Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jóvenes y desempleados, principales víctimas de los montadeudas

Estafadores se aprovechan de quienes no tienen dinero porque están sin trabajo o porque tienen alguna urgencia económica, dicen expertos; recomiendan cuidarse de apps que ofrecen soluciones exprés.
jue 18 agosto 2022 11:40 AM
montadeudas apps que hacer
La edad promedio de las personas que han sufrido este delito oscila entre los 22 y los 38 años.

Mexicanos de entre 22 y 38 años, especialmente los que no tienen empleo, son víctimas de los fraudes digitales, también conocidos como "montadeudas".

Aunque el gobierno de la Ciudad de México ha iniciado una serie de investigaciones y ha detenido a 27 personas , aquí te decimos cómo evitar caer en estos esquemas.

Todo inicia porque con el aumento de la digitalización y el uso de teléfonos celulares, los estafadores cometen delitos a través de aplicaciones móviles ofreciendo préstamos exprés que después de un tiempo cobran con altos intereses y en casos extremos, con violencia.

Publicidad

Defensa del Deudor, una organización civil que da asesoría legal gratuita, dijo a Expansión que en los últimos meses ha recibido miles de solicitudes de asesoría por día.

"Las denuncias ante la autoridad no son nada comparado con la cantidad de solicitudes de ayuda que nos llegan todos los días. El 80% de las asesorías que hemos dado en 2022 son por (fraudes en) aplicaciones, en 2020 el porcentaje era de 40%", dijo en entrevista Ángel González Badillo, director de la organización.

Consideró que desde la pandemia, el mercado potencial de estas aplicaciones aumentó debido al gran número de personas que se quedaron sin empleo. En 2020, se perdieron 647,710 empleos registrados ante el IMSS.

"Ven la aplicación como una solución y entendamos que la gente que pide dinero a las aplicaciones no tiene dinero, es la población más desfavorecida, gente que no tiene empleo o que gana muy poquito. Le pide a las aplicaciones 1,000 o 2,000 pesos para completar su renta, para comprar medicamentos o para comprar la despensa. No te puedes ir de viaje con lo que te presta una aplicación", sostuvo.

Estas aplicaciones se descargan en tiendas digitales como Google Play y piden a los usuarios información personal como contactos o acceso a su galería de imágenes a cambio de préstamos que no pasan de los 10,000 pesos.

González Badillo añadió que muchos de los fraudes se cometen en aplicaciones que son autorizadas sin ser reguladas. “Es común que estas aplicaciones, aunque sean legales, utilicen un esquema de cobranza bastante violento, que no reconozcan los pagos que hace la gente, por ejemplo: personas que liquidan la deuda y las empresas dicen que el pago no ha caído”, explicó.

"Montadeudas", así funciona esta estafa digital en México

El experto agregó que no hay forma de solucionar el problema porque no existe una autoridad regulatoria, dejando al cliente indefenso y en algunos casos con afectaciones a su historial crediticio. La mayoría de estas empresas tampoco tienen un domicilio al que se pueda ir a reclamar bajo el argumento de que son digitales.

En el caso de apps ilegales el problema es aún más complejo: los desarrolladores son originarios de países como China o Taiwán y se dan a conocer en redes sociales como Facebook, por lo que la gente piensa que son confiables y las descargan.

Las aplicaciones, legales e ilegales, solicitan a los usuarios una serie de permisos entre ellos el acceso a la libreta de contactos, de imágenes o calendario, así como a la ubicación vía GPS.

“De inmediato descargan tu libreta de contactos y algunas aplicaciones ofrecen, por ejemplo, 91 días para liquidar la deuda, pero al quinto o sexto día comienzan las llamadas o los mensajes amenazantes diciéndole a la gente que tienen que pagar ya y resulta que los intereses no eran para nada los que señalaban al principio”, advirtió González.

Los extorsionadores usarán la lista de contactos para pedir a amigos y familiares que paguen esa deuda o para acusar a la persona de mal pagadora. Estas aplicaciones están diseñadas para que las deudas se vuelvan impagables y amenazan con mandar a sus clientes al buró de crédito. Sin embargo, eso es una mentira. Ninguna institución que no sea legal puede ponerte una marca negativa en el buró de crédito.

“Una aplicación ilegal no te puede reportar ante buró de crédito, no puede contratar los solicitudes de crédito porque le faltan requisitos para hacerlo, tampoco te puede demandar el pago porque no existe un documento para respaldar la deuda aunque sea digital”, destacó el especialista.

Como estas apps tienen acceso a la galería y contactos, los delincuentes pueden usar fotos para amedrentar a las personas o mandar mensajes amenazantes a los contactos del deudor.

“La agresión se da con todo, incluso (mandan) fotos de gente descuartizada o muerta. La aplicación ilegal sabe que la gente en algún punto ya no le va a poder pagar, porque la gente pide 1,000 pesos, le dan 600 y le logran sacar 2,000 o 3,000 pesos con este esquema de cobranza”, añadió.

Las personas, con tal de que no molesten a sus amigos y conocidos, hacen abonos de 300 o 400 pesos hasta que terminan pagando hasta 10 veces más de lo que recibieron.

¿Cómo prevenir caer en este tipo de estafas?

Defensa del Deudor recomienda a aquellos que van a solicitar un préstamo vía aplicación, que primero revisen si está registrada ante la Condusef . Si la firma está en ese padrón, puedes tener la certeza que habrá una dependencia que te asesore o respalde.

Para el caso de empresas fintech, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tiene un registro de 34 empresas que cumplen con la normatividad. Si quieres consultar la lista, puedes entrar a este link .

Una red flag elemental es que pidan dinero por adelantado, argumentando que es para trámites legales o para investigar tu perfil.

También se puede consultar en este link el Portal de Fraudes Financieros. Se trata de una página, lanzada por la misma Condusef, en la que usuarios denuncian fraudes o estafas de empresas ilegales que se hacen pasar por otras haciendo ligeros cambios en los nombres.

¿Qué puedo hacer si ya caí en este esquema?

En caso de que hayas descargado la aplicación y la firma te amenace, debes levantar una denuncia al Ministerio Público o también puedes pedir asesoría en Defensa del Deudor .

González recomendó, adicionalmente, modificar los permisos de la app y desinstalarla. También puede bloquear los números que molesten al usuario.

“Estos tipos utilizan ingeniería social para tratar de doblegar a las personas a nivel psicológico con amenazas de imágenes, de audios, etcétera. El consejo que le damos a la gente es que no se enganchen, no contesten bajo ninguna circunstancia, simple y sencillamente en cuanto escuchen o lean el mensaje que se trata de un cobrador, hay que bloquear”, sostuvo.

Aunque el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México tiene registros de 5,452 casos de extorsión vía app entre enero y junio de este año, Defensa del Deudor dice que son muchos más.

No todo es culpa de los usuarios. González señala que tras la pandemia, que dejó a más de un millón de personas sin empleo, las aplicaciones que prestan dinero se convirtieron en una alternativa para las personas y así pagar gastos como la renta o la compra de alimentos. La situación se agrava, de acuerdo con el experto, con personas adultas mayores que son más vulnerables.

Empresas financieras sufren suplantación de identidad

Okredito es una empresa de soluciones financieras que otorga préstamos desde 500 hasta 6,000 pesos. La compañía dijo a Expansión ha sido víctima de suplantación de identidad.

Carlos Urrutía, vocero oficial de Okredito, comentó en entrevista que una empresa se hace pasar por ellos con nombres como OKcredito, ha recibido denuncias ante el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia por el delito de fraude.

OKredito ya se puso en contacto con las autoridades para deslindar responsabilidades y han interpuesto denuncias penales contra los usurpadores. “Hay muchas empresas que tienen nombres semejantes y (las personas) en cualquier momento se pueden confundir, muchas de estas empresas son usurpadoras de identidad, lo quiere decir que pueden tener un nombre muy parecido al mío que pueden publicar sus contratos con información muy similar a la mía”, advirtió.

También han buscado a las tiendas en línea para reportar a estas empresas hasta que las dan de baja, sin embargo, días después vuelven y retoman operaciones.

Para evitar que haya más afectados, OKredito está ideando una estrategia: van a educar a sus clientes con consejos que les permitan evitar caer en estos fraudes, sostendrán conversaciones con autoridades del gobierno hasta lograr un trabajo colaborativo en temas de legislación y promoverán entre sus clientes la denuncia incentivada, es decir, que habrá una recompensa para cada persona que les advierta de una suplantación de identidad.

Para Urrutía más allá de una mala reputación a la firma, le preocupa el daño que este tipo de sucesos impacten al ecosistema financiero.

 

Tags

Publicidad
Publicidad