Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Viajes 2016 Especial desktop header.gif

9 estrategias alternativas para combatir el jet lag

Baños en el bosque, ayuno, infusiones intravenosas y masaje watsu, pasando por la melatonina y la terapia de flotación, son algunos remedios heterodoxos.

Los vuelos se vuelven cada vez más largos y el jet lag, al parecer, también.

El vuelo más largo del mundo debutó el año pasado, cuando Qatar Airways agregó una ruta directa entre Doha, la capital de Catar, y Auckland, Nueva Zelanda, que tarda 17 horas y 30 minutos. Sin embargo, viajar a través de múltiples zonas horarias (diez, en este caso) va emparejado con uno de los mayores trastornos para el viajero: el desfase horario.

Lee: Ganar carreras contra el 'jet lag' como un piloto de F1

El jet lag supone la interrupción del reloj interno del cuerpo, también conocido como ritmo circadiano, que regula nuestro ciclo de sueño-vigilia, la temperatura corporal y la liberación de hormonas.

"El cuerpo está tratando de adaptarse a un horario diferente de luz y oscuridad", explica la neurocientífica Tara Swart a CNN Travel.

Opción
Las aguas termales son solo un remedio no convencional sugerido para combatir el jet lag.
Publicidad

"Dentro del cerebro, el jet lag causa una alteración dentro de un grupo de neuronas que controlan el estado onírico del sueño MOR (movimiento ocular rápido). Les resulta difícil adaptarse al nuevo ciclo y se desincronizan con otras neuronas en el cerebro asociadas con el sueño profundo. Otros síntomas pueden incluir fatiga, insomnio y náuseas".

Hay muchas maneras convencionales de combatir el jet lag. Swart dice que la mejor práctica actual es anticipar los cambios y ajustar el reloj de nuestro cuerpo desde antes.

Lee: 8 consejos para sobrevivir vuelos largos

"Pon tu reloj a la hora de tu destino y, dependiendo de si vuelas hacia el este o hacia el oeste, trata de exponerte a luz adicional por la mañana o por la noche unos días antes de volar", dice.

"Si sientes sueño durante el día cuando llegas a destino, intenta realizar alguna actividad aeróbica, que te ayudará a mantenerte despierto y a mejorar tu rendimiento mental, debido a la oxigenación de las neuronas y la liberación de la hormona serotonina que regula el estado de ánimo".

Pero si las soluciones comunes no te funcionan, existen algunas alternativas que valdría la pena intentar, aunque no hay garantías.

Baños en el bosque, ayuno, infusiones intravenosas y masaje watsu, pasando por la melatonina y la terapia de flotación, son algunos remedios heterodoxos para el jet lag.

1. Melatonina

Tomar melatonina, una hormona secretada por la glándula pineal, es una estrategia que podría ayudar al cuerpo a adaptarse a nuevas zonas horarias.

Lee: Un antídoto contra el ‘jet lag’ comienza a dar “destellos”

El ritmo circadiano del cuerpo está directamente relacionado con la regulación de la melatonina; esencialmente, los niveles de melatonina aumentan con el inicio de la oscuridad y descienden con la exposición a la luz.

Cuando cambiamos de horario y estamos expuestos a la luz durante nuestra hora normal de dormir, nuestros ciclos de melatonina se alteran, lo que provoca un jet lag hasta que nuestro ritmo circadiano se sincroniza con la nueva zona horaria", señala Dewa Dude, jefe médico en la clínica de bienestar EDEN Life Centres en Bali, Indonesia.

"Los investigadores aconsejan una pequeña dosis, generalmente de 0.5 miligramos, por la noche cuando llegues a tu destino de viaje y por el tiempo mínimo necesario (de uno a tres días)".

Si bien la melatonina es efectiva para algunos viajeros, Dude desaconseja tomar melatonina antes o durante el viaje en avión. "Existe cierta preocupación de que pueda obstaculizar la recuperación del jet lag", agrega.

Lee: El problema de los astronautas al dormir... su reloj biológico

Dónde probarlo: las pastillas de melatonina están disponibles sin receta en la mayoría de las farmacias, pero se recomienda hablar con el médico para decidir si esta estrategia es adecuada para ti.

2. Ayuno

La dieta es igualmente importante para regular el cuerpo, y el ayuno podría ayudar a los viajeros.

"Intenta ayunar en el vuelo hasta la hora del desayuno en la nueva zona horaria, ya que esto puede ayudar a desanclar y volver a anclar el ritmo del cuerpo", dice Swart. "Tus bacterias intestinales también sufren de jet lag, por lo que tomar probióticos antes, durante y después de un viaje largo es beneficioso".

Dude está de acuerdo y agrega que los viajeros deben abstenerse de comer o beber (cualquier cosa que no sea té de hierbas y agua), si es que desean evitar el jet lag.

Lee: Ayuno, solución al jet lag

"Por lo general, si tienes tu última comida en el sitio de origen y esperas hasta la próxima comida principal a la hora (local) de destino esto te ayudará a entrar en la zona horaria actual más rápido", dice Dude.

"Hacer un ayuno de 16 horas ha demostrado beneficios ya sea para viajes por aire o por tierra, así que ¿por qué no aprovechar la oportunidad para evitar la comida cargada de sal del avión y reiniciar tu metabolismo al mismo tiempo?"

Dónde probarlo: tu asiento. Algunos podrían decir que no comer en el avión no supone ningún sacrificio, pero si te preocupa cómo podría afectarte el ayuno, consulta a tu médico.

3. Conéctate con la tierra

¿Buscas una excusa para detenerte y oler las rosas? Conectarte con la tierra o ‘earthing’ podría ser una solución para matar dos pájaros de un tiro.

La puesta a tierra es más o menos lo que parece
Implica volver a conectarse con el suelo, ya sea caminando descalzo o simplemente relajándose en la naturaleza. La ciencia detrás de esto no es sólida, pero es poco probable que un poco de aire fresco te haga daño.

Es más o menos lo que indica el término, volver a conectarte con el suelo, ya sea caminando descalzo o simplemente relajándote en la naturaleza.

Lee: ¿Viaje de negocios? Combate el jet lag

"Entre los beneficios descubiertos, la investigación sugiere que el earthing puede ayudar a restablecer el reloj biológico mediante la regulación de los ritmos corporales diurnos, como la secreción de cortisol", dice Dude.

"No estamos convencidos de la ciencia que hay detrás de esto, pero el aire fresco, el tiempo invertido en la naturaleza y la respiración, ayudarán en cualquier aspecto de desequilibrio, por eso lo aconsejamos".

Dónde probarlo: aquí no hay nada lujoso, todo lo que tienes que hacer es quitarte los zapatos y caminar por la hierba después de llegar a destino.

4. Watsu

Inventado en Estados Unidos, el watsu, una terapia a base de agua inspirada en el masaje shiatsu japonés, se usa comúnmente para tratar la depresión, la fibromialgia y promover la relajación.

Una sesión típica se realiza en una pequeña piscina privada calentada a aproximadamente 35 grados. Después de colocar pequeños dispositivos de flotación en tus piernas, el terapeuta sostendrá tu cabeza para que nunca caiga por debajo del agua.

Lee: Una aerolínea presenta una regadera para superar el 'jet lag'

La sensación de gravedad cero permite relajar cada músculo, soltando tensiones profundas.

Con el cuerpo completamente relajado, el terapeuta puede manipular suavemente tu cuello, espalda, brazos y piernas para estirar y masajear los músculos cansados.

Watsu
El maestro de Watsu (shiatsu de agua) Michael Hollock ofrece terapia en Fivelements en una piscina de agua caliente dedicada.

Es meditativo y físicamente rejuvenecedor, pero mientras algunos lo presentan como una cura para el jet lag, Dude cree que los principales beneficios son el bienestar general y la relajación.

Al aplicar el masaje shiatsu y alentar los movimientos suaves, esta terapia puede ayudar a reducir el estrés físico y psicológico, el dolor muscular y la tensión", dice Dude.

Dónde probarlo: en Hong Kong, una de las ciudades más estresadas del mundo, el recién inaugurado centro de bienestar balinés Fivelements Hong Kong ofrece este tratamiento si deseas darle un giro a tu próximo viaje de negocios.

Lee: Alcohol, viagra, ejercicio y otros remedios para el 'jet lag'

5. Terapia sensorial REST

Los nuevos tratamientos como la Terapia de Estimulación Ambiental Restringida (REST, acrónimo de Restricted Environmental Stimulation Therapy), también conocida como tanques de silencio o terapia de flotación, podrían proporcionar igualmente algunas ventajas para los viajeros frecuentes debido a su capacidad para recalibrar el reloj interno.

En Europa, los tanques de flotación REST han sido una práctica popular desde la década de 1980. Se usan para relajarse, fomentar la creatividad y tratar problemas como la ansiedad, la inflamación, el insomnio y el jet lag.

¿Cómo funciona? En un tanque de aislamiento acústico y sin luz, flotarás en agua salada a temperatura de la piel, quedándote solo con tu mente y la sensación de ingravidez.

"Tomarse el tiempo para minimizar el estímulo externo a través de la privación sensorial es beneficioso para el estrés", apunta Dude.

"Ya sea un spa silencioso, un retiro silencioso, un tanque flotante o simplemente pasar el tiempo completamente en silencio, el objetivo principal aquí es permitir que tu cerebro descanse y, por lo tanto, se repare".

Lee: Los vuelos más largos del mundo y sus desafíos

Si bien la privación sensorial no está específicamente dirigida al jet lag, Dude dice que practicar con regularidad la privación sensorial beneficiará al cuerpo y la mente, y posiblemente reducirá los síntomas de los largos viajes.

Dónde probarlo: en Chicago los viajeros encontrarán un par de establecimientos Float Sixty, mientras que en Dubái Jumeirah Emirates Towers ofrece un tanque de flotación de agua salada en el spa Talise del hotel.

6. Onsen (aguas termales)

Como tradición antigua de Japón, los onsens (aguas termales) se han utilizado por sus propiedades terapéuticas y dermatológicas.

En Japón, las personas están convencidas de los beneficios físicos y mentales de las aguas volcánicas ricas en minerales, que generalmente están llenas de calcio, cloruro de sodio y azufre.

Una opción más
Onsens (aguas termales) son ideales para aumentar el bienestar físico y mental.

Se ha demostrado que estos baños termales aumentan la circulación, benefician la piel y los dolores musculares, reducen los niveles de cortisol (que producen estrés), alivian la fatiga y mejoran el sueño.

Como el estrés y la alteración del sueño son síntomas del jet lag, los baños de aguas termales podrían ser una estrategia relajante. Pero, como cualquier tipo de tratamiento con vapor, pueden causar deshidratación, por tanto es imprescindible consumir líquidos antes y después de los baños.

Lee: La revolución de las camas en los aviones

Dónde probarlo: Marriott acaba de inaugurar cinco nuevos hoteles en Japón, incluido el Izu Marriott Hotel Shuzenji, al sur de Tokio, y el Lake Biwa Marriott Hotel, en las afueras de Kioto, y cada uno ofrece una combinación de onsens privados y públicos.

7. Infusiones intravenosas

Otrora reservadas solo para hospitales y centros médicos, las infusiones intravenosas han llegado a los centros de bienestar y spas de todo el mundo.

Además de aumentar la hidratación, la inmunidad y la energía, las inyecciones intravenosas también podrían ser una solución al jet lag.

"Sin lugar a dudas te ayudará al agregar nutrientes y vitaminas al cuerpo, para que puedas recuperarte del estrés de los viajes aéreos y la falta de sueño", señala Dude.

¿Como funciona? Dado que los tratamientos inyectan fluidos directamente en el torrente sanguíneo, permite una absorción total de vitaminas.

Lee: Una botana de avión tiene su propio emoji

Dónde probarlo: EDEN Life Centres de Bali cuenta con un salón de infusión intravenosa donde los huéspedes pueden tomar un cóctel de vitaminas A, B, C, D y E en la comodidad de un sillón Eames, una experiencia que según Dude es popular entre la tripulación de líneas aéreas, viajeros frecuentes y personas generalmente ocupadas.

8. Sanación con sonido

Una terapia alternativa sutil y relajante, la sanación con sonido es como un masaje auditivo para tu cuerpo a nivel celular.

Inspirada en la antigua práctica de los cuencos cantores del Himalaya, la terapia de sonido tiene como objetivo volver a sintonizar las frecuencias de energía del cuerpo aprovechando la potencia de las frecuencias sonoras.

En una sesión de terapia de sonido, el paciente se recuesta en una habitación oscura y escucha una combinación de sonidos a diferentes frecuencias. La experiencia generalmente incluye instrumentos de percusión como tambores, campanas, cuencos y gongs, aunque el canto también es común.

"Se ha demostrado que las frecuencias vibratorias a 528hz sanan el ADN del cuerpo, también mejoran el estado de ánimo, el sueño y el bienestar general", explica Dude.

Lee: Cómo se volvieron gourmet las comidas de avión

"Es una terapia nueva y emocionante y hemos tenido experiencia con la frecuencia que ayuda a levantar y equilibrar estados de ánimo. Solo piensa en ello como afinar tu cuerpo usando una frecuencia de sonido como herramienta".

Como algunas personas han informado una mejor calidad del sueño después de las sesiones de sanación, Dude dice que es posible que esta estrategia beneficie a quienes padecen el jet lag.

"Sería ventajoso escuchar esta frecuencia mientras duermes en el avión, y reproducirla a un nivel bajo en tu hogar cuando aterrices para reforzar un ADN feliz", dice Dude.

Dónde probarlo: en el Centro Woom de Manhattan puedes hacer un viaje auditivo tranquilizador. En Croacia, Villa Dubrovnik ofrece su propia versión: el Diamond Cocoon, donde los huéspedes descansan en una cámara oscura sobre un lecho de agua tibia y burbujeante mientras un viaje de luz y sonido pretende ayudarlos a relajarse y dormir mejor.

9. Baño de bosque

Similar al “earthing” o conectar con la tierra, el baño de bosque (sumergirse en ese entorno) es una antigua tradición de meditación que surgió en la década de 1980 en Japón, donde se conoce como terapia Shinrin-yoku.

Lee. Dibujar en aviones: el arte de un viajero frecuente

Principalmente una práctica de salud meditativa y preventiva, los defensores del baño de bosque afirman que el cuerpo humano puede atraer buena energía en la atmósfera curativa de un bosque.

Si no tienes un bosque cerca, lo mejor es encontrar cualquier entorno en el que estés completamente rodeado por la naturaleza.

Al natural
Bañarse en el bosque requiere un bosque, o al menos algunos árboles. El parque Yoyogi de Tokio es ideal.

Los estudios han demostrado que los árboles emiten compuestos orgánicos que aumentan la inmunidad, reducen la presión arterial, desarrollan la intuición y mejoran el sueño.

"Pasar tiempo con la naturaleza y darte tiempo para relajarte ayudará al cuerpo con su reparación y recuperación", indica Dude.

Lee: Pasajeros revoltosos, una molestia más frecuente en vuelos

"Esta es una terapia preventiva destinada a mantener bajos los niveles de estrés. Como todos sabemos, mantener el estrés al mínimo significa que el cuerpo puede sanar y operar con una mejor vibración, si bien esta terapia no está médicamente comprobada como terapia para el jet lag, ciertamente beneficiará a la persona".

Dónde probarlo: no necesitas estar en Japón para probar el Shinrin-yoku, pero si te encuentras en Tokio, una pequeña excursión al aire libre en el Parque Yoyogi, ubicado cerca del Park Hyatt Tokyo en Shinjuku, debería servir.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad