Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

5 claves a considerar a la hora de implementar una solución anti catástrofe

Orchestra Cities es un proyecto donde han participado tres ciudades europeas en la prevención de catástrofes y la mejora en la calidad de vida de sus ciudadanos.
A un año del 19S la tecnología podría brindar una red de emergencia muy efectiva
A un año del 19S la tecnología podría brindar una red de emergencia muy efectiva

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión).- Los datos han sido llamados el nuevo oro por las pistas que se pueden encontrar al analizarlos y porque al mismo tiempo son prueba de proyectos que se están llevando a cabo. Bajo esta idea surgió Orchestra Cities, un proyecto en el que participa Martel Innovate, una consultora enfocada en implementar proyectos de innovación.

De acuerdo con Tomas Aliaga, desarrollador Senior de software en Martel Innovate, la iniciativa tiene el objetivo de ofrecer una solución de datos que permita la colaboración entre ciudades, lo que se traduce en mayor comunicación, sobre todo a la hora un evento o siniestro como sucedió hace un año en el sismo del 19 de septiembre.

“Los datos que recopila el proyecto trabajan directamente con soluciones interconectadas o del llamado Internet de las Cosas que permiten la colaboración entre las ciudades inteligentes y donde se involucran API’s abiertas, así como datos de las ciudades donde se puso a prueba. Esto con algunas condiciones para evitar catástrofes y sobre todo mejorar las políticas públicas de las metrópolis”, enfatizó Aliaga.

El análisis de estos datos ha funcionando en ciudades como Amberes, Bélgica; Copenhague, Dinamarca y Helsinki, Finlandia gracias a varios factores, entre ellos, la evaluación de las fases competitivas.

Tal vez te interese: ¿Qué hacer a un año del 19S?

“El proceso de este proyecto ha sucedido en tres fases: primero, con un número reducido de organizaciones, después con la ayuda de la industria en general y posteriormente, con la aplicación completa del proyecto y la recepción de las opiniones de los ciudadanos”, señala el representante de Martel Innovate.

Publicidad

Parte del éxito que han tenido dentro del proyecto y que puede ser aplicable en ciudades como México está basado en cinco principios:

  • La comunicación debe servir para cualquier uso, por ello se debe configurar para cubrir distintos escenarios de smart cities, como son movilidad, monitoreo de ambientes, monitoreo de ciudadanos, entre otros. Pues esto le dará valor a los datos y en caso de un desastre se podrá tener esta información para analizar desde distintas fuentes de información.
  • Debe ser de estándar abierto para así reducir costos e integrar los sistemas ya existentes, tanto los sistemas que tiene la ciudad, como los que tengan los ciudadanos.
  • Tiene que ser escalable para que se puedan integrar comunidades, proyectos y se logre satisfacer las necesidades de las metrópolis. De acuerdo a Aliaga, uno de los problemas que ve en la implementación de tecnologías en ciudades es que muchas de éstas lo quieren ejecutar en proyectos de gran magnitud y abarcando muchas áreas.

“Si se desea hacer algo por la salvaguarda de ciudadanos y se quiere lograr implementar un programa preventivo o de emergencia, entonces tendrá que empezar en alguna comunidad pequeña e ir creciendo”, enfatiza Aliaga.

  • El proyecto debe ser inclusivo e interesante para que llame la atención de los ciudadanos y se logre participación real. “Si se involucra a los ciudadanos como entes activos en casos de emergencia la conciencia crecerá y podrá ser más efectivo el programa preventivo”, apunta el experto.
  • Fácil de usa para que de igual forma pueda ser escalable y más personas logren implementar las soluciones.

La implementación de Orchestra Cities ha funcionado en la comunicación de estas tres ciudades europeas para la implementación de nuevos proyectos de política pública y para incentivar la participación de los ciudadanos en cómo vive la ciudad.
“Hablamos de vivir en el sentido de que una urbe es un ente que padece, vive y necesita acción. Los ciudadanos transitan por ella y son el mejor recurso de vigilancia que se puede tener, pues captan la información de lo que pasa y muchas veces indican qué es lo que puede prevenirse o evitarse. El proyecto aplica para llevar una mejor calidad de vida pero también para prevenir accidentes, saber actuar en momentos de contingencia y educar a los ciudadanos”, finaliza Aliaga.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad