Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bugatti: renacen los autos más rápidos y hermosos del mundo

La marca, adquirida por Volkswagen hace dos décadas, está volviendo a ser rentable con modelos como el Chiron y el Divo.
Chiron
Chiron. Es el automóvil de producción más rápido del mundo, pero también es fácil de conducir en carreteras normales.

MOLSHEIM (CNN) - Dentro del pequeño edificio de cristal donde se fabrican algunos de los autos más rápidos del mundo, nunca hay una sensación de apuro. También hay poco ruido.

En un túnel revestido con centelleantes luces blancas, los trabajadores pueden buscar pequeñas imperfecciones en el producto terminado. En otros lugares, deslizan un motor de 16 cilindros en su contenedor justo detrás del asiento del conductor. De vez en cuando, se reúnen en una mesa central para una reunión.

No hay ninguna línea de montaje aquí. No tendría sentido establecer una. Solo algunos cuántos coches son fabricados aquí a la vez.

Lee: La falta de estaciones de carga frena a la industria de vehículos eléctricos

Este es el hogar de Bugatti en la región francesa de Alsacia. Estoy de pie dentro de una fábrica, pero Bugatti nunca usaría esa palabra. Los ejecutivos de la compañía siempre se refieren a ella como “el atelier”, el lugar de trabajo de un artista o un artesano. Un poco pretencioso, tal vez, pero la palabra encaja.

Construida en 2005 por el propietario corporativo de Bugatti, Volkswagen Group, la sede de Bugatti en la ciudad de Molsheim se ubica en un terreno que fue propiedad de Ettore Bugatti a principios de 1900, cuando él fabricaba algunos de los autos más rápidos, caros y hermosos del mundo.

Publicidad

Volkswagen ha hecho todo lo posible para recrear la esencia de lo que el pequeño taller de Ettore Bugatti hacía en la primera mitad del siglo XX.

Trayendo a Bugatti de vuelta desde el abismo

Hace solo tres décadas, Bugatti estaba, en términos prácticos, extinto. Después de la muerte de Ettore Bugatti en 1947, la marca nunca se recuperó por completo. Hubo intentos esporádicos de revivirla, incluido uno que produjo algunos ejemplos de un superdeportivo bien calificado, el EB110, que fue fabricado en Italia. Ninguno de estos intentos finalmente tuvo éxito.

Recomendamos: El Model 3 de Tesla rebasa a Audi Q5, Lexus y otras marcas de lujo en EU

Para cuando Volkswagen compró a Bugatti después de su bancarrota en 1998, solo quedaba un nombre y un logotipo rojo oval.

Pero reconstruir marcas es algo que Volkswagen ha demostrado que puede hacer particularmente bien. En el mismo año en que Volkswagen compró la marca Bugatti, también compró la marca británica de ultra lujo Bentley. Bajo las largas décadas en propiedad de Rolls-Royce, Bentley se había reducido en gran parte a una placa colocada en autos que de otra manera no eran muy diferentes a los Rolls-Royce.

Con la introducción de automóviles visualmente impactantes como el Continental GT, Volkswagen devolvió a Bentley sus raíces como un fabricante de automóviles lujosos pero rápidos y deportivos, claramente distintos en cuanto a la sensación y la imagen de los de su antiguo propietario. (La marca Rolls-Royce fue comprada por BMW, que construyó una nueva fábrica y también se dedicó a restaurar la imagen de esa marca).

Sin embargo, Bugatti estaba en una forma mucho peor que Bentley. Cuando Volkswagen entró en escena, no se habían fabricado autos Bugatti en Molsheim en aproximadamente medio siglo.

Bugatti renació con el Veyron en 2005. Ahora, Bugatti vende dos superautos ultrarrápidos, el Chiron y el recientemente presentado Divo, ambos construidos en la instalación en Molsheim, con precios que comienzan en 3 millones de dólares y casi 6 millones de dólares, respectivamente.

Lee: Erancel de importación en China, el nuevo gran enemigo de Tesla

La tierra de ‘Le Patron’

La localización de la producción en la región francesa de Alsacia fue un movimiento estratégico por parte de Volkswagen. Primero, le da un aire de autenticidad a la marca Bugatti. Los compradores ahora visitan con frecuencia el taller para hablar sobre sus autos y ver dónde son hechos. Esos clientes caminan por los terrenos de “Le Patron”, como se le llamaba a Ettore Bugatti.

El hijo de un renombrado diseñador de muebles de estilo modernista italiano, Carlo Bugatti, Ettore Bugatti fue un extravagante genio de la ingeniería que se hizo conocido por sus finos gustos y su amor por los caballos. Los autos que creó se ganaron una reputación en las pistas de carreras de Europa y América como algunos de los más rápidos del mundo.

Para aquellos que no competían, Bugatti hizo autos rápidos cubiertos con hermosas carrocerías diseñadas por el hijo de Ettore Bugatti, Jean Bugatti.

Más allá de la historia, hay otros motivos para ubicar la producción de Bugatti en Molsheim, dicen los ejecutivos. Hay muchos trabajadores de manufactura calificados para contratar y hay un intenso orgullo local por la marca más famosa de la ciudad.

Además, dada la historia de la región (la frontera entre Francia y Alemania se ha movido de un lado a otro a través de ella varias veces en la historia) muchas personas hablan alemán, el idioma común de la planta de producción.

Recomendamos: Hyundai firma alianza para producir camiones eléctricos

Ettore Bugatti era un fanático de la limpieza e insistió en que su taller fuera impecable, como lo es esta versión moderna. Antisépticamente limpio, el espacio parece un cruce entre un laboratorio de semiconductores y un garaje.

Bugatti planea producir un total de solo 500 Chirons y solo 40 Divos en un proceso que puede demorar hasta dos meses por cada automóvil.

“Normalmente en una línea de producción, el tiempo es muy predecible. El tiempo es escaso. Aquí no lo es”, dijo Christophe Piochon, jefe de producción de Bugatti.

La instalación moderna de Bugatti es ciertamente mucho menos autónoma en la actualidad que en la era de Ettore Bugatti. Ahora es puramente una ubicación de “montaje final”.

Los componentes principales, como los enormes motores de 16 cilindros y las secciones de la carrocería de fibra de carbono, son fabricados en otros lugares y se envían aquí para ser armados. Luego, los resultados finales se inspeccionan meticulosamente y se realizan pruebas en caminos rurales locales y en un aeródromo cercano.

Hay otra gran diferencia. Volkswagen de hecho quiere obtener una ganancia sostenida por parte de la marca.

“No creo que el señor Bugatti fuera un hombre de negocios en absoluto”, dijo Kruta.

Lee: La venta de autos híbridos y eléctricos crece 101% durante junio

En el tiempo de Ettore Bugatti, el dinero llegaba de los clientes y el dinero se gastaba en la fabricación de automóviles, el pago a los trabajadores y en el lujoso estilo de vida de Bugatti. Al parecer, se cuestionó poco sobre si las sumas que entraban tenían mucha relación con las sumas que salían.

Después de dos décadas bajo la propiedad de Volkswagen, Bugatti —que vende aproximadamente 70 autos al año— recientemente se ha vuelto rentable.

Las naves espaciales del mundo automotriz

Hay maneras mucho más fáciles de ganar dinero en el negocio automotriz. Pero los autos de gama alta como el Chiron también están justificados por el prestigio que reflejan en su empresa matriz y los grandes desafíos que presentan.

Estas son las naves espaciales del mundo automotriz. Las marcas como Bugatti permiten a los diseñadores, ingenieros y ejecutivos más talentosos de una automotriz explorar aspiraciones audaces sin abandonar la compañía para hacerlo, dijo el consultor de marca Erich Joachimsthaler.

Los autos mismos se adhieren a la fórmula de Bugatti. En la década de 1930, los automóviles como el Type 57 Atlantic se encontraban entre los más rápidos y lujosos de su época. Todavía se consideran algunos de los más bellos jamás fabricados.

Recomendamos: El 60% de los automóviles Ferrari serán híbridos en 2022

Hoy en día, el Chiron es el automóvil de producción más rápido del mundo, pero también es fácil de conducir en carreteras normales, al igual que lo eran los automóviles Tipo 57. Eso es mucho un desafío mucho mayor hoy en día debido a las velocidades mucho más altas posibles gracias a la ingeniería moderna. También es difícil crear un automóvil que pueda superar de manera segura más de 400 kilómetros por hora, pero aun así se ve hermoso cuando está estacionado.

“Nuestra filosofía es crear belleza a partir de los superlativos de ingeniería que tenemos en el auto y pensar en eso”, dijo Achim Anscheidt, jefe de diseño de Bugatti. “El desarrollo técnico puede ser hermoso. Si lo piensas, sabes, el cono de la nariz del Concorde, por ejemplo, o la Torre Eiffel o el Automium en Bruselas”.

Las grandes curvas detrás de las ventanas laterales del Quirón, por ejemplo, imitan las curvas de un clásico Bugatti de los años treinta. Pero también enmarcan enormes orificios de ventilación que absorben los enormes volúmenes de aire que alimentan el masivo motor del automóvil.

Una diferencia importante entre entonces y ahora es que, en su época, a Ettore Bugatti le importaba poco lo que los clientes individuales querían. Su idea era simplemente construir los mejores autos del mundo y, si realmente eran los mejores, los clientes pagarían mucho por ellos.

Lee: Auf Wiedersehen! Volkswagen dirá adiós al Beetle en 2019

Hoy en día, los clientes pueden elegir libremente combinaciones literalmente ilimitadas de colores de pintura exterior y tapicerías interiores.

“Tenemos que tener en cuenta que el 30% de nuestros clientes configuran su automóvil no con los colores que ofrecemos, sino que vienen a nosotros y nos dicen 'Quiero el color del bolso de mi esposa para el interior y quiero el color de mi clásico [Bugatti] Tipo 35 en el garaje para el color exterior”, dijo Anscheidt.

Le Patron nunca habría tenido la paciencia para ello.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad