Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Cómo decirle a tu jefe que necesitas tiempo para terapia psicológica

Revelar esta situación a un superior tiene algunas ventajas, ya que los jefes tienen muchas herramientas con las que pueden ayudarte.
Psicólogo terapia
Si no estás seguro de cómo reaccionará el jefe o temes represalias u otros efectos negativos, lo aconsejable es hablar primero con un representante de Recursos Humanos.

(CNN) - En el pasado, cuando tenía su cita semanal, se escapaba de la oficina, pues le preocupaba que la gente la juzgara por ausentarse un rato durante una jornada laboral agitada. Ella temía que algunos compañeros pensaran en su cita como un juicio de valor sobre sus capacidades o su cordura.

Swenson no es la única que siente inquietud a la hora de hablar sobre su “terapia”. La conversación es difícil para las personas, en parte porque los estigmas en torno a la salud mental obligan a algunos a guardar silencio. Combinados con las ideas tradicionales sobre "trabajadores ideales" que necesitan poco o ningún apoyo de su empleador y trabajan incansablemente para la compañía, estos estereotipos pueden hacer que la conversación sea aún más intimidante.

Resumen ejecutivo
Hablar con tu jefe sobre la necesidads de tener tiempo para tomar terapia puede ser complicado.
La conversación es difícil para las personas debido a que todavía existen estigmas en torno a la salud mental.
Las ideas tradicionales sobre 'trabajadores ideales' que necesitan poco o ningún apoyo de su empleador y que trabajan incansablemente pueden hacer que la conversación sea más intimidante.

Decidir hablar

Cuando comenzó su nuevo trabajo, Swenson se sintió más cómoda para hablar sobre su salud mental y estaba segura de que quería hacerlo, así que en la junta semanal con su jefa decidió ser directa al respecto.

Publicidad

Lee: Cómo demostrar madera de líder sin ser jefe

"Para mí, al menos, la depresión es bastante difícil de ocultar. Casi me acobardé y estuve a punto de evitar el tema, pero mi jefa me dijo: ‘¿Qué está pasando contigo? ¿Necesitas apoyo en algo?’. Sentí que era el momento adecuado", dice Swenson.

Ella expuso el tema de la manera más directa posible, explicando que tenía una cita semanal con su terapeuta y sus planes para organizar sus responsabilidades en ese tiempo.

Decidir hablar con un superior acerca de la terapia requiere un cálculo mental cuidadoso. Mucho depende de tu relación con el jefe y tu confianza en su capacidad para hacer lo correcto, es decir, que no pese negativamente en futuras evaluaciones.

Lee: ¿Por qué los directivos deben dormir bien?

Si no estás seguro de cómo reaccionará el jefe o temes represalias u otros efectos negativos, Kate Bischoff, fundadora de Thrive Consulting, aconseja hablar primero con un representante de Recursos Humanos. Este departamento puede ayudar a propiciar la conversación o incluso dar consejos sobre cómo proceder.

Revelar la situación a un superior tiene algunas ventajas. A menudo, los jefes tienen "muchas cosas en su cinturón de herramientas para ayudarte", comenta Bischoff.

Algunas compañías ofrecen programas de asistencia para empleados que pueden canalizarlos con profesionales de la salud mental. Visibilizar estos recursos entre los empleados también puede romper las barreras para buscar ayuda, explica Claire Cammarata, subdirectora del Programa de Asistencia a los Empleados de la Ciudad de Nueva York.

Lee: La soledad en la oficina es mala para el negocio

Bischoff asegura que un empleador que inicia la conversación o abre el tema puede ser más útil de lo que muchos jefes creen.

Abrir la comunicación

"Un gran obstáculo para hacer esto bien es no comunicarse, por lo que queremos tener la mayor comunicación posible. Una vez que comencemos a discutir el tema y establecemos marcos sobre cómo tenemos estas conversaciones, es un buen primer paso para crear un ambiente donde el empleado se sienta bien al hablar sobre cuáles son sus necesidades, y el empleador puede expresar sus inquietudes cuando sea necesario", dice.

Revelar tus propias experiencias con la terapia también puede ser útil para otras personas, asegura Cammarata. Hablar de ello, en última instancia, disminuye el estigma y abre la conversación para los compañeros de trabajo y los directivos por igual.

Lee: Cómo crear una cultura empresarial que funcione

"Solía creer que el enfoque debería estar principalmente en la educación, educar a las personas sobre la salud mental y abordar los mitos sobre los diversos trastornos mentales, abordar esas ideas erróneas. Pero ahora creo que hay otra pieza clave: contarlo. Que las personas expresen que acuden a terapia y se tenga una comunicación abierta al respecto, de la misma manera que podríamos expresar tener una cita con el médico", asegura.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad