Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Reseña: Triangle Strategy, donde las decisiones determinan la estrategia

Este juego de Square Enix para Nintendo Switch apuesta por una historia profunda, además en medio de combates en donde el análisis es la clave.
mié 16 marzo 2022 06:00 AM
Triangle Strategy

Análisis, toma de decisiones y una narrativa madura son los tres componentes que definen a Triangle Strategy, el título más reciente de Square Enix para Nintendo Switch, un juego que apuesta por una buena historia y mecánicas sencillas, pero efectivas, en el género del RPG táctico.

El juego inicia 30 años después de un conflicto conocido como la Gran Guerra Ferrosalina entre las tres regiones principales de Norselia, un continente ficticio, donde cada una tiene dominio de ciertos recursos. Si bien existe paz y relaciones comerciales entre los reinos, eso no quiere decir que haya amistad.

Para arrancar la historia ambientada en un entorno medieval, el jugador asume el rol de Serinoa Wolffort, el heredero de la dinastía que defiende el reino de Glacoburgo, quien además se va a casar con Frederica Fraguahelada, una joven noble de Dunálgida. Dicha unión pretende generar lazos entre ambos reinos.

Si bien hay deseos de mantener la paz, los intereses del linaje de los nobles pronto van a ser más importantes, por lo que las traiciones y el derramamiento de sangre comenzará. Los conflictos geopolíticos construyen la base de una historia profunda, con personajes bien desarrollados, y donde el jugador toma un papel participativo en las decisiones, las cuales tienen importantes repercusiones en el curso de los hechos.

Publicidad

A nivel de jugabilidad, las decisiones tienen un fuerte impacto, incluso en el desarrollo de los combates, pues cada una tiene un tono de moralidad, pragmatismo o la libertad y estas afectan a las convicciones del protagonista, lo cual puede generar que ciertos personajes se unan a sus objetivos.

Para el desarrollo de la historia también hay secuencias de texto muy largas y, de hecho, son las que permiten su profundo desenvolvimiento, además de generar planteamientos complicados para los jugadores a partir del contexto de los reinos y sus conflictos.

Este elemento puede ser muy interesante para quienes gusten de leer, pues a partir de ellas se muestran más elementos para generar una historia polifacética y con mucha personalidad. En un inicio la describí como un desarrollo maduro y no me refiero que sea un planteamiento meramente adulto, sino a los diferentes tonos y ángulos que toma.

Sin embargo, para los más fanáticos del género y que sólo están interesados por las batallas, la propuesta puede ser cansina, pues incluso debes reunir información para dar algunas respuestas, lo cual da un elemento de exploración que no se aplica en el campo de batalla realmente.

Publicidad

Respecto a las batallas, cada una es superior a la media hora, y a pesar del trasfondo narrativo, son el núcleo del juego. Se trata de arenas cuadriculadas en donde se deben desplegar unidades en cada misión. Una de las mecánicas más relevantes son los hilos de ataques consecutivos si un personaje es acorralado.

La estrategia y posicionamiento de los combatientes también ocupan un papel importante, pues al dominar zonas altas, los ataques serán más fuertes, pero conllevan el riesgo de que un enemigo los haga caer. Además, el sigilo cobra mayor sentido, al poder asestar golpes críticos.

Para los personajes que utilizan magia en lugar del combate con armas a distancia o cuerpo a cuerpo, la estrategia estará basada en los elementos climáticos, pues estos pueden generar un mayor efecto en función del entorno.

En la mayoría de casos, el objetivo va a ser acabar con todos los rivales en el campo de batalla, pero en otros el propósito será dominar ciertas áreas del mapa, escapar o frenar el avance de los enemigos. En este sentido el juego generará entornos de batalla distintos, a partir de la ventaja o desventaja al iniciar la partida.

Publicidad

¿Es un título para todos?

No es un juego sencillo. El nivel difícil es muy retador, mientras que el normal es complicado si no tienes experiencia. En un punto puede ser frustrante, pero en cada pérdida se aprenden nuevas cosas y el reto es estar dispuesto a ello para generar nuevas estrategias.

En el apartado artístico, Triangle Strategy sigue con el estilo de otros juegos del género, como Bravely Default, pues se trata de un mapa tridimensional con tintes de 16 bits. Aunque parece un estilo anticuado, su tratamiento es tan destacado a partir de los colores y entornos tanto en los detallados palacios como en los campos de batalla.

En conclusión, si no eres un jugador habitual de este género, las batallas te podrán parecer abrumadoras. El contenido puede superar las 40 horas de juego tan sólo en la historia principal, pero es una buena oportunidad para adentrarse en el mundo de la estrategia por turnos.

Publicidad
Publicidad