Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El mercado gira hacia los privados

En geografías es prudente mantenerse alejado de China y los países más dependientes de ella, así como de Europa por el conflicto bélico, pero AL y EU son zonas que pueden ofrecer buenos réditos.
mar 13 diciembre 2022 06:09 AM
Traders
Los mercados privados de equity e incluso de duda son opciones viables el día de hoy, incluso los bienes raíces que ganan con un escenario como peste, como los almacenes industriales o los edificios de departamentos familiares, recomienda Jorge Arturo Martínez.

(Expansión) - Los mercados financieros globales han tenido un comportamiento insólito durante el 2022, pues han tenido que navegar con riesgos repentinos y graves sorpresas en el campo de la geopolítica y el crecimiento económico de los grandes jugadores.

Primero, llegó la dicha del fin de la pandemia, que duró muy poco pues la guerra en Ucrania -que estalló en febrero- colapsó toda esperanza de que el año fuera otro más de ganancias en Bolsa (con 31, 18 y 29% anual total en el índice SP500, los últimos tres años), como se ha visto hasta ahora, casi por cerrar el año.

Publicidad

Luego, fue tomando definición la recesión en China, que continúa al día de hoy y, para sellar con bríos, el comienzo de un plan muy tardío de parte de la Fed, de resolver la grave oleada de inflación que se consolidó como una certeza desde abril de este año, ha terminado -con agresividad debe añadirse- por deshacer toda esperanza de pronto volver a ver un nuevo bull market.

En estas circunstancias, los agentes económicos en las instituciones y en las familias del mundo entero han buscado alternativas para invertir en un ambiente tan enrarecido como éste (los bonos a tasa fija son un peligro, por el aumento de las tasas, los bienes raíces también a menos que puedan indexar la inflación y en la bolsa, debe serse muy cauteloso con los ajustes drásticos en los precios accionarios, hipersensibles ahora a los anuncios de utilidades, el empleo, la recesión, la inflación y las tasas) y han resguardado su riqueza en activos como commodities, efectivo, algo de bienes raíces y los mercados privados.

Vale la pena en este punto repasar el universo de instrumentos de inversión a nivel global y su peso relativo, pues es a partir de eso que sabremos qué hacer con la inversión que vale la pena realizar en los mercados de equity y deuda privada, que quizás sea una alternativa mejor que las demás.

Todos los instrumentos que existen para invertir pueden clasificarse de manera simplificada en cuatro grandes rubros, que son en realidad dos dobles tijeras: por un lado tenemos los instrumentos públicos, es decir los que han de registrarse y comercializarse en alguna Bolsa que está abierta al público en general, es decir, todas aquellas instituciones o individuos que tienen acceso directo por membresía o por un intermediario que la tiene. Luego están los instrumentos privados, que son los que se diseñan, registran y comercian aislados de los mercados públicos, es decir, en un esquema de divulgación en círculos cerrados o por invitación del emisor.

Los mercados también pueden dividirse, independientemente de la clasificación ya mencionada, en instrumentos de equity (también llamados accionarios o de renta variable o de propiedad) e instrumentos de deuda (o bien de renta fija o bonos). Los primeros le dan al tenedor la propiedad no fungible de un activo y los segundos representan una obligación fungible para el emisor. Al cruce de estas dos tijeras se da esta gran cuadrícula: renta variable pública o privada y renta fija pública o privada.

Los mercados públicos de renta variable incluyen acciones (que a nivel global tenía un valor de aproximadamente 125 trillones de dólares corrientes -tdd- en su punto máximo del 2022), bienes raíces comerciados públicamente (fideicomisos llamados REITs que serán unos 3 tdd a nivel global) y materiales básicos como oro (con valor global de 12 tdd aproximadamente durante el 2022), el acero, el maíz, el petróleo, etc.

Por otro lado, los bonos públicos valdrán unos 130 tdd a nivel global, siendo la mayor parte (alrededor del 45%) los de gobierno. Las empresas emiten bonos y pesan cerca del 20% del total y los demás son bonos hipotecarios, municipales, bancarios y los mercados de dinero de corto plazo.

Los mercados privados formales son mucho más pequeños y el de equity vale alrededor de 10 tdd y el de deuda como 1.6 tdd. Los REITs privados valdrán 1.5 tdd y el mercado privado para infraestructura (proyectos de energía, agua, cableado, etc..) valdrá cerca de 1 tdd. No obstante, los mercados de bienes raíces que no son formales son gigantescos, pues todas las propiedades privadas, incluyendo edificios, centros comerciales, casas, almacenes, fábricas y demás valen aproximadamente 360 tdd a nival global y de ahí, solamente las casas son 250 tdd, pero por su naturaleza informal (no están en un fideicomiso generando rentas que se puedan comerciar) y, por ser no públicos, son altamente riesgosos e ilíquidos.

 

Un mercado gigante también es el de créditos, que suele ser mayormente privado (la operación de los bancos y los casi-bancos) que debe rondar los 142 tdd (unas 1.5x el PIB mundial, que estará en torno a los 95 tdd en 2022).

Los mercados privados son de alto riesgo, pues al ser privados son poco líquidos al querer salir. Si son de renta variable más aún, pues no representan una obligación al emisor y el inversionista comparte todo el riesgo de la generación de utilidades y flujo de efectivo. No obstante, el equity privado queda libre de la gran volatilidad que sufren los mercados públicos, que son siempre presa de las noticias que agravan el panorama económico y ahora esta sensibilidad esta expandida por la cantidad de riesgos que franquean los distintos escenarios.

Por ello, los manejadores de portafolios se han volcado a estos mercados en meses recientes, pues la recesión que nos acecha traerá consigo una propagación de los dolores, salvo en estas clases de activos que han probado ser mas resistentes a los crash de mercado.

Si además somos prudentes en la asignación de apuestas en sectores y geografías que puedan tener una coraza adicional, resulta una opción muy viable para resguardarse de la tormenta mientras pasa, por estos 18-20 meses que vienen. Los sectores cíclicos (como industrial, tecnología, consumo durable, comunicaciones) son más riesgosos ahora que los defensivos (como salud, financiero, consumo básico y agua-luz-gas) más commodities y energía, que están en boga por los rompimientos de las cadenas de oferta.

En geografías es prudente mantenerse alejado de China y los países más dependientes de ella, así como de Europa por el conflicto bélico, pero Latinoamérica y Estados Unidos son zonas que pueden ofrecer buenos réditos.

Son pues los mercados privados de equity e incluso de deuda (si el plazo no es muy largo y las tasas son variables) opciones viables el día de hoy, incluso los bienes raíces que ganan con un escenario como este, como los almacenes industriales o los edificios de departamentos familiares, que han estado creciendo en demanda y precio con este giro que trajo la pandemia y la desglobalización.

Nota del editor: Jorge Arturo Martínez González, CFA, PhD es Director del Centro de Innovación Financiera en EGADE Business School, Académico en New York Institute of Finance NYIF, Consejero Independiente y CEO de Castor & Polux firma de Consultoría en Economía, M&A, Riesgos y Finanzas Corporativas. Síguelo en LinkedIn y/o escríbele a jorge@castorypolux.com Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad