Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

16 millones de autos después, la planta de GM de Lordstown puede quedar desierta

Los trabajadores de la ciudad estadounidense, que alguna vez fue un bullicioso centro industrial, con toda seguridad se convertirá en víctimas del plan de GM para reinventarse.
A sign welcomes visitors to the General Motors Lordstown Complex, assembly plant in Warren
Se va Después de más de medio siglo en Lordstown, GM se ha convertido en una parte fundamental de la economía local.

Julia Horowitz

NUEVA YORK - Cuando el primer sedán Chevrolet Impala salió de la línea de producción en la planta de General Motors en Lordstown, Ohio, el 28 de abril de 1966, Lyndon Johnson era el presidente. Las protestas contra la guerra de Vietnam estaban ganando fuerza. Los Beatles estaban a solo meses de tocar su último concierto en Estados Unidos.

Dieciséis millones de vehículos después, la planta de Lordstown podría quedar abandonada.

General Motors anunció el lunes que cerrará la producción en cinco instalaciones en Norteamérica el próximo año. Eso incluye la extensa planta de 6.2 millones de pies cuadrados en el valle de Mahoning en Ohio, que actualmente fabrica el sedán Chevy Cruze.

Lee: Renault, Nissan y Mitsubishi reafirman su compromiso de alianza

Los líderes sindicales y los funcionarios locales esperan que GM cambie de opinión y planee la producción de otro vehículo para la planta antes de que sea desocupada el próximo marzo.

Publicidad

La decisión de detener la producción en la fábrica fue popular entre los accionistas de GM, quienes adoptaron el plan de una empresa reducida y enfocada en el futuro.

Pero el plan parece sombrío para Lordstown. Los trabajadores de la ciudad, que alguna vez fue un bullicioso centro industrial, con casi total seguridad se convertirán en víctimas del plan de GE para reinventarse.

"Tenemos un gran producto, pero lo tenemos en el momento equivocado", dijo el alcalde de Lordstown, Arno Hill, a CNN.

Lee: Trump vuelve a la carga: amenaza con aplicar aranceles a autos

General Motors, el mayor de los "3 grandes" fabricantes de automóviles de Estados Unidos, es un empleador vital en las comunidades donde estableció sus plantas. En Lordstown, por ejemplo, GM es responsable de más de 1,600 empleos.

Ese número aumenta a aproximadamente 5,000 cuando se considera el impacto de la planta en Ohio, incluidos aquellos que trabajan en proveedores de autopartes, según James Dignan, presidente de la Cámara Regional de Youngstown / Warren, el grupo de desarrollo económico más importante de la región.

"GM es, por mucho, nuestra mayor instalación de producción y fabricación", dijo Dignan.

Después de más de medio siglo en Lordstown, GM se ha convertido en una parte fundamental de la economía local, a pesar de que el número de empleados en la planta ha disminuido.

Algunas grandes empresas en el área de Youngstown dependen de los empleados de Lordstown, como los sistemas Mercy Health y Steward Health Care, que según Dignan son los dos principales empleadores de la región. También está la estación de la Reserva Aérea de Youngstown militar.

Lee: Las difíciles decisiones de GM apuntan hacia el futuro

Y TJX, la compañía de tiendas departamentales propietaria de HomeGoods, Marshalls y TJ Maxx, está construyendo un centro de distribución a través de Ohio Turnpike desde la planta de Lordstown. Está programado para abrir en 2020 y se espera que genere 1000 empleos, dijo Dignan. Pero eso no es un sustituto para General Motors.

"No queremos que esos [puestos de trabajo] reemplacen a GM", dijo Dignan. “No son unos por otros”.

Los empleos de TJX requerirán habilidades diferentes y tendrán una escala salarial distinta. No está claro si serán empleos sindicales.

Si GM mantiene su planta en el valle de Mahoning en estado latente, afectará a toda la comunidad, según Dignan. La población local se reduciría, lo que llevaría a una base de impuestos más baja, dijo. Los restaurantes y bares tendrían menos clientes.

Lee: Trump culpa a la Fed por el cierre de plantas de GM

El presidente Donald Trump prometió romper esa dinámica familiar para que los trabajadores del sindicato que abandonaron el Partido Demócrata votaran por él en 2016.

El presidente criticó abiertamente a la CEO de GM, Mary Barra, y les dijo a los reporteros que necesitaba encontrar una manera de reabrir en Ohio, reemplazando al Cruze con algo que se vendería mejor.

Pero eso es exactamente lo que Barra dice que está haciendo, pero no necesariamente en Lordstown, dejando a los líderes locales desorientados.

Raíces profundas

La planta de Lordstown de GM atrajo la atención nacional en 1972 cuando los empleados se declararon en huelga. La acción condujo a la acuñación de una nueva frase, "Síndrome de Lordstown", en referencia al malestar y la depresión de los trabajadores jóvenes que trabajaban en las monótonas líneas de ensamblaje.

Lordstown seguiría siendo un lugar polémico para GM en años posteriores. Según los informes, la compañía consideró cerrar la planta en 2002 como parte de un esfuerzo de consolidación más amplio. Pero GM finalmente decidió mantener la fábrica abierta. Sobrevivió incluso después de que se declaró en bancarrota en 2009, que requirió un rescate masivo del gobierno federal.

Lee: Trump advierte retiro de subsidios a General Motors

GM anunció que la fábrica, que a lo largo de los años ha fabricado vehículos como el Chevrolet Vega, el Pontiac G5 y el Chevrolet Cobalt, se reduciría a un solo turno a principios de este año. Hasta 2016 trabajaba las 24 horas del día.

La semana pasada, el capítulo local del sindicato United Auto Workers (UAW) lanzó una campaña en todo el estado llamada "Drive It Home" (Llévalo a casa) para proteger los empleos de GM en Lordstown.

El sindicato aún tiene "esperanzas", dijo el lunes Dave Green, presidente del capítulo Local 1112 de la UAW. Los esfuerzos para persuadir a GM de fabricar otro vehículo en Lordstown ya están en marcha.

"Estamos decididos a hacer todo lo posible para convencer a General Motors de hacer de Lordstown parte del futuro de la fabricación de autos para esta gran compañía con la que hemos sido como familia durante 52 años", dijo Green en un comunicado.

Hill, el alcalde de Lordstown, también prometió seguir luchando.

"Anunciaron hoy que estaban terminando la producción, pero no nos dijeron que estaban cerrando el lugar", dijo. "Eso nos dice que todavía tenemos pulso".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad