Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Del #Wellness al #Wellbeing… ¿hacia dónde va tu organización?

La buena salud y el bienestar pueden ser un facilitador central del compromiso de los empleados y el desempeño organizacional, apunta Ariel Almazán.
jue 11 agosto 2022 12:00 AM
Tendencias de RH: 2022 un año con prioridad en el bienestar de los colaboradores
Las organizaciones se encuentran en el mejor momento de brindar el soporte oportuno que prevenga un impacto considerable laboralmente hablando a mediano y largo plazo, destaca Ariel Almazán.

(Expansión) - En nuestro contexto histórico y laboral actual, promover la salud y el bienestar de los empleados es clave para mejorar su calidad de vida y al mismo tiempo ser una organización más rentable. Diversas iniciativas pueden ayudar a contener o mitigar riesgos para la salud de los empleados y crear entornos de trabajo positivos en los que las personas y las organizaciones puedan prosperar.

La buena salud y el bienestar pueden ser un facilitador central del compromiso de los empleados y el desempeño organizacional según múltiples estudios que soportan la necesidad de “invertir inteligentemente” en este tema por parte de las organizaciones.

Publicidad

Varias leyes y normativas en la actualidad exigen la ejecución de acciones encaminadas a proteger la salud y seguridad de los empleados, promover su bienestar y generar ambientes de trabajo saludables, sin embargo, el esfuerzo va más allá del mero cumplimiento regulatorio y lleva a los empleadores a poner a sus colaboradores en el centro de la organización y a salvaguardar genuinamente su salud, seguridad y bienestar.

Invertir inteligentemente en el bienestar de los empleados puede conducir a una mayor resiliencia, un mayor compromiso, una reducción en el ausentismo por enfermedad o accidentes, un mejor clima laboral, así como un mejor rendimiento y productividad.

Sin embargo, gran parte de las iniciativas no logran su máximo potencial al estar aisladas o desalineadas a la estrategia del negocio, razón por la cual, las estrategias de salud y bienestar deben estar integradas como componente medular de la cultura, el liderazgo y gestión del capital humano dentro de la organización.

Hoy, el bienestar de los empleados se ha expandido más allá del bienestar físico para enfocarse en construir una cultura de bienestar holístico, diverso e inclusivo que incluye el bienestar tanto físico, como emocional, financiero y social en donde precisamente se centra la idea de transitar del tradicional “Wellness” hacia la visión integral del “Wellbeing”.

Estudios llevados a cabo por Mercer Marsh Beneficios demuestran que el deseo de los empleados por trabajar para organizaciones cuyos valores se alineen con los suyos será un criterio importante en la selección de un nuevo empleador, los nuevos colaboradores esperan que su empresa se involucre activamente y genuinamente en su desarrollo profesional pero, hoy más que nunca, en su bienestar integral.

En un estudio más reciente, “People Risk”, el 79% de los encuestados estuvo de acuerdo o muy de acuerdo en que la salud y la seguridad de los empleados representa una seria amenaza para el negocio, lo cual pone en el centro de las agendas la necesidad de actuar anticipadamente, reconociendo de forma oportuna, controlando y evaluando los riesgos para la salud de los colaboradores dentro de su estrategia integral de gestión de riesgos.

 

En lo que respecta a la salud mental, considerada por muchos expertos alrededor del mundo como una pandemia paralela, las organizaciones se encuentran en el mejor momento de brindar el soporte oportuno que prevenga un impacto considerable laboralmente hablando a mediano y largo plazo.

Al respecto y de acuerdo con otro estudio de Mercer Marsh Beneficios, “Health On Demand”, los empleados se enfrentan a varios retos de cara a su bienestar emocional. Las preocupaciones financieras y la sensación de aislamiento han contribuido a que muchos empleados se sientan estresados en su vida cotidiana.

Se valora el apoyo del empleador en las áreas de acceso y pago de tratamientos, la reducción del estigma y el fomento de la resiliencia. Los empleadores que ofrecen prestaciones de salud mental y asesoramiento crean vínculos sociales más fuertes con sus empleados, lo que a su vez hace que éstos tengan menos probabilidades de renunciar.

De acuerdo con este estudio, la mitad de los empleados a nivel mundial se sienten algo estresados en la vida cotidiana y, en la mayoría de los países, alrededor de una quinta parte refirió sentirse muy o extremadamente estresado, encabezando esta lista de países como México, Colombia, Estados Unidos e India.

Finalmente, resulta evidente que la pandemia por el COVID-19 ha cambiado el enfoque y rompió muchos paradigmas alrededor de la gestión del capital humano y de la oferta de beneficios, poniendo a las organizaciones ante una “reinvención” de los mismos incluyendo las transformaciones socio-culturales del momento actual; en materia de salud y bienestar, los líderes ahora ven este tema, no solo como un beneficio para los empleados, sino como una oportunidad para apoyarlos en aspectos de su vida personal y laboral, en una relación ganar – ganar entre ambas partes.

Nota del editor: Ariel Almazán es Líder de Workforce Health en Mercer Marsh Beneficios para Latinoamérica y El Caribe. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad