Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Menú de hoy: delicioso miedo con sabor a triunfo

Al momento de emprender, mucho se ha hablado del miedo y sobre tácticas para dejarlo ir, vencerlo, enfrentarlo o lidiarlo. No es cosa fácil, evidentemente, señala Sara Cuéllar.
vie 30 septiembre 2022 06:07 AM
Menú de hoy: delicioso miedo con saber a triunfo
El miedo puede ser el obstáculo más difícil de franquear en el mundo del emprendimiento: miedo a cometer un error, a tomar una decisión equivocada, a arriesgar, a fracasar..., señala Sara Cuéllar.

(Expansión) - Hacerme “amiga” del miedo, de mis miedos ha sido difícil. Aceptarlo, más. Y es que el miedo puede ser el obstáculo más difícil de franquear en el mundo del emprendimiento: miedo a cometer un error, a tomar una decisión equivocada, a arriesgar, a fracasar...

A lo largo de mi vida me he enfrentado a situaciones que me han provocado mucho, muchísimo miedo, tanto en el área personal como laboral. Y si me hubiera dejado vencer por ese miedo, no habría llegado a tomar decisiones que sabía que conllevaban un importante riesgo.

Publicidad

El riesgo es una clave más en la ecuación porque cuando lo asumimos y tomamos consciencia de ello, sabemos que nos podemos equivocar, de que podremos recibir críticas, de que tendremos que asumir nuestros errores y afrontar las consecuencias… Pero eso no va a impedir que demostremos todo lo que podemos ofrecer al mundo si tenemos claro cuál es nuestro propósito.

Para mí, la clave es primero, defender la humanización en cada gestión. Somos personas y esto nos facilita la adaptación al continuo cambio en el que nos encontramos.

Creo que es fundamental, y necesario, que las y los emprendedores tengamos un propósito claro, y sepamos cómo transmitirlo. Tenemos una especial capacidad para analizar las situaciones en las que nos encontramos, para adaptarnos al cambio y a su velocidad.

Soy mujer y emprendedora, y la importancia en la sociedad actual, no creo que se centre en el género de la persona, sino en la capacidad para gestionar la incertidumbre, para aprender, para empatizar, para ser líderes del cambio.

Todo lo que hemos vivido en los últimos años, nos ha sobrevenido, sorprendido, y nos ha demostrado que tenemos que adaptarnos, de forma inesperada e inmediata a los cambios drásticos e imprevistos. Y también, que tenemos esa capacidad de adaptación, que quizás desconocíamos.

Una situación como la vivida ha podido poner de manifiesto nuestras debilidades, pero también ha sacado a luz nuestras fortalezas. Nos ha brindado la oportunidad de conocernos mejor, en mayor profundidad, descubriendo quiénes somos, en realidad.

 

Y ha sido justamente el miedo lo que nos hace conocer y reforzar nuestros valores, principios y misión para ser fieles a nuestros propósitos personales y profesionales.

Creo fervientemente que cuanto más claro tienes tu propósito en la vida, más libre eres.

En definitiva, luego de traspasar la etapa de aceptar el miedo y arriesgarnos a seguir adelante, podremos fortalecer los vínculos emocionales para entonces, ir al “corazón” de nuestro propio emprendimiento y de todos aquellos que tengan que ver con él.

Humanicemos las relaciones y las organizaciones, pero, sobre todo, aprendamos a perder el miedo de tomar riesgos y a ir solos en este camino porque no es así. Buen provecho.

Nota del editor: Sara Cuéllar es empresaria y publirrelacionista especializada en moda, estilo de vida y lujo con 20 años de experiencia. De formación periodista y colaboradora de varios medios nacionales. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas de esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad