Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Uber quiere competir con el transporte público. Expertos están horrorizados

Previo a su salida a Bolsa, la compañía pinta un panorama amplio para los inversionistas con el que quiere alejar a los usuarios de este tipo de transporte en Estados Unidos.
Uber
Uber ha tenido varios altibajos poco antes de salir a la bolsa

MATT MCFARLAND

WASHINGTON - Uber derrotó a la industria de los taxis, y ahora quiere ir por el transporte público. Esto preocupa gravemente a los expertos en transporte y planeación urbana.

Por años, mientras entraba agresivamente a nuevos mercados, Uber ha sostenido que es un complemento y aliado del transporte público. Pero ese mensaje cambió a principios de este mes, cuando Uber publicó su formato S-1 a la luz de su próxima oferta pública inicial.

En el documento regulatorio, Uber dijo que su crecimiento depende de mejorar su competencia con el transporte público, el cual identifica como un mercado de 1 billón de dólares del cual puede obtener una cuota a largo plazo.

Uber, que perdió 1,800 millones de dólares (mdd) en 2018, dijo que ofrece incentivos a los conductores para incrementar su red para alejar a los usuarios de los vehículos de uso personal y el transporte público.

Los expertos en transporte dicen que si Uber obtiene una gran cuota de su mercado objetivo, 4.4 billones de millas recorridas por pasajeros en el transporte público en los 63 países en que opera, las ciudades se detendrían por completo, pues, literalmente, no habría lugar para moverse en las calles.

Publicidad

Recomendamos: #TodosPorLaMovilidad, el llamado de las apps ante Semovi

"Es un mundo en que las grandes ciudades esencialmente se descomponen”, dijo Christof Spieler, que enseña sobre transporte en la Universidad Rice y escribió el libro Trains, Buses, People (Trenes, Autobuses, Personas). "Intente imaginar la isla de Manhattan y a todos los que toman el metro en un vehículo. Simplemente no funciona”.

Las empresas de viajes compartidos como Uber han quemado miles de millones de dólares de sus inversionistas para ofrecer recorridos accesibles. Los negocios de taxis están arruinados y, como resultado, las ciudades han tenido dificultades para medir los impactos de estas empresas, desde congestionamiento hasta los sueldos de sus empleados. Uber ha señalado investigaciones que presentan el impacto positivo a la economía y ha aceptado las tasas por embotellamientos, una solución popular a los atasques entre urbanistas. Ahora, mientras se prepara para cotizar en la Bolsa, Uber está pintando un panorama aún más amplio para los inversionistas , con una oportunidad de crecimiento masiva al alejar a los usuarios del transporte público.

Pero los expertos en tránsito advierten que cuando los usuarios cambiar los autobuses y metros por automóviles compartidos y SUVs, están utilizando mucho más espacio, lo que deriva en vías congestionadas.

"Nos regresa a una ciudad donde hay cada vez menos espacio para el transporte público”, dijo Jarrett Walker, consultor de transporte. "Puede tener sentido perseguir esa estrategia (de negocio), pero también puede ser una estrategia que destruya al mundo. Sin duda está destruyendo el mundo urbano”.

Uber está probando en México las 'Uberpeseras'

Un giro de los autobuses y trenes públicos a Uber también podría tener impacto en la calidad de vida de los trabajadores del transporte. Los empleos en el transporte público se consideran, por lo general, más deseables que manejar para Uber, dadas las diferencias en sueldos y los altos índices de rotación entre los conductores de empresas de viajes compartidos.

En un comunicado, Uber menciona que su meta es expandir y complementar la infraestructura existente de las ciudades.

"A la vez que avanzamos nuestra visión de convertirnos en la primera opción para transporte en las ciudades, queremos que los usuarios tengan la mejor opción disponible en sus manos para cada viaje. En muchas ocasiones puede ser más rápido o barato tomar el transporte público que otras formas de transporte”, dijo Uber. “Es por ello por lo que hemos empezado a integrar el tránsito en nuestra app y por lo que continuaremos colaborando con los líderes locales y agentes de tránsito mientras trabajamos en reducir la propiedad individual de automóviles”.

Lyft, el rival de Uber no describió al transporte público como su competencia en su forma S-1. Si bien la misión corporativa puede ser distinta, en práctica hay poca diferencia, afirman expertos.

"En términos de su funcionamiento básico en la ciudad, son la misma cosa, compitiendo por los mismos viajes, usando la misma porción de espacio de las calles”, dijo Spieler.

Lyft se describió en un comunicado como una parte valiosa de los sistemas de transporte multimodales que permite a la gente vivir sin ser propietaria de un automóvil.

Recomendamos: Por qué algunos inversionistas 'verdes' no invierten en Uber y Lyft

"Lyft confía en que nuestro servicio es un complemento al transporte público”, dijo su vocera Alexandra LaManna. "Estamos comprometidos con generar un cambio positivo en nuestras ciudades al promover la equidad de transporte a través de los viajes compartidos, sistemas de renta de bicicletas, scooters eléctricos y asociaciones con el transporte público”.

Bruce Schaller, consultor en transporte que ha investigado el impacto de las empresas de viajes compartidos sobre el transporte público espera que las ciudades sean forzadas a intervenir y añadir restricciones a los servicios de viajes compartidos como Uber para prevenir las consecuencias negativas. La ciudad de Nueva York, por ejemplo, ha limitado el número de vehículos compartidos y está desarrollando una cuota por congestionamiento adicional por manejar en algunas partes de la ciudad.

"El que esta empresa tan grande esté a punto de volverse pública, y sea tan abierta sobre ir por los usuarios del transporte público, incluso cuando sabemos que esto es malo para las ciudades, es simplemente contradictorio”, dijo Schaller a CNN.

El número de usuarios del transporte público está disminuyendo a nivel nacional en EU, dificultando pagar por una deuda de 90,000 mdd en mantenimiento, según encontró el Departamento de Transporte de 2015.

Jeff Speck, planeador urbano y autor del libro Walkable City Rules: 101 Steps to Making Better Places (Reglas para ciudades caminables: 101 pasos para crear mejores lugares), dijo sentirse personalmente atacado por la nueva franqueza de Uber sobre el transporte público.

Speck dijo que dio una plática en la sede de Uber en San Francisco en octubre de 2017 donde habló con los empleados sobre el peligro de sobrediseñar las ciudades alrededor del transporte en automóvil.

"Fui una de varias personas en ser engañadas por el ‘al menos tienen buenas intenciones’”, dijo Speck. “Hay mucha gente en Uber que en verdad creían que se trataba del tráfico y me da curiosidad saber cómo se sienten ahora”.

¿Quieres enterarte de lo más reciente de la tecnología?
Entrevistas, noticias y reseñas sobre los últimos gadgets e innovaciones.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad