Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tu bolsillo tendrá que esperar para sentir que la inflación se ha calmado

Se espera que la inflación pierda fuerza los siguientes meses, sin embargo el bolsillo de los mexicanos seguirá padeciendo el encarecimiento de productos y servicios.
lun 28 noviembre 2022 11:59 AM
Inflación en México con sabor agridulce en 2023
Se espera que los precios de los alimentos sean los que más tarden en normalizarse, señalaron analistas.

La inflación en México se desacelera. Lo peor del alza de precios, al parecer, ya pasó.

Ambas frases encuentran sustento en los más recientes resultados del Índice Nacional de Precios al Consumidor y a que estos se comparan con los niveles récord de los últimos meses, lo cual no necesariamente significa que los consumidores sientan un alivio en sus bolsillos.

Economistas consideran que el próximo año el encarecimiento de productos y servicios será menor al que se observó gran parte de 2022, pero que aún está lejos de que la inflación regrese al objetivo del banco central de 3% +/- un punto porcentual.

Publicidad

La inflación se mide con una base de comparación anual, lo que significa que tras los niveles no vistos en dos décadas en México "basta con que la inflación sea un poco menos alta para que veamos reducciones en términos anuales", y eso no significa "que las tasas de inflación vayan a ser muy bajas", apuntó Jessica Roldán, economista en jefe de Finamex Casa de Bolsa.

"Estamos esperando que las lecturas de inflación para el año que entra vengan presionadas, la diferencia es que van a ser presiones menos fuertes que las que observamos este año. Es cierto que vamos a ver una reducción, sin que eso venga acompañado de una normalización en las cifras de inflación", añadió.

En la primera quincena de octubre, la inflación anual fue de 8.14%, por debajo del 8.28% que esperaba el mercado, sin embargo, sigue siendo de más del doble de la meta de Banxico. La buena noticia es que, según datos del Inegi, este indicador ha comenzado a bajar desde el 8.77% que alcanzó en la segunda mitad de agosto.

Las presiones que se esperan para el próximo año son en el precio de alimentos y de materias primas necesarias para la elaboración de alimentos procesados, agregó Adrián de la Garza, economista en jefe y director de estudios económicos de Citibanamex.

“Cuando decimos que ‘baja la inflación’, depende de qué nivel baja y hacia qué nivel baja”, explicó de la Garza.

Lo anterior significa que los precios están creciendo a una tasa anual más chica; “seguimos viendo precios más elevados, pero a un ritmo menor”, agregó al tiempo de precisar que para ver una reducción de precios se necesitarían cifras negativas en el índice de precios al consumidor.

De acuerdo con el directivo de Citibanamex, en los últimos 10 o 15 años “el crecimiento de los precios promedio en el país ha sido 4%”.

Para lograr ese 4%, o incluso el 3% que es la meta inflacionaria de Banco de México, habrá que esperar hasta 2024, coincidieron los expertos consultados.

 

En Citibanamex pronostican que la inflación cerrará 2023 entre 4.8% y 5.1%.

“El año que entra vamos a empezar, todos, a ver que los precios, cuando compramos cosas, aumentan menos de lo que habían estado aumentando. Pero, sobre todo para 2024 ya no vamos a sentir ese fenómeno, sin que uno tuviera en el radar el ‘voy a ir a comprar al super y a ver cuánto subieron los precios’”, adelantó Jessica Roldán de Finamex.

Una parte no tan agradable de la inflación, tiene que ver con que “los alimentos son los que más van a tardar en bajar, o en normalizarse”, agregó.

Presiones al alza

Si bien los analistas y el mercado espera que la inflación comience a bajar a partir de 2023, hay algunos factores como el que la guerra en Ucrania, por el lado del precio de los energéticos, granos y alimentos, así como más disrupciones en las cadenas de producción y suministro, que pueden jugar en contra y hacer más largo el proceso disminución en este índice.

Adicionalmente, detalló Roldán de Finamex, un nivel alto en las tasas de interés de referencia puede ocasionar “cierta turbulencia financiera”, lo que depreciaría el tiempo de cambio y generar “presiones inflacionarias adicionales”.

Otro factor que pudiera representar un choque inflacionario adicional tiene que ver con los salarios. Si suben mucho, habrá una espiral inflacionaria.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) ya está analizando el aumento salarial para el próximo año. El sector patronal puso sobre la mesa una propuesta de 15% y los sindicatos de 25%.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad