Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Es el momento de llevar la innovación al campo de la educación"

Anthony Salcito, presidente global de Educación en Microsoft, cuenta cómo la pandemia transformó todos los procesos educativos, y afirma que en ello hay una oportunidad para mejorar el aprendizaje.
vie 07 mayo 2021 05:00 AM
La educación digital mostró el valor real de los maestros
Anthony Salcito, presidente de Educación en Microsoft, destaca que a pesar de los temores, los proefsores también han evolucionado en su adopción de la tecnología.

La tecnología y la educación estuvieron años peleadas, pues no existía una verdadera motivación para integrar las herramientas digitales a los procesos de aprendizaje. Pero la urgencia derivada de la pandemia transformó la situación, cuenta Anthony Salcito, presidente de Educación en Microsoft.

Salcito es el responsable de los esfuerzos de la empresa por implementar iniciativas donde la tecnología juegue un papel central en los procesos de aprendizaje, con el fin de que los estudiantes adquieran habilidades y así logren marcar diferencia en la economía del futuro. En su perfil de Twitter afirma que “los docentes son mis héroes”, y destaca que estos se han tenido que enfrentar a procesos de digitalización a una gran velocidad durante el último año.

Publicidad

“Por muchos años impulsé a los profesores a adoptar la tecnología, pero estaban temerosos de que mientras más crecieran estas herramientas, ellos perderían valor”, platica en entrevista. Pero esta idea es errónea —añade—, pues mientras los alumnos ocuparon sus computadoras para tomar clases, tanto ellos como los padres de familia se dieron cuenta del verdadero valor de los maestros como guías del aprendizaje.

En este sentido, el ejecutivo resalta que el rol del profesor se ha adaptado a las dinámicas que esta transición obligó implementar y si bien el salón de clases se mantuvo intacto, los procesos no. Esto causó que el uso de recursos digitales pasara de ser algo ocasional a una constante significativa que deberá permanecer en el regreso a las aulas.

“Necesitamos ser más propositivos en torno a cómo usamos la tecnología para la educación”, comenta Salcito, quien destaca que a través de ella los estudiantes se mantienen conectados, pero también deben aprovecharla durante el tiempo cara a cara. Es decir, “cómo complementaremos los proyectos físicos con la tecnología”, reflexiona.

A pesar de que el regreso a la normalidad aún no es cercano, el especialista dice haber sido testigo de una evolución en el aprendizaje de los alumnos. “En el inicio de la pandemia fue algo complejo de adoptar, porque los estudiantes sólo se mantenían frente a la pantalla, pero con el tiempo los maestros implementaron dinámicas para que los estudiantes jugaran, exploraran, trabajaran de manera independiente y después mostraran sus descubrimientos y así es como la escuela está evolucionando”, cuenta.

Por otra parte, la influencia de la tecnología, explica Salcito, no impactará únicamente en el horario de clases, pues con estos recursos también es posible entender cómo aprende cada uno de los alumnos y revisar detalladamente los progresos que logran.

Publicidad

“Es una gran oportunidad para los educadores de llevar la innovación al campo de la educación. Cada estudiante aprende de manera diferente, a partir de distintas motivaciones, con diversos niveles de presiones en casa y las herramientas pueden permitirles tener un papel más profundo en la relación con sus estudiantes”, puntualiza.

Para mejorar la experiencia al usar tecnología en la educación, Microsoft ha implementado diversas actualizaciones a sus servicios, como Progreso en Lectura, disponible a partir del siguiente ciclo escolar en Microsoft Teams for Education, enfocado en los los estudiantes que se encuentren aprendiendo un idioma nuevo o en los educadores que intentan elevar el nivel de comprensión.

Incluso motiva a los estudiantes a practicar por sí solos en su tiempo libre a partir de audios y videos, con los cuales los estudiantes pueden trabajar a su propio ritmo y avanzar sin sentirse presionados. “Hemos escuchado a nuestros usuarios y hemos aprendido a optimizar estos recursos a partir de la retroalimentación que tanto estudiantes como maestros nos hacen”, explica Salcito sobre las actualizaciones que llegarán a la plataforma.

Otros recursos estarán centrados en promover la participación de los estudiantes en el aula, como la capacidad de dividir a los estudiantes en grupos con el fin de que trabajen juntos para realizar, colaborar y entregar una misma tarea o disponer de una base de datos para gestionar los horarios de clases y las fechas de entrega de tareas en los calendarios de Teams y Outlook

Publicidad

En seguridad también habrá mayor protección, pues en este sentido se enfocaron en la importancia de la privacidad de datos y protección de identidad, con el fin de probar que los estudiantes están a salvo en sus reuniones, a partir de robustas herramientas de seguridad, incluso equiparables con las de bancos o gobiernos.

Aunque una de las actualizaciones más llamativas es el uso de Minecraft en los procesos de aprendizaje dentro de campamentos y clubes. De esta manera, a partir del verano, las organizaciones de educación en casa podrán comprar licencias de Minecraft: Education Edition para fomentar el razonamiento crítico, la colaboración y el aprendizaje basado en videojuegos para todas las edades.

“Minecraft ha sido una gran herramienta para usarla en clases de manera efectiva y ampliar los horizontes del aprendizaje hacia una zona que los alumnos disfrutan”, explica Salcito en torno a esta estrategia, la cual también le resulta relevante, pues a través de ella los estudiantes aprenden a solucionar problemas, manejar modelos digitales de manera natural y también expresar sus ideas.

Cabe mencionar que un estudio de YouGov reveló que el 80% de los profesores considera que los recursos con un componente de juego fomentan la participación de los estudiantes y mejoran la comprensión de varias materias. En este sentido, Salcito concluye que “no se trata sobre si los juegos son buenos para aprender, sino de cómo usamos la tecnología de manera holística para ayudarlos a desarrollar habilidades que usarán en el mundo laboral”.

Publicidad
Publicidad