Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Guía para escépticos sobre NFT

Aunque este es un mercado donde se mueven miles de millones de dólares, muchas personas todavía están incrédulas de esta tecnología.
vie 11 marzo 2022 06:00 AM
¿Qué es un NFT?
En 2021, las ventas de estos activos fueron de 17,000 millones de dólares, un crecimiento de suma relevancia en relación a los 82 millones de dólares de 2020.

Los Tokens No Fungibles (NFT por sus siglas en inglés) tuvieron su auge de popularidad en 2021, pero el entusiasmo por estos activos digitales sigue tan latente como el escepticismo de otras personas, aun cuando este mercado alcanzó ventas de 17,700 millones de dólares el año pasado.

Los NFT son activos virtuales únicos y no falsificables, pues están basados en la tecnología blockchain. Fernando Martínez, director para Latinoamérica de OSL, una plataforma de activos digitales, los define como propiedades digitales trazables, es decir, se puede conocer su historial de dueños, cuánto pagó, además de que le regresa una comisión al creador por cada transacción.

Durante el 2021, según datos de un estudio realizado por NonFungible , que rastrea los datos históricos de ventas de NFT, las ventas de estos activos fueron de 17,000 millones de dólares, un crecimiento de suma relevancia en relación a los 82 millones de dólares de 2020. Además, las ganancias totales al revender o comprar se dispararon de 12 millones de dólares a 5,000 millones de dólares en 2021.

Publicidad

La presencia de escépticos en torno a esta tecnología en la actualidad se debe a que su uso principal está en el arte y, por lo tanto, es especulativo. Sin embargo, Martínez menciona que “apenas se están rascando los posibles usos”, pues también se pueden digitalizar propiedades, que estarán relacionadas al desarrollo del metaverso, o incluso música.

El experto también resalta que ante el desarrollo de nuevas tecnologías la gente suele tener una postura reservada. “Lo vimos en crypto hace 10 años. Esto ahora es una idea que genera shock, pero hoy en día relativamente ya vivimos en una suerte de metaverso (a través de las redes sociales), y este es el siguiente paso”.

Otra razón de los escépticos es la falta de un objeto en el mundo físico al cual asociar un valor. Sobre esto, Martínez ejemplifica que las cuentas de Facebook también tienen un valor aun cuando no son un elemento físico.

No obstante, acepta que existe un reto relevante en esta tecnología y está dado por la interoperabilidad de los activos digitales, es decir, la capacidad de usar un mismo NFT en diversos mundos virtuales sin importar que pertenezcan a diferentes empresas.

 

En los videojuegos, por ejemplo, los NFT han sido criticados, porque una vez que se deje de dar mantenimiento a los servidores del título, estos podrían desaparecer a menos que se cumpla con el concepto de interoperabilidad. Al respecto, el experto señala que la industria está trabajando en esa unificación para poder transferir los NFT.

El escepticismo es bueno con los NFT

Martínez también resalta la importancia de que la gente mantenga una postura escéptica ante nuevas tecnologías, pero sin negarlas o ignorarlas. “Esa visión está bien, porque te logra dar un cierto parámetro de protección y de visión crítica”, menciona.

“No porque algo sea un NFT quiere decir que tiene valor o este va a subir”, aclara y agrega que ahora hay precios especulativos, por lo que la gente está intentando incrementar el valor mientras el entusiasmo se acaba. Una vez que suceda eso, habrá cierto filtro donde se establecerá cuáles son las buenas inversiones, así como el valor y uso reales.

“Va a pasar con tierras virtuales, con el arte, la música y eso será en cualquier tecnología nueva que llegue a los mercados. En crypto sucedió eso, pues en 2017 hubo un boom de las criptomonedas, pero sólo algunas realmente otorgaron un valor y esas fueron las que sobrevivieron”, concluye.

En caso de querer comprar un NFT, Evan Cohen, cofundador de Vincent, una plataforma de inversiones, aconseja hacerlo porque quiere tener dicho activo y no por entrar a una moda. “No lo compre porque es un NFT, cómprelo porque le gusta el arte o cómprelo porque cree que el objeto de colección es genial. Se trata de participar por el activo, no por la tecnología subyacente que lo impulsa”.

 
Publicidad
Publicidad