Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Ella diseñó la tecnología que hace que el 911 sí salve vidas

La tecnología ELS permite que un smartphone pueda enlazarse de forma más eficiente a un servicio de emergencias y así salvar más vidas.
mié 02 octubre 2019 06:00 AM
La googler detrás del 911
María García Puyol es especialista en algoritmos de posicionamiento y está detrás de la creación de ELS.

Puede ser tras un sismo, dentro de una aglomeración, un accidente de auto o bien en un caso en el que una persona esté a punto de cometer suicidio cuando la precisión y rapidez para encontrar al afectado es cosa de vida o muerte.

Publicidad

“Me sorprendía que un Uber te podía encontrar más rápido que una ambulancia. Yo pensaba que cuando llamabas a un número de emergencia te encontraban como en las películas en un instante, pero no y entonces me di cuenta que esto era un problema en muchos países”, explica María García Puyol, ingeniera de Google encargada del desarrollo de la tecnología Emergency Location Service (ELS), en entrevista.

ELS es una tecnología reciente desarrollada por Google que permite usar todos los sensores de un smartphone- GPS, acelerómetro, giroscopio y otros- para localizar en tiempo real a un usuario que ha llamado a un servicio de emergencia, como el 911. El tener los datos de todos los sensores agiliza el contacto con el afectado y el éxito de la llamada.

García Puyol explica que cuando una persona hace una llamada de emergencia al 911, el centro de respuesta muchas veces no cuenta con la localización exacta de la persona, lo que retrasa que lleguen a su auxilio a tiempo. Sistemas como el 911 normalmente se enlazan a redes celulares y si el usuario no proporciona la ubicación exacta, es difícil dar con ella; sin embargo, si se usan los sensores dentro de un smartphone con el que se llama a pedir ayuda se acorta el tiempo que el 911 tarda en encontrar a la persona en riesgo.

Publicidad

Datos de la comisión de telecomunicaciones de Estados Unidos estima que proporcionar la ubicación exacta al 911 puede reducir el tiempo de encuentro en un minuto y eso puede salvar hasta 10,000 vidas anualmente.

Si bien la ingeniera de origen malagueño advierte que el impacto en el uso de tecnología como esta puede verse reflejado en el número de vidas potenciales salvadas también tiene que ver con la reducción de traumatismos.

“No todo se trata de morir o no morir, si no de reducir el trauma”, dice García.

García comenta que en casos como de violencia doméstica o accidentes de auto o en casa la localización exacta de la persona sí puede generar cambios en cómo las personas afectadas libran esta situación.

Dado el impacto que se ha visto que tiene su desarrollo, ELS ahora se ha comenzado a extender a más países para colaborar de la mano con sus grupos de respuesta. ELS hoy ya opera en 99% de los dispositivos android y en 18 países; en el caso de México hoy se encuentra operando en cinco estados- Hidalgo, Estado de México, CDMX, Jalisco y Coahuila- y se espera que llegue a la totalidad del país en el corto plazo.

Publicidad

Para García, especializada en mejorar los algoritmos de posicionamiento desde hace nueve años, estar detrás de este tipo de desarrollos menciona que le permite aportar más socialmente a mejorar la calidad de vida de los usuarios.

“Mi proyecto del 100% es mejorar los sistemas de posicionamiento en interiores, y desde hace tres años, mi objetivo es estimar al 100% el piso y la altura a la que estás en un edificio, por ejemplo. Mi objetivo principal expandir la localización a tres dimensiones”, dice.

De cara al futuro de su carrera advierte que una de sus inquietudes es llevar esa exactitud para la localización a tecnologías emergentes como los autos autónomos y también poder contribuir a la reducción de accidentes de tránsito.

“A lo mejor en un futuro me cambiaría a los coches que se manejan solos porque también me llegan muchas preguntas por el algoritmo de posicionamiento en esto y es útil. Se cree que la autonomía es también una tecnología que va a salvar muchas vidas”, dice.

A la par participar en este tipo de desarrollos para María significa una prueba de que el mundo de la tecnología, los algoritmos y Silicon Valley no son exclusivos del género masculino, que es posible abrirse camino en disciplinas Stem y crear ejemplos para el futuro, como el ejemplo que busca darle a su hija que hoy tiene un año de edad.

“No quiero comprarle los estereotipos de juguetes para niñas, tal vez, sí una muñeca pero una que no se sea doctora o que haga algo así pero nunca una Barbie. Tengo eso muy claro y esta enseñanza es una cosa que hacemos juntos. (...) tengo claro enseñarle que ella puede ser lo que ella quiera”, dice.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad