Publicidad
Publicidad

Cuando el trabajo de tus sueños se convierte en una pesadilla

Si después de buscar el empleo soñado no resultó ser lo que pensabas, antes de desertar tómate un tiempo para analizar la situación.

(CNN) Después de meses de entrevistas, seguimientos y negociaciones, finalmente has conseguido el trabajo de tus sueños. Pero ahora que has comenzado, no es en absoluto lo que pensabas que sería.

"De repente, la luna de miel termina y te das cuenta de que este es el trabajo", dijo Kerry Hannon, un experto en cambios de carrera y autor de "Ama tu trabajo: las nuevas reglas para la felicidad profesional".

"El trabajo no es una palabra de siete letras, pero trabajo es trabajo. No siempre es un sueño".

Publicidad

No todo está perdido si tu trabajo soñado no es el sueño que pensaste que sería.

Lee: 'Salario emocional', prioridad para 90% de internautas que buscan empleo

1. Date tiempo para llorar

Publicidad

Incluso si odiabas tu último trabajo, te era familiar, ya habías establecido conexiones y una reputación.

"Eres un niño de nuevo", dijo Hannon.

Publicidad

“Date por lo menos seis meses para la transición”, aconsejó. Y trata de mantenerlo por al menos un año antes de seguir adelante.

"Me gusta decirle a la gente que se quede de tres a cinco años y luego siga moviéndose". “La permanencia de menos de un año en un trabajo le dice mucho a los futuros empleadores”, agregó.

También puede tomarte tiempo obtener la capacitación y los antecedentes necesarios antes de sumergirte por completo en tu nuevo rol y responsabilidades, por lo que debes evitar huir enseguida.

Publicidad

Recomendamoas: Diputada del PVEM propone implementar el 'home office' un día a la semana

2. Identifica el problema

Publicidad

Siéntate y haz una lista de lo que haces y no te gusta de tu empleo.

Tal vez todos los viajes que realizas sonaban en un principio como un sueño, pero estar en un aeropuerto cuatro veces a la semana y vivir de una maleta puede tener un costo.

A veces, tu disgusto por el trabajo no tiene nada que ver con tu rol. Podría ser traslado, las horas o incluso no tener con quien almorzar.

Publicidad

Ahora que has identificado exactamente qué es lo que te está haciendo miserable, solicita una reunión con tu jefe para explorar soluciones.

La clave es evitar sonar como si estuvieras quejándote.

Lee: Por no saber inglés, 72% de profesionistas pierde una oportunidad laboral

Publicidad

"Ten esa conversación en una forma orientada a las soluciones", dijo Anna Bray, ejecutiva y coach de carrera en Jody Michael Associates. "Sé cuidadoso al respecto y señala detalles".

Por ejemplo, tal vez pensaste que el trabajo incluiría más interacciones con los clientes, pero a menudo te quedas sentado solo en tu escritorio. "Diles que la convivencia con los clientes te inspira, que sientes que te falta y que necesitas algo más constructivo".

3. Recupera tu confianza

Publicidad

Los nuevos empleados pueden sufrir el síndrome del impostor cuando comienzan un nuevo trabajo. Dudan de su capacidad para realizar los deberes requeridos, se sienten poco aptos y se preocupan por haber mentido en su camino para ser contratado.

Si fueras una superestrella en tu antiguo trabajo, comenzar en un nuevo puede ser difícil.

Publicidad

"Ahora estás comenzando desde cero, y probablemente quieras entrar y provocar algunas impresiones realmente buenas", dijo Bray. "Pero ten en cuenta que tomará algún tiempo llegar allí".

Recuerda que los reclutadores hacen su investigación, has pasado por el proceso de la entrevista y fuiste contratado por una razón.

Recomendamos: Nuevas destrezas que urgen al trabajador (y que no son idiomas ni colaboración)

Publicidad

Sin embargo, si hay un aspecto en tu nuevo trabajo para el cual no estás listo para trabajar, busca oportunidades de capacitación y seminarios en línea para ayudar a llenar la brecha de conocimiento.
Si te sientes perdido con tus nuevas responsabilidades, no dudes en pedir ayuda, aconsejó Hannon.

"Quieren que tengas éxito", dijo ella. "Gastaron tiempo y dinero en el proceso de contratación. No quieren que fracases".

4. Encuentra un mentor

Publicidad

Busca ayuda en la incorporación de tu nuevo trabajo.

Algunas compañías tienen programas formales de mentores que juntan a un trabajador veterano con una nueva contratación, pero si eso no existe, busca un colega experimentado con una posición similar para que te oriente.

Publicidad

Es útil que una persona haga preguntas sobre protocolos, saque ideas y responda preguntas más generales sobre la empresa y la vida laboral.

"Quieres ser perfecto cuando llegas y mostrar qué superestrella eres, pero tienes que superarte un poco", dijo Hannon.

Lee: 5 millones de empleos en México desaparecerán o evolucionarán, advierte Mercer

Publicidad

5. Consigue una vida fuera del trabajo

Si la estás pasando difícil en el trabajo, es bueno tener otras actividades que te traigan felicidad.

Publicidad

Aprende un nuevo idioma, sé voluntario, comienza un nuevo pasatiempo, rutina de ejercicios u organiza una reunión con sus amigos.

"Descansa lo suficiente. La gente con nuevos roles hace largas jornadas. Cuida eso", dijo Bray.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad