Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Marketing del FOMO. Explotar la psicosis y ansiedad de la sociedad

El marketing del FOMO representa un desafío ético para la industria, pero también una oportunidad para promover prácticas más saludables y sostenibles.
vie 19 abril 2024 06:03 AM
Marketing del FOMO. Explotar la psicosis y ansiedad de la sociedad
Es importante que los consumidores sean conscientes de sus propios valores y necesidades al tomar decisiones de compra. No deben dejarse llevar por la presión social o el miedo a perderse algo, considera Matías Carrocera.

En la era digital, el FOMO (Fear Of Missing Out, por sus siglas en inglés) se ha convertido en una fuerza omnipresente que afecta a personas de todas las edades. Este fenómeno psicológico, alimentado por la constante exposición a las redes sociales y las estrategias de marketing ingeniosas, es explotado por las empresas para impulsar sus ventas y mantener el interés de los consumidores, lo cual, muchas veces puede generar ansiedad.

Publicidad

El FOMO se basa en el miedo a perderse experiencias, oportunidades o conexiones sociales percibidas como valiosas. Las empresas han sabido capitalizar este sentimiento de miedo, temor o inquietud utilizando diversas tácticas diseñadas para generar una sensación de urgencia y exclusividad en las personas.

Debemos tener presente el poder de la psicología del consumidor, ya que las organizaciones que utilizan el marketing del FOMO se aprovechan de los sesgos cognitivos y las emociones humanas para influir en el comportamiento de los consumidores. Por ejemplo, el sesgo de disponibilidad hace que las personas sobrestimen la probabilidad de eventos negativos que han visto con frecuencia en las redes sociales, lo que aumenta su miedo a perderse algo.

Puede generar un impacto en la salud mental de las personas porque la exposición constante al marketing del FOMO puede tener un impacto negativo en la salud mental de las personas, generando ansiedad, depresión, baja autoestima y una sensación de insatisfacción constante. Por lo tanto, las compañías tienen la responsabilidad de actuar de manera ética y responsable en sus estrategias de marketing. Esto implica evitar el uso de tácticas que exploten el FOMO y priorizar el bienestar de los consumidores por encima de las ganancias a corto plazo.

Esto nos lleva al siguiente paso fundamental, la importancia de la transparencia. Dicho en otras palabras, las empresas deben ser transparentes en sus prácticas de marketing y comunicar claramente los términos y condiciones de sus ofertas. Esto ayudará a evitar que los consumidores se sientan engañados o presionados a comprar algo que no necesitan. Al mismo tiempo que se debe tener claro que es fundamental educar a los consumidores sobre los riesgos del marketing del FOMO y cómo pueden tomar decisiones de compra informadas.

Un camino a seguir es explorar alternativas al marketing del FOMO que se centren en crear valor real para los consumidores y fomentar relaciones duraderas. Esto podría incluir desarrollar productos y servicios de alta calidad, ofrecer experiencias únicas y personalizadas, con objetivo de construir comunidades en torno a la marca y no buscar explotar cada momento o evento a costa de la salud mental de los consumidores.

Por eso, es necesario un esfuerzo conjunto por parte diferentes áreas de las empresas, comenzando por los profesionales del marketing, ventas, comunicación, servicio al cliente, por nombrar algunas que tienen contacto directo o indirecto con el consumidor para abordar el problema del marketing del FOMO. Aunque esto también debe incluir a los intermediarios entre el producto o servicio y el consumidor final cuando aplique la situación, como puede ser un evento o concierto. Esto implica desarrollar estrategias de marketing éticas teniendo presente los riesgos del FOMO y promover un enfoque más consciente y responsable del consumo.

Aunque es importante destacar que no todas las estrategias de marketing que generan un sentido de urgencia o exclusividad puede ser necesariamente negativas y afecten a la salud mental de las personas. Algunas empresas utilizan estas tácticas de manera responsable para crear expectación y entusiasmo por sus productos o servicios. La clave está en el equilibrio y en evitar explotar las emociones de los consumidores de manera manipuladora.

Publicidad

Es importante que los consumidores sean conscientes de sus propios valores y necesidades al tomar decisiones de compra. No deben dejarse llevar por la presión social o el miedo a perderse algo. En cambio, deben enfocarse en comprar productos y servicios que realmente les aporten valor y les hagan felices.

Sin embargo, debemos reconocer que vivimos en un ecosistema digital donde las personas consumen contenido por diferentes medios en múltiples dispositivos. Por eso es importante también que tanto los medios de comunicación como los creadores de contenido, se sumen a las empresas en jugar un papel en la lucha contra el marketing del FOMO. Deben evitar publicar contenido que glorifique el consumismo o que haga que las personas se sientan inadecuadas por no tener las últimas posesiones o asistir a determinado evento. En cambio, deben promover un estilo de vida más consciente y sostenible.

Por todo esto, el marketing del FOMO representa un desafío ético para la industria, pero también una oportunidad para promover prácticas más saludables y sostenibles. Al centrarse en la autenticidad, la transparencia y el bienestar del consumidor, las compañías pueden construir relaciones más sólidas y duraderas con su audiencia.

____

Nota del editor: Matías Carrocera es analista de comunicación y negocios. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad