secuelas) están lejos de terminarse

La tormenta económica está lejos de terminar; el pico inflacionario se alcanzará hasta el siguiente trimestre y a partir de 2023 veremos al indicador situarse debajo de 7%, dice Jonathán Torres.
lun 27 junio 2022 12:00 PM
Stock Market Capital Gains Increasing From A Bull Market
De acuerdo con los analistas, se sostendrán incrementos no observados en alimentos y servicios que pondrán en apuros a los hogares mexicanos. iStock.

La subida en las tasas de interés no frenará los impactos de la rabia con la que se está comportando la inflación. Si no se aplican otras medidas, el deterioro económico continuará y, con éste, un sin número de consecuencias: bajo crecimiento, un profundo golpe al sector productivo, desabasto de productos y mercancías, más gastos para las familias y las empresas. La tormenta económica está lejos de terminar y, por lo pronto, no se observa el fin de la espiral.

El 23 de junio no fue un día cualquiera. Ese jueves, el Banco de México (Banxico) decidió, por unanimidad, aumentar a 7.75% la tasa de interés para tratar de frenar la inflación provocada por la pandemia de Covid-19 y por el entorno belicoso que se registra geopolíticamente.

Publicidad

Con ello, se confirma la puesta de varios escenarios y de otros que, para nuestro infortunio, empiezan a tomar color: uno, por octavo mes consecutivo la inflación estará por encima de 7%; dos, la inflación, que en algún momento se pensaba transitoria, ya quedó claro que no lo es; tres, la Junta de Gobierno de Banxico adelanta que el pico inflacionario, desde sus estimaciones, se alcanzará hasta el siguiente trimestre, y cuatro, será difícil contener la inercia de precios.

El verano, que apenas llegó, inyectará mucho estrés a la economía. Después, vendrán un otoño y un invierno bastante crudos. De acuerdo con los analistas, se sostendrán incrementos no observados en alimentos y servicios que pondrán en apuros a los hogares mexicanos. Las empresas correrán con la misma suerte ante el costo en materias primas y suministros. Las sequías también serán un factor. Será hasta 2023 cuando veamos inflaciones menores a 7%. Solo hasta entonces.

Estamos empezando un proceso ascendente de tasas de interés con un alto grado de incertidumbre y todo se va a orientar hacia eso: los créditos se dispararán y también vendrá una restricción crediticia que afectará el consumo, el PIB y otras variables. “Yo no diría que es un ambiente catastrófico ni nada por el estilo, pero sí con un costo social y económico muy sustantivo”, afirma Enrique Dussel Peters, profesor del posgrado en Economía de la UNAM.

Así, los críticos a la llamada Cuarta Transformación ya se afilan los colmillos para sentenciar lo siguiente: la tasa de crecimiento económico durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador será la peor desde que existen las estadísticas.

“Por ponerlo bonito, para recuperar el nivel del PIB prepandemia, el crecimiento en 2022 debía ser de 3.3% del PIB. Así solo habríamos perdido tres años de crecimiento. Pero está claro que no lo vamos a alcanzar en 2022 y habrá que ver si lo recuperamos siquiera en 2023. Si no, serán de cuatro a cinco años de un lento crecimiento”, sostiene Dussel Peters.

 

Conclusiones e hipótesis:

La situación para un país como México es crítica. Será muy difícil crecer siquiera a 1.7% en 2022. Bajo ese panorama, es posible que el Presidente desdeñe las cifras, específicamente las malas notas en cuanto a crecimiento económico. Siguiendo el tono de sus dichos, podría decir que el concepto del PIB es neoliberal, no importa, argumentando que éste solo beneficia a ciertos grupos.

La gran pregunta que gravita en la cabeza de los analistas es si la política monetaria de Banxico alcanzará para frenar la inflación. Hasta el momento eso no ha ocurrido. Es por ello que urge tomar más medidas que contengan lo que se avecina. Más acuerdos con el sector productivo, medidas de apoyo urgentes hasta en tanto no ocurra un escenario de precios bajos. El gran reto está en saber cómo llegar a fin de año con un sector productivo operando a buen ritmo.

**********

No será la invasión rusa a Ucrania. Tampoco la endemoniada inflación. Bajo una mirada de largo plazo, la rivalidad entre Estados Unidos y China escalará y será el principal factor para contaminar el entorno macroeconómico.

La historia va así:

Según el FMI, China ya es la economía más grande del mundo medida en poder de compra. Sin embargo, está profundamente enfrentada a Estados Unidos y no existen coincidencias en sus modelos económicos, empresariales y políticos. El gobierno de Joe Biden ha pretendido, infructuosamente, crear un frente antichino. La confrontación se profundizará y eso impactará a otros gobiernos, sean de izquierda o de derecha. El nuevo rico del barrio vendrá a remover las fichas, pero sobre todo los intereses y las voluntades.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión.

 
Publicidad
Publicidad