Publicidad

Nuestras Historias

¿Cuáles son las claves para el futuro del empleo en México?

Existe una necesidad de un modelo que genere nuevas oportunidades para los recién egresados.
Las claves del empleo en México.

La tasa de desocupación de la población económicamente activa en México es de 3.3%, sin embargo la población con edades de entre 15 y 29 años representa 5.8%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). El reto del empleo en México va más allá de la formación académica y los planes de estudio, es necesario tener una vinculación adecuada entre lo que exige el mercado laboral y el t ipo de talento que se necesita tanto en la iniciativa privada como en gobierno.

De acuerdo con el estudio Soft Skills Talent 2016, del Human Age Institute de ManpowerGroup, revela que 69% de los empleadores a nivel mundial señala que la competencia más buscada y difícil de cubrir es la resolución de problemas.

Durante la elaboración de esta edición, buscamos las respuestas a muchos de los retos que plantea el tema de la “empleabilidad” de los jóvenes en México. Entrevistamos, en exclusiva, a la nueva secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, quien afirma que es una prioridad de este gobierno crear un entorno laboral no precarizado para ellos. También participaron los responsables de algunas de las principales instituciones de educación superior en el país, así como representantes del sector privado y expertos en recursos humanos, quienes coinciden en señalar la necesidad de un nuevo modelo que genere nuevas oportunidades para los recién egresados, el eslabón más débil de la cadena laboral.

Para un joven que, en estos momentos, se encuentre cursando estudios superiores en alguna institución académica, el mundo laboral es un terreno desconocido y, probablemente, hostil. La realidad es que, aunque esté adquiriendo los conocimientos teóricos y técnicos, dedicando largas horas al estudio u obteniendo las mejores calificaciones, cuando salga, le va a tocar comenzar desde abajo o casi. Las razones son varias, según nos comentan algunos expertos en el tema.

La primera tiene que ver con un esquema educativo que no está bien alineado con las necesidades de las empresas, que deben invertir mucho tiempo en seguir formando a los recién egresados, antes de que puedan ser realmente productivos. Cada vez más, los empleadores buscan talento que sea capaz de enfrentarse a un entorno cambiante, aportando soluciones diferentes (69% de los ofertantes de empleo a nivel mundial, según el estudio Soft Skills Talent 2016, de Manpower) y, sobre todo, siendo muy flexibles. Paradójicamente, los centros formativos siguen un método mucho más rígido e inflexible que el entorno empresarial actual, en el que no existe una única respuesta a los problemas.

La segunda está relacionada con la precarización del trabajo, algo que se ha venido dando en los últimos 35 años. La recompensa de años de preparación académica, aprendizaje de otras habilidades –como los idiomas– y especialización, en muchos casos, termina siendo el desempleo, el subempleo, los bajos salarios y la ausencia de prestaciones laborales.

Publicidad

En México, no hay un equilibrio entre la cantidad de jóvenes titulados y la capacidad del sistema productivo para absorberlos adecuadamente. En este caso, la responsabilidad recae en quienes han diseñado e implementado las políticas públicas que impactan en el desarrollo económico y social del país, que se ubica en el lugar 105 de 137 por la debilidad de su mercado laboral a nivel global, según el índice que publica anualmente el Foro Económico Mundial.

La tercera consiste en un cambio de paradigma que se relaciona, directamente, con la competitividad del país. México debe evolucionar su modelo económico, basado, actualmente, en la manufactura, a uno de base científico-tecnológica. Así sucedió en países que tenían un PIB per cápita similar al mexicano hace tres décadas, y que han logrado multiplicarlo por 10 al día de hoy, como es el caso de Corea del Sur. Es necesario cerrar esa brecha, aprovechando, al mismo tiempo, los últimos años de bono demográfico. Para que esto suceda, se requiere una estrategia articulada en tres ejes: gobierno, academia y empresa. Este país todavía no produce, ni atrae, todo el talento que precisa, y en la guerra por el talento –según Salvador Alva, presidente del Tec de Monterrey – no somos competitivos.

Más temas de tu interés:

-Ranking de los mejores MBA.
- Informe de Sustentabilidad.
-Lo mejor del CES.

La revista Expansión está a la venta en Sanborns, Starbucks y Vips, así como en otros establecimientos cerrados. También puedes descargar la versión digital en Magzter , App Store y Google Play.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad