Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

China soporta (por ahora) la furia arancelaria de Trump

La industria manufacturera de China se expandió inesperadamente el mes pasado a pesar de la intensificación de los ataques verbales de Donald Trump.
jue 05 septiembre 2019 05:28 AM
Worker welds a bicycle steel rim at a factory manufacturing sports equipment in Hangzhou, Zhejiang
El sector registró su incremento más rápido en la producción en cinco meses.

La masiva industria manufacturera de China se expandió inesperadamente el mes pasado, según una encuesta privada muy observada. Pero el panorama económico del país sigue turbio a medida que se intensifica la guerra comercial con Estados Unidos.

El sector registró su incremento más rápido en la producción en cinco meses, de acuerdo con una encuesta publicada esta semana por el grupo de medios Caixin. El índice de gerentes de compras subió a 50.4 en agosto, subiendo por encima del nivel de 50 puntos que indica crecimiento, en comparación con el mes anterior.

Publicidad

El importante indicador superó las estimaciones de los analistas encuestados por Reuters, que esperaban un ligero descenso. También es mejor que la contracción en la actividad que mostraron las cifras oficiales del gobierno publicadas durante el fin de semana.

Lee: Por guerra comercial Tesla aumentará precios en China

La sorprendente recuperación probablemente se debió al fuerte gasto en infraestructura por parte de los gobiernos locales, de acuerdo con Julian Evans-Pritchard, economista senior para China de Capital Economics.

Problemas por la guerra comercial

Pero los últimos datos presentaron algunas señales preocupantes. Las nuevas órdenes de exportación cayeron a su nivel más bajo en lo que va del año, un indicador de que la demanda extranjera está disminuyendo a medida que la guerra comercial entre Estados Unidos y China continúa, dijo Zhengsheng Zhong, director de análisis macroeconómico del Grupo CEBM.

La guerra comercial no ha mostrado signos de amainar, y la escalada más reciente se produjo a medida que aumentan las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento mundial, y el miedo a la recesión acecha a varias economías importantes. La última ronda de aranceles que Estados Unidos y China se impusieron entre sí entró en vigor el domingo.

Recomendamos: China lleva su guerra arancelaria contra Estados Unidos ante la OMC

Zhong señaló en una nota que acompaña los datos de Caixin que “no había señales de mejoría” en la confianza empresarial.

Publicidad

“La economía de China mostró signos de una recuperación a corto plazo, pero la presión a la baja sigue siendo un problema a largo plazo”, escribió.

Los datos de agosto marcaron un “punto verde temporal”, de acuerdo con Stephen Innes, estratega de mercado para Asia Pacífico de AxiTrader. Agregó en una nota de investigación que las exportaciones a Estados Unidos fueron un adelanto a los aranceles más altos, lo cual apuntaló el comercio y el crecimiento general. Pero prevé que ese efecto se desvanezca en los próximos meses.

Políticas de flexibilización

Lo que China está haciendo ahora para apoyar su economía podría no ser suficiente para evitar problemas más adelante este año.

Los índices de manufactura son consistentes con una desaceleración del crecimiento económico interanual, escribió Evans-Pritchard, el economista de Capital Economics. “Creemos que las autoridades tendrán pocas opciones fuera de implementar nuevas medidas de flexibilización de las políticas en los próximos meses”.

Lee: China tiene un arma poderosa en contra de Estados Unidos

El mes pasado, los responsables de las políticas en China revelaron lo que equivale a un pequeño recorte de tasas en los nuevos préstamos para empresas, una medida que los analistas en aquel entonces sospechaban que no significaría mucho para la economía de China. El banco central señaló en ese momento que potencialmente serviría para impulsar la economía en decadencia del país.

Un yuan más débil también podría compensar el impacto de los aranceles al abaratar las exportaciones y ayudar a estabilizar la economía, dijo Ken Cheung, director de estrategia de divisas para Asia del Mizuho Bank en Hong Kong.

La moneda ha perdido 4.3% frente al dólar este año y sus movimientos diarios están siendo vigilados de cerca por los inversores, especialmente desde que una devaluación sorpresa sacudió brevemente los mercados el mes pasado. El debilitamiento del yuan ha sido visto como una señal de que China tiene menos incentivos para apuntalar la moneda en el contexto de la guerra comercial.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad