Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

5G enfrenta a EU y China

Por décadas, China sólo ha replicado modelos foráneos, pero se perfila como potencia tecnológica. En este este contexto, el desarrollo de 5G definirá cuál es la nueva potencia tecnológica: EU o China.
lun 23 diciembre 2019 08:01 AM
China vs EU
China tiene la posibilidad de destronar a EU de la cima de la innovación.

Tardó décadas en dejar de imitar para comenzar a desarrollar su propia tecnología; sin embargo, hoy, China es uno de los países que se alza como potencia global en desarrollo tecnológico.

La nación asiática cuenta con parques industriales, es sede de nueve de las 20 de las empresas de tecnología más grandes y valiosas del mundo y sus inversiones en desarrollo, sobre todo en redes y en inteligencia artificial, superan al promedio global; pero su arma secreta con la que busca colocarse como la nueva potencia de innovación es una sola: las redes de quinta generación o 5G.

De acuerdo con Kevin Lee, analista de riesgo financiero en el sector de tecnologías de información de la consultora EY, China será el país que más avance en el desarrollo e implementación de estas nuevas redes hacia 2023.

Publicidad

“China está en línea para ganar la carrera de 5G. China hizo de 5G una prioridad en la agenda de desarrollo nacional”, cita el reporte escrito por Lee sobre 5G en 2018.

Datos de EY estiman que la colocación del país asiático por delante de otras naciones, en el desarrollo de 5G, no significa sólo que China se adelante en solitario, sino que, por primera vez en décadas en materia de tecnología, este país aparece con más valía que Estados Unidos, el cual, históricamente, ha sido visto como el país más innovador y casi una fábrica de unicornios tecnológicos.

“El avance que ha tenido China en el desarrollo temprano de 5G y su inversión y desarrollo combinado con la vastedad de su territorio, fácilmente pueden convertirlo en el país más avanzado en 5G en el próximo par de años. Nosotros, como consultora, esperamos que el número de usuarios chinos de estas redes alcance los 576 millones de personas para 2025, cubriendo 40% del total de la población. Esto representa, aproximadamente, el 41% de las conexiones 5G en el mundo”, explica Lee a Expansión desde de la sede de la consultora en Hong Kong.

Pero el avance de China en 5G no vendrá sólo y requiere del avance de varias piezas armonizadas dentro del país, tanto gobierno como empresas deben moverse a la par.

Publicidad

En la carrera por saber quién desarrollará 5G más a prisa, los países que han adelantado más en esta veta –China, Estados Unidos, Reino Unido y Corea del Sur– alistan a sus empresas más fuertes para la contienda, y es justo en este renglón en el que surge la disputa más fuerte por la corona de 5G y sus negocios derivados: la batalla tecnológicca entre Estados Unidos y China, con Huawei y Google como sus punteros.

Giovani Henrique, gerente general de Positive Technologies para América Latina. advierte que tanto China como Estados Unidos, cada una de su lado del mundo, muestran el músculo más fuerte de ambos en la batalla tecnológica; sin embargo, en meses recientes, las tensiones entre ambos países desembocaron en que Google y Huawei rompieran relación comercial y que incluso el gobierno de Donald Trump le prohibiera a la compañía china hacer negocio con firmas estadounidenses.

Huawei es actualmente superior a la firma de Mountain View en este desarrollo específico y, de acuerdo con los analistas, el avance de la compañía china es lo que pone nervioso al gobierno de Trump, pues a largo plazo, el 5G podría convertirse en la tecnología que defina la nueva posición de poder en el mundo con base en innovación.

“Los principales proveedores de tecnología 5G son Nokia, Ericsson y Huawei. Según informes, cada empresa debe tener al menos el 25% del mercado mundial en radio access network (RAN, tecnología necesaria para este tipo de conexiones). Mientras que los operadores inalámbricos de Estados Unidos se trasladan de ciudad en ciudad para introducir 5G, China planea cubrir áreas urbanas para fines del próximo año y el resto del país, poco después. Para fines de este año, está claro que China tendrá 5G más que en cualquier otro lugar del planeta”, advierte Henrique en entrevista con Expansión.

Publicidad

Dada esta fortaleza en 5G del lado asiático, Henrique sugiere que China y sus empresas tienen más armas para enfrentar al gobierno de Trump, pues pese a que los acusan de usar su tecnología como arma de espionaje en contra de Estados Unidos y les han prohibido hacer negocios con sus entes de gobierno o, incluso, vender sus productos en dicho país, el hecho de tener el desarrollo más avanzado, les permitirá abrirse camino en otras partes del mundo sin necesidad de depender del mercado estadounidense.

“China debe ser el primer país en tener infraestructura y equipos masivos de red. Esto puede contribuir, de una forma o otra, a las decisiones técnicas de otros operadores en otros países, en función de los costos operativos reales”, agrega el directivo de Positive Technologies.

Actualmente, China ya cuenta con pilotos comerciales, la mayoría corporativos, de redes de quinta generación y, a la fecha, de acuerdo con rankings de la consultora GSMA, el único país que le hace batalla en estos desarrollos es Corea del Sur.

5G al interior del Huawei

Sólo estando allí, en un país que lo mismo aloja templos budistas de 1,800 años de antigüedad que el segundo rascacielos más grande del mundo en su centro financiero, se puede entender un poco la velocidad con la que China estudia, aprende y replica exitosos modelos foráneos para después hacerlos suyos.

Un ejemplo específico es el nuevo campus y oficina central de Huawei, en la provincia de Dongguan, a unos minutos de Shenzhen, la provincia china que hace las veces de Silicon Valley de ese lado del mundo. Es en ese campus donde ya laboran 10,000 persona y donde la tecnológica desarrolla, actualmente, la tecnología 5G y otras iniciativas de inteligencia artificial, pero donde también se trabaja pensando en las tensiones que existen entre Estados Unidos y China por el 5G o “la situación”, como ellos la llaman.

Para hablar del tema, Joe Kelly, vicepresidente de Comunicaciones Corporativas de Huawei global, dice “voy a usar el término, ‘la situación”.

Kelly advierte que si bien la empresa y sus empleados no son ajenos a hablar del tema, “la situación” ha servido como una llamada de atención para retarse a sí mismos y desarrollar nuevos negocios, como la reciente creación de la unidad de negocios de nube pública, con la que se busca competir en los mismos servicios que hoy prestan marcas como Amazon Web Services o Azure, de Microsoft, o el desarrollo de chipsets de inteligencia artificial.

“Nos hace más determinados. Las firmas grandes pueden volverse confiadas y a eso me refiero con que nosotros mismos somos nuestro más grande reto. Las sanciones por parte de Estados Unidos son una clara llamada a Huawei para no confiarnos y eso es una buena llamada de atención para retarnos más”, dice el ejecutivo.

La estrategia de la empresa es elevar la inversión en desarrollo tecnológico propio para abarcar más áreas de negocio con tecnología propia y reducir la dependencia de otros. En 2018, la empresa invirtió 15,100 millones de dólares en investigación y desarrollo, cifra que esperan aumentar a aproximadamente 17,000 millones de dólares (120,000 millones de yuanes) para el final de 2019, según cifras de la compañía.

Al hablar sobre la estrategia de Huawei para los próximos años, Kelly destaca que algo particular de las empresas chinas es desarrollar pensando a muy largo plazo.

“Una de las diferencias con Occidente es que piensan más a largo plazo y eso pasa también en Huawei. Se piensa en un futuro a 20 o 30 años”, describe Kelly.

Con esto en mente, el directivo destaca tres claves de negocio en la estrategia de la firma para los próximos años: 5G, inteligencia artificial y nube, todas bajo la premisa de que Huawei desarrolle toda la cadena de suministro del negocio, desde la red hasta el smartphone.

Kelly dice que, hasta el momento, se han firmado 50 contratos comerciales en el mundo para instalar esta tecnología y algunos ya están en fase de implementación, pese a las tensiones.

“Estamos implementando muchos de ellos en Suecia, Corea del Sur y otros mercados. En China, no se ha llegado al lanzamiento comercial de 5G, es muy pronto aún, pero, para el final del año, Huawei habrá instalado 600,000 estaciones base de 5G en el mundo y un tercio de ellas estará en China”, señala el ejecutivo.

Más allá de China

Si bien muchos continúan intentando tener un pedazo del mercado de 5G, hoy por hoy, éste es de tres firmas: Huawei, Ericsson y Nokia.

Según datos de GSMA, cada una cuenta, a la fecha, con aproximadamente 25% del mercado global y a través de alianzas también buscan cómo implementar sus servicios y redes en otros mercados, como América Latina, incluido México.

La consultora GSMA estima que, durante 2020, se podrán comenzar a ver algunos pilotos implementación de 5G en América Latina, que llevarían a la región a contar con 62 millones de conexiones.

Para Henrique, de Positive Technologies, el avance de 5G en América Latina está definido con base en qué tan bien se salga avante de tres problemáticas: la disponibilidad de espectro, la definición de los precios de licencia para dicho espectro y la inversión para antenas y fibra óptica.

El regulador de telecomunicaciones Anatel espera que tan sólo la subasta de la frecuencia para 5G mueva 4,800 millones de dólares en 2020.

Los retos de un 5G partido en dos

Pese a que en las cifras China se ve mucho más adelantada en la batalla por el 5G, expertos prevén que las tensiones seguirán en el largo plazo, pues Estados Unidos no soltará, fácilmente, el trono como la nación con más innovación tecnológica, según sugiere Gabriel Pérez del Peral, director de la carrera de Economía de la Universidad Panamericana.

De acuerdo con el catedrático, el “miedo” estadounidense será constante mientras China e, incluso, otros países puedan presionarlo para dictar las nuevas reglas de una economía basada en la tecnología.

Chris Moore, especialista en Desarrollo de nuevas tecnologías de la Embajada en Reino Unido en México, advierte que una de las próximas áreas de tensión provocadas por el 5G serán los riesgos cibernéticos y el tratamiento de la privacidad de sus datos personales en la red, pues quien cuente con mayor avance en este terreno se verá más expuesto a riesgos cibernéticos y tendrá la responsabilidad de invertir y contener nuevos riesgos en el frente del cibercrimen y sus negocios que vendrán derivados de ser la nación más desarrollada en 5G, así como la protección de los datos personales. “Entre esos dos países, en Reino Unido, estamos, literalmente, en medio, pero hay varias cosas sobre las tensiones; una es la tecnología y otra, los datos alrededor, pues las visiones encontradas es cómo se tratan los datos personales. Estados Unidos tiene una visión y China, otra, y eso genera un riesgo para todos”, advierte Moore.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad