Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Quién gana y quién pierde cuando el peso mexicano se debilita frente al dólar?

En un país como México, que depende del petróleo y de las importaciones para la fabricación de productos, el fortalecimiento del dólar no siempre trae buenas noticias.
mié 13 octubre 2021 11:49 AM
¿Es bueno o malo que el peso pierda terreno frente al dólar?
Cuando el peso pierde terreno frente al dólar, los importadores pueden contratar coberturas cambiarias o echar mano del inventario para hacer frente a esta situación.

El peso mexicano es una de las divisas emergentes más utilizadas en mundo, lo que la hace susceptible choques externos en los mercados, sin embargo un peso caro o barato tiene sus pros y sus contras en la economía nacional.

Por un lado podemos afirmar que el país es productor de petróleo, pero por el otro, gracias a tratados de libre comercio como el que tiene con Estados Unidos Canadá (T-MEC), es un importador de materias primas y bienes intermedios para producir productos finales.

Publicidad

Si lo comparamos con el dólar, el peso está en su nivel más bajo en casi siete meses.

¿Quién gana con un peso barato?

Los primeros en sonreír cuando el peso pierde frente al dólar son todos lo que venden sus productos y servicios en el extranjero, esto incluye al sector petrolero, comentaron a Expansión Julio Escandón, director general de Grupo Financiero BASE; y Luis Gonzali, codirector de inversiones en Franklin Templeton México.

“En términos generales le beneficia a los exportadores porque ellos venden y cobran en dólares. Entonces, sus flujos monetizados se incrementan”, comentó Julio Escandón.

Mientras que para las finanzas gubernamentales resulta benéfico tener un peso débil “porque somos exportadores de petróleo y alrededor del 15% del ingreso del gobierno viene de la venta de petróleo. Entonces, un peso débil va a generar más utilidades, al gobierno, en general”, agregó Gonzali.

El director de BASE señaló que el país pasó de ser netamente petrolero a ser maquilador, es decir, que recibe materia prima y la transforma en productos terminados como automóviles, pantallas planas, entre otros.

¿Quién pierde?

Cuando el peso pierde terreno frente a la moneda estadounidense, los importadores son los que pierden, pues el costo de la materia prima para la elaboración de artículos terminados o los productos finales y servicios que compran del extranjero se encarecen.

Sin embargo, los movimientos en el tipo de cambio que no son duraderos, no se traducen en presiones inflacionarias –aumento de precios- ni en los márgenes de las empresas de manera inmediata, explicó Luis Gonzali al recordar el episodio del año pasado donde el dólar llegó a costar 25 pesos .

“Estos choques al tipo de cambio que duran uno o dos meses, las empresas los pueden evitar consumiendo parte de sus inventarios”, sostuvo. Además, estos eventos en el tipo de cambio no se sienten de inmediato en el consumidor final.

“El problema es cuando haces el rollover del inventario, cuando ya sacas todo el inventario y el tipo de cambio sigue depreciado y tienes que salir a comprar más a un tipo de cambio elevado. Ahí es donde puedes la depreciación en los bienes que compras en México”, agregó.

Publicidad

¿Cómo hacer frente a escenarios de un peso débil?

Cuando el peso se debilita frente al dólar, señalaron los especialistas consultados, los importadores tienen tres opciones: sacrificar ganancias y, así, evitar perder mercado por encarecer sus productos; contratar coberturas cambiarias, y hacer compras por adelantado.

En el caso de los grandes productores que dependen de materias primas agrícolas –Bimbo o Bachoco, por citar algunos ejemplos- utilizan derivados para eliminar riesgos con el tipo de cambio y del costo de la materia prima, comprando a través de futuros, señaló Luis Gonzali de Franklin Templeton México.

Para los importadores promedios no hay más que utilizar el inventario, esperando que el peso no tarde en recuperar el terreno perdido.

Las coberturas cambiarias, explicó Julio Escandón de Grupo Financiero BASE, ayuda a los importadores a “congelar” el tipo de cambio.

“La recomendamos a máximo seis meses, pero no del 100% de tu costo porque sería una apuesta demasiado alta, porque si se regresa el dólar (si el peso se fortalece) ya amarraste un precio más alto”, dijo.

¿Por qué se dan los movimientos en el tipo de cambio?

En México el peso ha perdido terreno frente al dólar por cuestiones globales, no tanto por temas internos. Uno de ellos tiene que ver con el hecho de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ya comenzó a ver cuándo va a comenzar a disminuir la compra de bonos y a aumentar la tasa de interés de referencia. Otra razón, también relacionada con Estados Unidos, tiene que ver con el techo de endeudamiento de Estados Unidos y la posibilidad de caer en default (impago), explicó Luis Gonzali.

“El peso mexicano es de las monedas emergentes más liquidas del mundo, entonces tienda a sobrereaccionar cuando hay una apreciación del dólar a nivel general”, destacó el codirector de inversiones en Franklin Templeton México.

“Un impacto relevante sería una depreciación o apreciación del peso de más del 5%, es decir, un peso y tendría impacto para todas las empresas que no tienen coberturas”, señaló Escandón al tiempo de señalar que septiembre fue un mes muy volátil en el tipo de cambio.

El Banco de México (Banxico) cuenta con mecanismos como las subastas extraordinarias de dólares, las cuales aplica “cuando las autoridades monetarias perciben condiciones inusuales de alta volatilidad e iliquidez en el mercado de cambios que presionan sobre el valor del peso”, según el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Publicidad
Publicidad
Publicidad