Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lo bueno y lo malo del alza de 15% al salario mínimo para 2021

Los especialistas afirman que el impacto por el alza al salario mínimo será limitado, y advierten que la economía necesita tener reformas que impulsen la productividad.
vie 18 diciembre 2020 05:59 AM
dinero salario méxico
Apoyos fiscales, invertir en ciencia y tecnología, y aumentar la inversión pública darían beneficios a México para que elevara su productividad.

El aumento de 15% al salario mínimo en México para 2021 provocó un intenso debate sobre el impacto de esta medida en el sector productivo que aún batalla para librar la crisis económica provocada por el coronavirus.

El salario mínimo será de 141.7 pesos en general, y para la zona fronteriza llegará a 213.39 pesos. Estos ajustes son mayores a los propuestos por las cámaras empresariales, que esperan un aumento de hasta 10%.

Publicidad

Lo positivo

“Aumentar el salario mínimo no es cusa de inflación porque no es un aumento generalizado, es para una proporción muy pequeña de la población que está en las peores condiciones económicas”, aseguró Bandala, especialista en Economía y Ciencias Políticas de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle;

David Kaplan, economista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), escribió en su cuenta de Twitter que a noviembre pasado el IMSS tenía registrados poco más de 4 millones de puestos de trabajo con un salario menor a 141.7 pesos.

Otro aspecto positivo tiene que ver con la integración al salario mínimo de los trabajadores agrícolas y a las trabajadoras domésticas.

“Eran dos sectores de la clase trabajadora que estuvieron relegados durante mucho tiempo y que estaban en condiciones de miseria”, celebró Jiménez Bandala.

Lo negativo

Aunque es bajo el porcentaje de empleos que perciben el salario mínimo, el 15% de aumento puede tener un impacto contrario a la recuperación económica que se busca después del impacto del coronavirus, ni tendrá un impacto generalizado.

“Se debió haber consensuado con el sector industrial y las empresas y no se hizo. En ese sentido, puede tener el impacto adverso en la recuperación económica, sobre todo por el lado del empleo formal”, apuntó Garza del EGADE Business School.

“Hay que decirlo, el impacto es bueno para un estrato de ingresos muy bajos, pero tampoco va a ser un impacto generalizado”, agregó.

“Lamento que no se haya logrado el acuerdo, porque eso es lo mejor. Sin embargo, considero que fue una buena decisión la que se tomó por parte de la Comisión de Salarios Mínimos”, comentó el presidente Andrés Manuel López Obrador el jueves en su habitual conferencia matutina.

Sin embargo, para los expertos, el aumento no ataca el problema de fondo en el país: la falta de productividad.

“Sin aumento de productividad solo generan un paulatino empeoramiento del mercado laboral”, señaló Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco Base.

“¿Cómo se da esto? Dándoles más competencias de calidad para que los trabajadores puedan contribuir más al desarrollo económico, invirtiendo en sectores más productivos.”, explicó Jesús Garza.

Es preciso contar con tres cosas: apoyo fiscal, invertir en ciencia y tecnología y aumentar la inversión pública.

“Mientras no haya estos tres factores que son estructurales, vamos a seguir viendo remuneraciones bajas porque tu única competencia va a ser la mano de obra barata”, sostuvo.

“Si tú, de facto, lo único que haces es estar subiendo el salario mínimo constantemente, sin aumento de productividad en la economía, lo único que vas a generar es inflación. Puede haber un problema inflacionario considerando que la productividad nacional está cayendo fuertemente, la caída en inversión y capital humano que se está observando”, comentó Garza.

¿Cómo recuperar el poder adquisitivo sin poner en riesgo a las empresas?

Además de fomentar la inversión productiva y el capital humano, se tiene que atacar la inflación, que los precios aumenten menos que los salarios y lograr consensos entre gobierno, empresas y empleados.

“La inflación a largo plazo lo que genera es una disminución en tu ingreso disponible. Luego, cada año, hacer un debate consensuado entre todas las partes de los aumentos salariales que se requieren para que una persona con un salario mínimo tenga los suficientes ingresos para subsistir”, expuso el profesor de la EGADE.

“En este año particular, por lo que estamos sufriendo por la pandemia y por lo que estamos sufriendo las empresas, se debe incorporar un factor importante que es proteger a las empresas, sobre todo Pymes, que son las que emplean a más del 60% de la población”, agregó.

Publicidad

¿Cuánto tardará la recuperación del poder adquisitivo en México?

Aunque en los últimos tres años, los aumentos salariales han sido mayores a los previos, la brecha salarial es muy alta, comparado con el nivel que se tenía en 1976, señaló Jiménez Bandala.

Para que no se interrumpa esta política de aumentos salariales más allá del sexenio actual se tendría que implementar una reforma política transexenal.

“Que ya estuviera establecida la legislación cuál va a ser el monto del aumento, independiente de la inflación, este llamado MIR o monto de independiente recuperación”, sostuvo el profesor de La Salle.

Habrá inflación o pérdida de empleos

“Se me hace una exageración decir que van a quebrar las empresas si pagan este aumento salarial. Cuando empezó el auge en China se mencionaba que ellos tenían como ventaja comparativa bajos salarios, por eso se convirtió China en la fábrica del mundo. Ahora resulta que China sigue siendo la fábrica del mundo, pero los salarios en China son más altos que los salarios en México”, dijo el presidente López Obrador el jueves.

A decir de Jiménez Bandala, el aumento salarial no traerá presiones al alza en la inflación ni hay amenaza de cierre de empresas y pérdida de empleos.

De 1976 a la fecha el poder adquisitivo de los trabajadores mexicanos ha disminuido, esto porque en los años 80 hubo hiperinflación en el país.

“El miedo que dejó a las personas, toda la generación de los 80, fue el argumento perfecto para que se justificaran los aumentos salariales bajísimos y que estuvieran por debajo de la inflación.

“Durante más de 30 años se castigó el salario de los trabajadores, inclusive hubo años donde los aumentos estuvieron por debajo de la inflación”, lamentó López Obrador

Con eso se contenía también la lucha de los trabajadores”, señaló el académico de La Salle, quien encabezó un estudio con el que se propuso un aumento salarial de entre el 19% y el 23%.

“Ese estudio está hecho sin que la variable inflación se saliera de los límites que ha puesto el Banco de México (3% +/-1 por ciento para arriba o para abajo). Tener un aumento mucho mayor hubiera sido causal, ahora sí, lo que dicen los empresarios, de que se perdieran puestos de trabajo o que se desbordara la inflación”, precisó.

En torno al riesgo de cerrar micro y pequeñas empresas o que aumente la informalidad, argumento de la Coparmex para un aumento de 10%.

“La evidencia empírica ha demostrado lo contrario, que aumentos en los salarios provocan que haya mayor demanda agregada, y con eso se estimula mejor la economía. Que la masa salarial crezca del trabajo formal, hace que los trabajadores tengan mejores condiciones para retirarse, en las prestaciones médicas. Que se convierte en informal el trabajo, también es mito”, dijo el profesor de la Salle, Jiménez Bandala.

Publicidad
Publicidad
Publicidad