Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La sostenibilidad en el e-commerce es una responsabilidad compartida

El comercio electrónico no va a retroceder, pero tanto empresas como consumidores deben tomar decisiones “verdes” para aminorar el impacto ambiental de sus compras.
mar 23 agosto 2022 06:00 AM
ecommerce sustentable
El 71% de los usuarios globales esperan que los comercios o marcas online desarrollen buenas prácticas de entrega y de protección del medioambiente.

El comercio electrónico no para de crecer. En 2021, su valor tuvo un alza de 27%, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) y ante una mayor cantidad de compras online, los consumidores quieren aminorar su impacto ambiental y las empresas deben responder a esas inquietudes.

Los usuarios tienen un gran poder de elección con las herramientas del e-commerce, pero también deben pensar en las decisiones verdes, es decir, aquellas que permitan optimizar los procesos de entrega, con el propósito de reducir el impacto ambiental, comenta Satish Natarajan, CEO de DispatchTrack, una empresa centrada en mejorar las entregas de los negocios.

“Ese tipo de decisiones son cosas que podemos hacer para aminorar las emisiones de carbono, en combinación con diferentes tecnologías para alcanzar los objetivos de velocidad, eficiencia y sostenibilidad” en el e-commerce, puntualiza el especialista. “Se trata de una responsabilidad compartida que los negocios también deben asumir”.

Publicidad

De acuerdo con el estudio Future Shopper Latam , elaborado por la agencia Wunderman Thompson, 71% de los usuarios globales esperan que los comercios o marcas online desarrollen buenas prácticas de entrega y de protección del medioambiente.

De hecho, si llevan a cabo los procesos adecuados para orientar su labor hacia la sustentabilidad, 67% de los consumidores afirmó que eso se convertiría en un factor clave para ellos a la hora de decidir la compra.

El tema es urgente en un planeta que se calienta cada vez más año con año. De acuerdo con datos de Statista, las emisiones mundiales de CO2 en el transporte marítimo internacional para el e-commerce de 2019 fue de 710 millones de toneladas y se prevé que para 2030 comiencen a descender hasta los 658 millones de toneladas.

Sin embargo, no toda la logística tendría un movimiento positivo, ya que la firma de análisis de datos pronostica que los vehículos de reparto pasen de 5.3 millones toneladas de CO2 en 2019 a 7.2 millones de toneladas en 2030.

 

“Hay un problema con el hecho de que ahora se quiere todo para el siguiente día en que se ordenó”, menciona Natarajan, pero sugiere que las empresas deben dar un paso atrás para analizar los efectos ambientales de estas decisiones e incentivar a sus consumidores a tener una mayor responsabilidad.

Se pueden dar beneficios “verdes” por el hecho de haber tomado la decisión de esperar un poco más, pronto en relación a la responsabilidad medioambiental que se debe asumir en las diferentes aristas del comercio electrónico. “Tenemos que evolucionar”.

Un caso de este problema medioambiental se da en los paquetes, pues estos generan entre 20 gramos y un kilogramo de CO2 por cada compra efectuada y ante esto las empresas también están intentando generar un cambio.

Amazon, por ejemplo, desde 2018 cuenta su Programa Embalaje Libre de Frustración, el cual propone una forma de que los fabricantes entreguen sus productos en cajas de cartón reciclable y más fáciles de abrir, además de que se redujera la cantidad de envases al interior para reducir residuos.

 

Combinar tecnología y logística para reducir el impacto

La logística actual se basa en un modelo de quick commerce, en el que los usuarios también buscan una mayor eficiencia en la entrega de sus productos, por lo que las empresas deben usar la tecnología en su favor para automatizar los procesos y reducir los posibles errores humanos.

El experto menciona que cobra valor el uso de software para la optimización de los centros de distribución y la planificación de las rutas. Además, la última milla es el proceso más caro de la cadena de suministro, por lo que mientras más se reduzcan sus costos operativos implementando tecnología, digitalización y automatización, mejor será el posicionamiento de la empresa.

La electromovilidad, por otra parte, es un elemento que las empresas de logística están implementando para enfrentar la crisis climática mientras siguen operando, pues 23% de las emisiones mundiales de CO2 provienen del sector transporte, de acuerdo con estimaciones del International Council on Clean Transportation (ICCT).

Benjamín Tello, gerente comercial de la empresa de servicios logísticos, Spread, aporta que la electromovilidad ha sido “un valor agregado para su negocio, ya que hoy al retail le están exigiendo mucho más que los despachos sean en vehículos eléctricos, sobretodo por el objetivo de la industria de ser empresas carbono neutral”.

Publicidad
Publicidad