Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Por qué es importante la reunión entre Trump y Jinping en el G20

La falta de un acuerdo entre EU y China podría tener consecuencias graves para la economía mundial, pues las industrias manufactureras y tecnológicas serían afectadas.
vie 28 junio 2019 05:20 AM
Reunión Trump y Xi Jinping en el G20
La mayoría de los expertos no esperan que un acuerdo comercial formal. Hay “una vía para completar esto”, dijo el secretario del Tesoro.

NUEVA YORK (Expansión)- Mientras el presidente Donald Trump llega a Japón para la cumbre del G20 , las grandes compañías tecnológicas observarán de cerca su reunión con el líder chino Xi Jinping.

La disputa comercial entre Estados Unidos y China ha afectado a muchas empresas. Las apuestas por el sector tecnológico son particularmente altas.

“Todo en la guerra comercial nos está afectando tanto a nosotros como a los chinos”, dijo Matt Gold, profesor de Derecho de Fordham University y ex negociador comercial.

Publicidad

Lee: Donald Trump y Xi Jinping quitarán los reflectores al G20

La mayoría de los expertos no esperan que un acuerdo comercial formal surja de la reunión, aunque el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo en una entrevista con CNBC el miércoles que cree que hay “una vía para completar esto”.

El hecho de que la disputa comercial pueda o no resolverse tiene implicaciones importantes para la capacidad de muchas empresas estadounidenses de continuar fabricando o vendiendo productos en China.

El gigante asiático China ha sido durante mucho tiempo un centro de fabricación de productos estadounidenses. Pero, con el avance de la guerra comercial, Apple y otras varias empresas de tecnología, como Google y Nintendo, han comenzado a considerar la posibilidad de desplazar la producción fuera de China.

Las guerras comerciales ponen en riesgo la economía mundial, según el G20

La reubicación de la manufactura en otras partes del sudeste asiático ayudaría a estas compañías a evitar aranceles sobre productos fabricados en China que los arriesgan a dañar su capacidad de obtener ganancias, y también podrían prevenir precios más altos para los consumidores. La semana pasada, Apple pidió a sus principales proveedores que exploren los costos de trasladar parte de la producción de China a lugares como India y Vietnam, de acuerdo con un informe de Nikkei.

Publicidad

Pero China tiene una mejor infraestructura para respaldar la manufactura que esos países, lo que provoca que trasladar la fabricación a otro lado sea costoso y difícil. Es un desafío aún mayor para las compañías de tecnología que para, digamos, las compañías de prendas de vestir que no dependen del mismo tipo de fuerza laboral altamente capacitada.

“Esto no es hacer camisetas, es muy sofisticado”, dijo Mehdi Hosseini, analista de Susquehanna International Group. “Requiere de mano de obra dedicada y una cadena de suministro muy extensa. Si las compañías de electrónica tuvieran que mudar la producción fuera de China, implicaría costos significativos de capacitación de la fuerza laboral y la construcción de nueva infraestructura”.

Lee: Francia quiere que el G7 evalúe normas para las criptomonedas

El mes pasado, Estados Unidos elevó los aranceles de importación al 25% sobre 200,000 millones de dólares (mdd) en productos chinos, incluido el equipo electrónico. Y ahora Trump dice que está considerando aplicar un arancel de entre 10% y 25% sobre 300,000 mdd adicionales en exportaciones chinas.

Apple, Dell Technologies y más de media docena de otras compañías de tecnología escribieron al gobierno de Trump en días pasados para pedir una exención de esa extensión de tarifas. La Consumer Technology Association estima que el arancel elevaría el costo promedio de los teléfonos celulares en 70 dólares y el costo promedio de las computadoras portátiles en 120 dólares.

Para estas compañías, la reunión del G20 representa una oportunidad para ver a Trump relajar su postura sobre gravar las exportaciones chinas y frenar los potenciales cambios costosos en la cadena de suministro.

Publicidad

“Esperamos ver un acuerdo y alentamos a los gobiernos de Estados Unidos y China a continuar un diálogo para resolver los problemas pendientes”, dijo un portavoz de Dell Technologies.

Al mismo tiempo que Estados Unidos y China han intensificado la guerra comercial con aranceles de ‘ojo por ojo’ y otras medidas de represalia, la Casa Blanca ha expresado su preocupación por la seguridad de producir bienes en China debido a violaciones a la propiedad intelectual.

Esa es una de las razones por las que las empresas de tecnología, incluida Google, podrían estar buscando trasladar la fabricación o el ensamblaje de productos sensibles, como las tarjetas madre, fuera de China.

Aunque es poco probable que una resolución comercial disipe las legítimas preocupaciones de seguridad, Hosseini dijo que cree que podría eliminar la presión de las empresas tecnológicas para responder dejando China por completo.

“Hay compañías que han estado en China desde la década de 1980 sin ningún problema con la seguridad”, dijo Hossseini. “Las compañías tecnológicas ya han estado haciendo cosas para salvaguardar sus datos y producción. Algunas de estas preocupaciones, en mi opinión, son solo tácticas de negociación”.

Huawei

La guerra comercial también ha coincidido con la implementación por parte del gobierno de Estados Unidos de una prohibición de exportaciones contra el gigante de equipos de telecomunicaciones Huawei y otras cinco empresas chinas.

La medida amenaza con derribar el puesto de Huawei como el segundo mayor vendedor de teléfonos inteligentes en el mundo porque depende de productos de compañías estadounidenses —el software de Android de Google, chips de Intel y Broadcomm— para fabricar sus teléfonos celulares. Huawei demandó al gobierno de Estados Unidos en marzo diciendo que la prohibición de exportaciones lo atacó en particular injustamente, y la compañía ha rebajado sus expectativas de ingresos para 2019 y 2020 en 30,000 mdd.

Lee: La lucha de poder detrás de la guerra comercial Estados Unidos-China

Técnicamente, las negociaciones comerciales y las medidas de seguridad nacional, como la prohibición de exportaciones, están separadas. Pero Trump ha dicho que podría considerar hacer concesiones para Huawei, como parte de un acuerdo comercial con China.

Sin embargo, un acuerdo así podría sentar un precedente peligroso, de acuerdo con Gold.

“Tanto el tiempo en que el presidente realizó ciertas acciones como los indicios que ha dado expresamente han generado temores de que está ofreciendo a los chinos comprometer el cumplimiento de nuestra seguridad nacional a cambio de tipos de concesiones que pueda presumir en campaña”, dijo Gold. “Si ponemos la aplicación legítima de nuestras leyes de seguridad nacional sobre la mesa en la negociación comercial, estamos invitando a nuestros adversarios a exigir que abandonemos la aplicación de la seguridad nacional en futuras mesas de negociación comercial”.

Micron

Huawei no es el único afectado por la prohibición de las exportaciones. Compañías tecnológicas estadounidenses, incluidas Micron, Intel y Qualcomm, también dependen de hacer ventas de componentes y software para teléfonos inteligentes a la compañía china.

Huawei era el principal cliente de Micron antes de la prohibición. El ingreso para la unidad de negocios móvil de Micron bajó 33% en comparación con el año anterior debido en parte a la reducción de los envíos a Huawei, dijo el director financiero de Micron, David Zinsner, durante la conferencia de resultados del tercer trimestre de la compañía.

Micron dijo que, en las últimas semanas, la compañía descubrió que puede continuar vendiendo legalmente ciertos productos a Huawei y reanudó esos envíos. Pero las preguntas sobre si las restricciones serán más severas continúan creando desafíos para la compañía.

Lee: EU y China retoman negociaciones sobre guerra arancelaria

“Obviamente hay una considerable incertidumbre aquí”, dijo el martes el CEO de Micron, Sanjay Mehrota.

Y Hosseini, del Susquehanna International Group, dijo que la incertidumbre se extiende más allá de Micron.

“Parece que hay un área gris donde las compañías pueden hacer envíos a Huawei a través de terceros distribuidores, pero no está claro”, dijo Hosseini, y agregó que no prevé que la confusión se resuelva en la reunión de Trump-Xi este fin de semana.

“Espero algún tipo de apretón de manos para guardar las apariencias, pero no una resolución clara con detalles que emerjan de ella”, dijo Hosseini.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad