Publicidad
Publicidad

La historia del fin de un imperio llamado General Electric

Por malos manejos, el conglomerado ha tenido que desprenderse de unidades de negocio, ha despedido empleados, reducido su dividendo y ha salido del índice accionario estrella de Wall Street.

General Electric (GE), el conglomerado en una rápida contracción, está a punto de volverse aún más pequeño.

El grupo con escasez de efectivo reveló este martes sus planes de dividir su negocio del cuidado de la salud y vender su participación en la empresa de gas y petróleo Baker Hughes .

La firma planea usar las ganancias para pagar una montaña de deuda acumulada por años de acuerdos mal planeados.

nullEl anuncio llega el primer día en 110 años en que GE no formará parte del Promedio Industrial Dow Jones; fue reemplazado por Walgreens Boots Alliance en el índice de élite de 30 acciones.

Publicidad

Lee: 5 claves para entender la crisis de General Electric .

Los cambios dejarán a GE, uno de los mayores conglomerados de Estados Unidos, enfocados únicamente en la aviación, poder y energía renovable.

GE ya ha acordado vender su división centenaria de ferrocarriles y está buscando un comprador de la icónica unidad de bombillas fundada por Thomas Edison.

Este lunes se despidió de su negocio de distribución de energía, que vende equipo que se usa para generar energía en áreas remotas .

Publicidad

El conglomerado ya se ha desvinculado de NBC Universal, su negocio de electrodomésticos y gran parte de GE Capital, la división bancaria que casi llevó a la empresa a la quiebra durante la crisis financiera.

Lee: General Electric, del esplendor al ocaso en un par de décadas .

"Hoy se conmemora un hito importante en la historia de GE”, dijo el CEO John Flannery en un comunicado.

Flannery dijo que los negocios que permanecen son “altamente compatibles” y "dispuestos para el crecimiento futuro”.

Publicidad

El CEO prometió continuar haciendo al grupo “más simple y fuerte” a la vez que limpia su balance financiero hinchado.

Wall Street aplaudió la decisión, impulsando más de 7% las acciones deprimidas de la empresa en la cotización previa a la apertura del mercado de este martes . GE perdió casi la mitad de su valor el año pasado y ha caído otros 27% en 2018. Las acciones están casi en su nivel más bajo en nueve años.

La división de la unidad de cuidados de salud representa un cambio importante para GE, que había dicho anteriormente que el cuidado de la salud permanecería dentro de sus tres grandes empresas.

La división fabrica máquinas de resonancia magnética y vende otros equipos médicos a hospitales y laboratorios. El grupo obtuvo ingresos por 19,100 millones de dólares el año pasado, lo que representó el 16% de las ventas totales de la compañía.

Publicidad

GE quiere que la división de cuidado de la salud sea una empresa independiente. El plan es que recaude dinero vendiendo una participación del 20% y luego distribuyendo el resto a los accionistas. La estructura exacta y el plazo se determinarán posteriormente. La firma espera completar las transacciones en los próximos 12 a 18 meses.

Lee: General Electric es una 'vergüenza', critican accionistas y empleados .

La decisión del grupo de deshacerse de su participación mayoritaria en Baker Hughes es un cambio dramático. Hace menos de un año completó la fusión de su negocio de petróleo y gas con Baker Hughes para crear un gigante de servicios de petróleo. El acuerdo con Baker Hughes fue una gran apuesta del antiguo CEO, Jeff Immelt.

Sin embargo, ahora GE planea vender su participación del 62.5% en Baker Hughes en los próximos dos a tres años. Algunas restricciones evitan que salga del negocio antes de mediados de 2019.

Publicidad

Arreglando el desastre de deudas

Cuando asumió el mando el año pasado, Flannery heredó un desastre de Immelt. La deuda total, incluyendo los compromisos de jubilación, se ha casi triplicado desde 2013, de acuerdo con Moody's. Al mismo tiempo, el negocio de GE se ha deteriorado, dejando a la compañía con menos efectivo para pagar las deudas.

Bajo Immelt, el déficit de pensiones de GE se convirtió en el mayor en el S&P 500 debido a la falta de atención y las tasas de interés extremadamente bajas.

Publicidad

Lee: Una mala jugada de General Electric por 24,000 mdd la tiene al borde del colapso .

Flannery intenta arreglar GE al tomar un enfoque distinto al de Immelt y el legendario CEO, Jack Welch. El actual CEO busca simplificar la empresa que se había vuelto demasiado complejo en las últimas décadas.

Tras vender sus activos, la compañía espera eliminar 25,000 millones de dólares en deuda para 2020 y aumentar los niveles de efectivo. La meta es llevarla a un nivel saludable de endeudamiento y mantener su calificación crediticia fuerte.

Lee: Todo en General Electric se hace pequeño, menos su deuda .

Publicidad

Sin embargo, S&P Global Ratings advirtió este martes que espera disminuir la calificación crediticia de GE después de que complete su acuerdo de la división de cuidado de la salud debido a la pérdida de flujo de efectivo y diversificación.

¿El dividendo está a salvo?

El año pasado, GE recortó a la mitad su dividendo y eliminó miles de empleos .

Publicidad

El grupo señaló este martes que podría tener que recortar su dividendo de nuevo. La empresa dijo que una vez que se separe su división de cuidado de la salud, espera ajustar el dividendo para concordar con sus pares industriales. Hasta entonces, GE dijo que planea mantener el dividendo actual.

Lee: Más malas noticias para los accionistas de GE, su dividendo está en riesgo .

Flannery también prometió continuar reduciendo a GE Capital, convertido en uno de los bancos más grandes de Estados Unidos por Welch e Immelt. Ahora, GE Capital es una fuente de dolor financiero.

El conglomerado planea vender 25,000 millones de dólares en activos financieros de energía e industriales para 2020. Pero GE Capital todavía requiere más recursos de su empresa padre.

Publicidad

GE dijo que planea invertir otros 3,000 millones de dólares a GE Capital en 2019. La firma dijo que está “explorando activamente” maneras de recortar su exposición de seguros.

GE asombró a Wall Street, y a los reguladores, en enero cuando anunció pérdidas de 6,200 millones de dólares en seguros y advirtió que necesitaría reinyectar 15,000 millones de dólares al negocio.

Las noticias hicieron que las acciones de GE cayeran en espiral y se iniciara una investigación por parte de la SEC, el regulador financiero de Estados Unidos.

En el futuro, el grupo se verá muy distinto, esencialmente convirtiéndose en una empresa de energía y motores a reacción.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad