Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿La Realidad Virtual puede revolucionar la educación?

En los últimos 30 años esta tecnología se ha vuelto más rentable y, como resultado, es más fácil de escalar.
Tecnología para pymes
La VR tiene el potencial de democratizar la educación al ofrecer oportunidades de viajar y aprender a aquellos que de otra manera no podrían acceder a ello.

(CNN) - Imagina caminar por el borde de un volcán activo o ver las antiguas ruinas romanas cobrar vida ante tus ojos. En estos días ya no hace falta imaginar.

Una serie de compañías dedicadas a la tecnología educativa (EdTech) están utilizando la realidad virtual para llevar al aula experiencias vívidas como estas, y los partidarios subrayan la capacidad de la tecnología para inspirar y captar la atención de las mentes jóvenes.

"A los niños les encanta participar en las lecciones con realidad virtual. En un minuto están aprendiendo sobre la historia romana, y al siguiente, son transportados a la antigua Roma y están explorando el Coliseo", dijo Guido Kovalskys, director ejecutivo y cofundador de la compañía estadounidense Nearpod, especializada en el campo de la tecnología educativa.

Lee: Oculus quest, el nuevo visor de realidad virtual de Facebook

Según las cifras de Nearpod, más de 6 millones de estudiantes en Estados Unidos y en otras partes han experimentado sus lecciones basadas en realidad virtual, como excursiones virtuales, después de que comenzara a ofrecer el servicio hace dos años.

"Vemos una correlación directa entre el uso de la realidad virtual y el aumento de la participación de los estudiantes. Una mayor participación mejora los resultados del aprendizaje", dijo Kovalskys.

Publicidad

Pero dado que el acceso a ese contenido es aún limitado, ¿hasta qué punto podría generalizarse la tecnología y cómo podría reconfigurar la manera en que se enseñan las lecciones?

Lee: Firefox Rality, un navegador para realidad virtual

Complementar, no reemplazar

Jeremy Bailenson, profesor de comunicaciones en la Universidad de Stanford y director fundador del Laboratorio de Interacción Virtual Humana de Stanford, ha estado estudiando la realidad virtual desde fines de los años noventa.

Él cree que la realidad virtual debe complementar el aprendizaje en el aula, no sustituirlo: "Se trata de usar la realidad virtual para reestructurar y enmarcar el otro trabajo que se está realizando en el aula convencional. Se trata de alejarse de las cosas mundanas y experimentar algo”.

"Aprender a conjugar verbos, por ejemplo, no sería darle el mejor uso a la realidad virtual. Para eso sirve muy bien un pizarrón. Hacer algo que requiere que mires pero no te muevas, no justifica el uso de la realidad virtual".

Lee: ¿Te imaginas comer con realidad virtual?

En su último libro, Experience on Demand, Bailenson explica que la realidad virtual tiene el potencial de democratizar la educación al ofrecer oportunidades de viajar y aprender a aquellos que de otra manera no podrían acceder a ello.

"Puedes tomar experiencias del mundo real y recrearlas en un entorno de realidad virtual", dijo.

Labster, una compañía con sede en Copenhague, planea usar la realidad virtual para ofrecer a los estudiantes una experiencia en el laboratorio de ciencias. Las herramientas de educación inmersiva y los laboratorios virtuales de Labster se utilizan en 150 universidades de todo el mundo. Ahora, está desarrollando una nueva gama de productos de realidad virtual en colaboración con Google.

Lee: Teotihuacán tiene una nueva experiencia en realidad virtual

"En los últimos 30 años la realidad virtual se ha vuelto más rentable y, como resultado, es más fácil de escalar. Ahora, esa tecnología está facilitando el desarrollo de herramientas educativas más interesantes", señaló Maaroof Fakhri de Labster.

Labster ha creado más de 70 simulaciones basadas en la web para estudiantes de ciencias y está trabajando para migrar sus simulaciones a la realidad virtual, además de crear otras nuevas a fin de brindar una experiencia más rica para los estudiantes.

La compañía pretende implicar a los estudiantes a través de "elementos narrativos y juegos interactivos", explicó Fakhri. Por ejemplo, los estudiantes que aprenden sobre el ADN pueden participar en una simulación de la escena de un crimen, buscar pistas y analizar sus hallazgos.

Lee: Realidad virtual, el futuro para sumergirse más en el cine

"La realidad virtual ofrece una sensación física de estar en el laboratorio, lo que da confianza a los estudiantes cuando pasan a un entorno de laboratorio real. Los estudiantes pueden usarlo solos, a su propio ritmo, repetir cosas, cometer errores, probar los experimentos varias veces", explicó Fakhri.

Primeras etapas

La realidad virtual es un campo “con mucho potencial”, afirma Chian Gong, directora de Reach Capital, una firma de capital riesgo con sede en Palo Alto, California, que apoya a las startups centradas en la educación (incluida Nearpod).

Sin embargo, sigue siendo "bastante incipiente" en el aula, agrega. "Esto se debe en parte al acceso a los dispositivos, pero también a la falta de contenido de calidad disponible", dijo.

Lee: La realidada virtual puede reducir la paranoia y la ansiedad

Los expertos también intentan comprender el impacto de la realidad virtual en el aprendizaje de los niños.

La investigación llevada a cabo por Bailenson y su equipo en su laboratorio de Stanford en 2008 estudió los posibles efectos psicológicos en los niños pequeños que usan la realidad virtual. En algunos casos, los niños que “vivieron” la experiencia de nadar con ballenas en un entorno de realidad virtual desarrollaron falsos recuerdos de haber visitado SeaWorld en la vida real.

Bailenson cree que las inquietudes sobre el uso de la realidad virtual se pueden abordar de dos maneras: moderación y supervisión. "No me refiero solo a la supervisión del contenido que los niños experimentan en un entorno de realidad virtual, sino también a la supervisión del espacio físico por razones de seguridad", dijo.

Lee: La realidad virtual conlleva riesgos muy reales

Kovalskys concuerda en que la tecnología debe usarse con cuidado. "La realidad virtual es una herramienta atractiva, pero dentro de una lección de 35 minutos, puede que solo consuma dos o tres minutos", dijo.

Y aunque Kovalskys cree que la tecnología puede desempeñar un papel más importante en las aulas del futuro, no prevé un futuro sin maestros. "Aprender es una experiencia social. No se trata solo de aprender contenido, sino de aprender a convivir con otros", indicó. "Los maestros desempeñan un papel realmente influyente. Quién sabe a dónde nos llevará la tecnología, pero espero que eso no cambie".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad