Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los chatbots pueden ayudar a prevenir trastornos alimenticios

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Washington, estos sistemas redujeron las preocupaciones por el peso y la forma corporal en mujeres, tras seis meses de pláticas.
jue 06 enero 2022 12:00 PM
(Robot y niña platicando)
La empresa desestimó las preocupaciones de Lomoine, tras consultar a tecnólogos y otros expertos en ética relacionados con la Inteligencia Artificial. Google afirma que no hay evidencia que respalde las afirmaciones de que LaMDA tiene conciencia de sí misma.

Cuando se habla de trastornos alimenticios, la intervención profesional es fundamental para evitar su desarrollo; sin embargo, no siempre es posible acudir a ella y en este sentido, un bot podría reducir la probabilidad de que una persona tenga una crisis de esta naturaleza, según un estudio realizado por la Universidad de Washington .

De acuerdo con Ellen Fitzsimmons-Craft, profesora de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, el diálogo con un bot desarrollado por investigadores especializados redujo la preocupación por el peso y la forma corporal en mujeres con alto riesgo de un trastorno alimentario.

En este caso, el equipo utilizó un chatbot a través de una página de Facebook Messenger o mensajes de texto, en donde los participantes establecieron comunicación. Las mujeres fueron reclutadas por medio de anuncios en línea y a través de una prueba de la Asociación de Estados Unidos de Trastornos Alimentarios.

Publicidad

Algunas de ellas fueron puestas en lista de espera, mientras que otras participaron de la conversación. Durante su puesta en función, el chatbot ofreció ocho pláticas sobre temas relacionados con imagen corporal y alimentación saludable. Además, alentó a las participantes a tener un par de conversaciones por semana.

Tras tres y seis meses de sesiones, las mujeres que hablaron con el bot tuvieron una mayor disminución en las preocupaciones sobre su peso y cuerpo, lo cual ha sido identificado como un factor de riesgo para desarrollar un trastorno alimentario.

Otro de los hallazgos de la investigación es que las participantes tenían menos probabilidades de desarrollar un trastorno alimentario clínico al final de los seis meses que las mujeres en el grupo de lista de espera, según el estudio publicado en la revista International Journal of Eating Disorders.

“Esto podría tener un gran impacto en la salud pública si podemos seguir encontrando formas de difundirlo ampliamente”, dijo Fitzsimmons-Craft, quien consideró que estas herramientas se pueden integrar a las pruebas de las asociaciones especializadas o universidades.

Publicidad

Si bien el chatbot no fue diseñado para ayudar a personas que ya tienen un trastorno clínico, este es uno de los primeros estudios que prueban la efectividad de estos sistemas en la atención médica, lo cual es un aspecto de suma relevancia si se toma en cuenta que han sido usados ampliamente para ayudar a la detección de COVID-19.

¿Qué otras opciones existen para apoyar?

Además de los asuntos clínicos, los chatbots también han sido utilizados para temas sociales, como Violetta, un bot desarrollado por las mexicanas Floretta Mayersson y Sasha Glatt, el cual tiene el propósito de identificar relaciones tóxicas o situaciones de pareja violentas.

Sin embargo, la creadora ha mencionado que no se trata de una psicóloga, sino es más bien una amiga que ayuda a identificar comportamientos abusivos. En última instancia, si la usuaria lo desea, puede ponerla en contacto con algún especialista para atender el problema.

La autora del estudio también resaltó que estas herramientas se podrían utilizar en colaboración con Google y Meta, para identificar a las personas que están en riesgo de tener un trastorno alimentario a través de su historial de búsqueda en la web o en plataformas como Facebook o Instagram.

Publicidad
Publicidad
Publicidad