Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las cadenas de tiendas, acostumbradas a ser "daños colaterales"

El desabasto de gasolina no ha provocado (de momento) el cierre de las cadenas de autoservicio, pero en años recientes el sector ya se ha acostumbrado a sufrir contingencias por factores externos.
Vacíos.
Los saqueos y eventos naturales han obligado a las tiendas a bajar sus cortinas en los últimos años.
  1. Las cadenas de tiendas se caracterizan por su organización logística y su previsión. Gracias a ello, estas empresas no han sufrido (de momento) efecto negativos por el desabasto de gasolina.

    Soriana, por ejemplo, asegura que tiene garantizado por tres meses el abasto de combustible que utiliza en su operación. Y Walmart y La Comer señalan que ya tomaron las medidas necesarias para continuar su operación sin incidencias.

    Lee: Pequeños comercios, turismo y carreteras ya resienten el desabasto de gasolina

    En esta ocasión, las firmas del sector están saliendo bien libradas, pero en los últimos años se han acostumbrado a sufrir contingencias que las llevaron a cerrar sus tiendas, lo que se tradujo en pérdidas de millones de pesos.

    Algunos de los sucesos que afectaron a las tiendas son:

  2. Sismos

    Desastre.
    La tienda de Soriana en Taxqueña se derrumbó. El dueño del predio es Grupo Gigante.

    En septiembre de 2017, dos sismos —uno el día 7 y otro el 19— azotaron varios estados del centro y sur del país, provocando cientos de muertos y daños económicos valorados en millones de pesos.

    Algunas tiendas minoristas tuvieron que cerrar sus puertas, como Galerías Coapa y la unidad de Suburbia en Villa Coapa, dos inmuebles de Liverpool. La plaza comercial fue reabierta en noviembre de 2018, pero la tienda de Suburbia continúa sin operar.

    Recomendamos: Así reaccionaron las empresas tras el sismo

    Otra de las compañías afectadas fue Oxxo. La cadena de tiendas de conveniencia tuvo que cerrar el 30% de sus tiendas en el centro del país debido a la falta de energía eléctrica. En general, la mayoría reabrió tras un par de días, aunque aún permanecen cerradas algunas sucursales que se dañaron con el sismo.

    Walmart también tuvo que cerrar temporalmente 94 de sus unidades ubicadas en estos estados, para revisar posibles los daños a los inmuebles. Finalmente, no reportó mayor afectación. Soriana no corrió con la misma suerte, pues el sismo del 19 de septiembre provocó el derrumbe de su tienda en Taxqueña.

    También lee: Las colonias que se pusieron de moda tras el sismo

    A pesar de todo, el sismo impulsó la venta de artículos de consumo básico, higiene, ropa e instrumentos de trabajo, como palas, lámparas y demás herramientas. De acuerdo con datos de la Antad, en septiembre de ese año, las ventas de las tiendas de autoservicio con más de un año en operación registraron un alza de 9%, el mayor incremento para ese mes desde 2012.

  3. Gasolinazo

    Estragos.
    Las pérdidas para las tiendas por los disturbios en enero de 2017 rondaron los 1,900 millones de pesos.

    El 1 de enero de 2017, México despertó con la noticia de que el costo del combustible —Magna, Premium y Diesel— aumentó hasta 20%. La noticia molestó a la población, que manifestó su descontento con disturbios.

    Durante los días que duraron las protestas, varias tiendas de cadenas de autoservicio fueron saqueadas. De acuerdo con la Asociación de Tiendas (Antad), resultaron afectadas 681 unidades.

    Lee: Saqueos y bloqueos: México se calienta por la gasolina

    Entre las cadenas de retail que sufrieron problemas estuvieron Walmart, Soriana, La Comer, Chedraui, Elektra y Oxxo.

    La entidad con más unidades saqueadas fue el Estado de México, con 221 tiendas, seguido de Veracruz, con 185, y la Ciudad de México con 73 incidentes.

    En total, las pérdidas ascendieron a más de 1,900 millones de pesos, según la Antad.

  4. Ingrid, Manuel y Odile

    Huracanes
    Los fenómenos meteorológicos suelen provocar el cierre de tiendas en las costas del país.

    Además de los sismos, otros desastres naturales también dejaron su huella en las cadenas de autoservicios. En septiembre de 2013, el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel azotaron las costas mexicanas.

    El paso de Ingrid y Manuel afectaron las ventas de los asociados a la Antad, que durante el mes de septiembre registraron una caída de 3.2%, según datos de la Antad.

    Un año después, el huracán Odile azotó Baja California Sur. Durante el fenómeno, 17 tiendas resultaron dañadas y otras más debieron ser cerradas debido a los robos y saqueos.

    Entre las cadenas que reportaron afectaciones se encontraron Walmart, Chedraui, Oxxo y Liverpool.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad