Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Reseña: Kirby and the forgotten land, un mundo devastado lleno de diversión

La nueva entrega de la bola rosa de Nintendo es la experiencia más relevante para el personaje en 30 años de historia.
mié 30 marzo 2022 06:00 AM
Kirby and the forgotten land

¿Kirby en un mundo postapocalíptico? Sí, ese es el entorno de Kirby and the forgotten land, el nuevo juego de la bola rosa que si bien suena a un concepto desolador, en realidad es un mundo de aventuras muy originales que aprovechan un enfoque nunca explorado en la franquicia.

Esta es la primera aventura en tres dimensiones de Kirby. La historia comienza después de que un vórtice absorbe el mundo del protagonista y lo lleva a un sitio devastado similar a la Tierra, en donde hay vestigios de la humanidad y donde deberá rescatar a un montón de Waddle Dees secuestrados.

Se trata de un argumento sencillo que evoluciona satisfactoriamente mientras se avanza en el juego, sin embargo, esta sencillez es un punto criticable, ya que no existe un desarrollo de personajes profundo… aunque para ser honesto, Hal Laboratory, la empresa encargada de su desarrollo, nunca se ha preocupado en gran medida por esto.

Publicidad

Para ser el juego que conmemora el 30 aniversario de la franquicia, cumple e innova en diferentes aspectos. En un inicio se pensó que sería un juego de mundo abierto, pero en realidad está basado en niveles lineales.

Como en todo juego de Kirby, este personaje tiene el poder de absorber enemigos para obtener sus poderes, los cuales le ayudan a superar ciertas barreras, pero en realidad no son indispensables.

Sin embargo, el nuevo elemento, la Transformosis, sí representa un cambio sustancial en el juego. Se trata de un fenómeno que permite absorber objetos propios del mundo al que llegó el personaje, como autos, dispensadores de refrescos, planeadores o escaleras, entre otros. Estos sí son necesarios para superar los niveles y agrega un sentido de jugabilidad.

La dificultad y gráficos no son un problema

Durante los 30 años de existencia, Kirby no se ha caracterizado por ser un juego que se recuerde por su dificultad. Incluso su creador, Masahiro Sakurai, lo concibió como una forma de acercar a las personas menos experimentadas en el medio y dicha característica se ha mantenido hasta esta entrega.

Publicidad

Sin embargo, esa no es una falla, pues su valor no se ubica en el nivel de dificultad, sino en la diversión que puede aportar a los jugadores. En este sentido, los describiría como un título honesto.

En el apartado estético también sabe destacar, pues si bien no se trata de un mundo abierto, los detalles en la creación de los niveles permite imaginar un entorno mucho más grande, además de que da pie a la exploración de ciertas zonas.

Un detalle es que la mayor potencia de la Nintendo Switch se concentra en las zonas donde se encuentra Kirby, mientras que las del fondo tiene una menor calidad. Una vez más, esta decisión no afecta a la experiencia, debido a que gracias a ella se mantiene la calidad en donde sucede la acción del jugador.

La iluminación es un punto muy relevante a nivel gráfico, pues permite que la naturaleza del mundo tenga un papel importante en los entornos y se le ve retomando su dominio dentro de las ciudades. Esos detalles hacen del juego algo más realista e incluso en algunos niveles de entornos urbanos es comprensible que se hayan hecho memes diciendo que este juego era una clase de The Last of Us de Kirby.

Publicidad

A lo largo de la historia o antes de los combates con los jefes finales hay animaciones cinemáticas donde se muestran expresiones de Kirby muy divertidas, además de que los 12 poderes que obtiene también lo hacen ver sumamente kawai.

Conclusión

Si bien es un juego con historia sencilla y corta (completarla puede llevar unas 10 horas), cuenta con una gran rejugabilidad, pues para completarlo al 100% será necesario pasar varias veces algunos niveles, además de que cuenta con minijuegos que permiten extender la experiencia.

Al salvar a todos los Waddle Dees, estos reconstruirán una ciudad donde Kirby puede mejorar sus habilidades e incluso combatir en contra de los jefes en enfrentamientos más difíciles o jugar pequeños niveles de pesca o donde simula ser un chef.

El multijugador, sin embargo, es en donde más flaquea, pues no representa un agregado sustancial para la experiencia, pues limita al acompañante a únicamente recoger elementos y ayudar con algunos enemigos.

Publicidad

A pesar de ello, este juego recuerda a Super Mario 3D World por sus niveles lineales, sencillos y divertidos; Super Mario Odyssey, por la función de la Transformosis, que es como usar a Capi; e incluso a Captain Toad, por algunos de sus vistas aéreas y cambios de ángulo en los mundos.

En definitiva, representa un cambio importante para la franquicia, el cual se combina con niveles originales y experiencias divertidas. Claro, hay elementos que se pueden pulir, por lo que pensar en una siguiente entrega que continúe esta línea es emocionante para los jugadores.

Publicidad
Publicidad