Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

EU y Canadá, ¿preparados para las represalias de China por caso Huawei?

Un riesgo es que las autoridades chinas podrían detener a un ejecutivo de negocios de Estados Unidos o Canadá en una respuesta "ojo por ojo".

Sherisse Pham

HONG KONG - Las empresas canadienses y estadounidenses se están preparando para enfrentarse a las consecuencias del arresto de una alta ejecutiva del gigante tecnológico chino Huawei.

Meng Wanzhou, directora de finanzas de Huawei, está en libertad bajo fianza después de permanecer en una celda de una prisión canadiense durante más de una semana. Ella se enfrenta a ser extraditada a Estados Unidos, donde la acusan de ayudar a Huawei a esquivar las sanciones contra Irán.

Lee: Huawei provee la tecnología de la Red Compartida. ¿Su caso afectará al proyecto?

Huawei es clave para las ambiciones de China de convertirse en un líder tecnológico global. La empresa vende más smartphones que Apple y es el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo. Meng es la hija del fundador de la compañía, Ren Zhengfei.

Es improbable que Beijing permita que el arresto de un alto ejecutivo de una familia de élite quede sin respuesta, dicen los expertos, y las compañías deberían prepararse para una posible reacción.

Publicidad

Lee: La jefa de finanzas de Huawei recibe libertad bajo fianza

"Habrá represalias. Garantizado", dijo Edo Naito, un abogado de negocios con sede en Tokio y exejecutivo de empresas multinacionales como General Electric. Naito ha estado haciendo negocios con China desde la década de 1980.

Encerrando a ejecutivos

Un riesgo es que las autoridades chinas podrían detener a un ejecutivo de negocios de Estados Unidos o Canadá en una respuesta ojo por ojo. La sugerencia del presidente Donald Trump el martes de que podría usar a Meng como un peón en las negociaciones comerciales probablemente solo aumentará esos temores.

"Si fuera un CEO occidental, no me gustaría estar en China", dijo Christopher Balding, un experto en China de la Universidad Fulbright en Vietnam.

Lee: China detiene a exdiplomático canadiense previo a comparecencia de Meng Wanzhou

Varios ejecutivos importantes de Silicon Valley están preocupados por la posibilidad de arrestos ojo por ojo en China luego de la detención de Meng, según un artículo de opinión de la veterana reportera de tecnología Kara Swisher en The New York Times.

Además del nerviosismo, el International Crisis Group dijo este miércoles que los servicios de seguridad chinos en Beijing detuvieron a su asesor principal en el noreste de Asia, que también es un exdiplomático canadiense. El gobierno chino ha detenido a empleados extranjeros de organizaciones no gubernamentales en el pasado pero con poca frecuencia.

Reacción nacionalista

Algunas empresas y grupos empresariales chinos ya están alentando a los empleados a boicotear a Apple y otros proveedores de Estados Unidos y a comprar productos de Huawei.

Si el gobierno chino permite que la protesta nacionalista se intensifique, podría provocar protestas violentas contra los intereses estadounidenses y canadienses en China, incluidas marcas reconocidas. Eso es lo que sucedió en 2012 cuando las empresas japonesas en China fueron objeto de manifestaciones sobre una disputa territorial.

Lee: Huawei, ¿el comienzo de una Guerra Fría tecnológica?

"Si fuera General Motors China o KFC, me prepararía", dijo Naito. Otros puntos geopolíticos han dejado expuestas a las empresas internacionales.

Los manifestantes en contra de Estados Unidos apuntaron a KFC, McDonald's y otras marcas estadounidenses en China en 2016 tras el fallo de un tribunal internacional sobre el Mar de China Meridional.

El año pasado, las compañías surcoreanas como Lotte y Hyundai Motors se vieron atrapadas en medio de una escalada de tensiones con China por el despliegue de un controvertido sistema de defensa antimisiles de EU.

Represión reglamentaria

Kimberly Kirkendall, presidenta de International Resource Development, una compañía que ayuda a las empresas estadounidenses a establecer su presencia en China dijo que ha escuchado de docenas de empresas desde el arresto de Meng, todas preocupadas por las represalias.

Si Meng es extraditada a Estados Unidos, Kirkendall dice que las compañías estadounidenses pueden esperar medidas de represalia, como un procesamiento más lento de las visas y un mayor cumplimiento de las regulaciones.

El gobierno chino "puede optar por gastar más recursos en la auditoría de las empresas estadounidenses y canadienses", dijo. "Sería satisfactorio para ellos exponer a las compañías estadounidenses que están violando la ley. Las empresas que no cumplen con las normas deben poner en orden sus negocios. Rápidamente".

Lee: El caos mundial impulsado por Trump puede volverse en su contra

Durante el enfrentamiento con Corea del Sur el año pasado, las autoridades chinas cerraron decenas de tiendas Lotte, citando temas como las regulaciones de seguridad contra incendios. También detuvieron la construcción de un parque temático Lotte en el noreste de China.

China también podría retener grandes acuerdos. Su decisión de bloquear la adquisición del fabricante de chips estadounidense Qualcomm por 44 mil millones de dólares por parte de su rival holandés NXP argumentando motivos antimonopolio a principios de este año fue vista ampliamente como resultado de las tensiones comerciales con Washington.

Ataques cibernéticos

China también podría devolverle el golpe a Canadá y Estados Unidos a través de ataques cibernéticos.

"Desafortunadamente [los ciberataques] siempre son una posibilidad con China", dijo el exembajador de Canadá en China, David Mulroney, en una entrevista con la emisora canadiense CTV la semana pasada.

"China juega rudo en estas situaciones", dijo.

Recomendamos: Qualcomm logra que China prohíba importación y venta de varios modelos de iPhone

El principal funcionario de seguridad cibernética de Canadá dijo que el país está preparado para posibles represalias por el arresto de Meng.

Scott Jones, director del Centro Canadiense de Seguridad Cibernética, se negó a responder directamente a cualquier pregunta la semana pasada en relación con el caso de Meng, pero agregó: "Siempre tenemos que ser resilientes sin importar cuál sea el posible desencadenante, por lo que aumentamos nuestra capacidad de recuperación contra cualquier forma de actividad maliciosa que podamos enfrentar como nación".

Tomarlo con calma

Algunos expertos de China creen que Beijing está siendo reacio a tomar represalias, a la vez que trata de negociar un acuerdo con el gobierno de Trump para poner fin a la guerra comercial.

"Mi opinión es que los tomadores de decisiones se mantienen tranquilos respecto a esto", dijo William Zarit, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China.

"Realmente podría interferir con una resolución sobre la fricción comercial", agregó. "No creo que los chinos quieran enturbiar las aguas de esta manera".

Pero la sugerencia de Trump de que podría intervenir en el caso Meng si ayudara a conseguir un acuerdo comercial con China ha agregado un nuevo elemento impredecible.

"Si creo que es bueno para lo que ciertamente será el mayor acuerdo comercial que se haya hecho, lo que es muy importante, lo que es bueno para la seguridad nacional, ciertamente intervendría si lo considerara necesario", dijo Trump a Reuters en una entrevista publicada poco después de que se le concediera la libertad bajo fianza a Meng.

Ben Westcott y Yong Xiong contribuyeron a este artículo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad