Síguenos en nuestras redes sociales:

Marihuana legal / header desktop Expansión
Marihuana legal / galería desktop Expansión
Publicidad

Nuestras Historias

Las empresas mexicanas se preparan para ser gigantes de la marihuana medicinal

El país se posiciona como el segundo mercado más grande en la región para la marihuana medicinal, después de Brasil, y estas empresas de reciente creación ya están listas para aprovechar el negocio.
  1. México se prepara para ser una potencia en CBD en Latinoamérica

    La legalización de la marihuana se discute en cada vez más países, incluyendo México, y en este contexto, las empresas han comenzando a interesarse por el mercado de la marihuana medicinal, el llamado CBD: el producto que viene de la planta de la marihuana, pero que no contiene el agente psicotrópico.

    “En los 60 países que están a punto de legalizar la marihuana, más del 90% de los casos están enfocándose en desarrollar productos con CBD para razones industriales y medicinales. La región más importante en este desarrollo es Asia, y en Latinoamérica, Brasil lidera en consumo. Luego están México, Colombia, Chile y Argentina”, comenta Giadha Aguirre, directora general de New Frontier Data.

    China es el mayor cultivador y productor de marihuana medicinal en el mundo, con el 95% de la industria. Por ello, según Aguirre, los países latinoamericanos deberían aliarse. “Va a depender de muchas cosas para que crezca la región, como que el costo de cultivar sea más bajo, como en Tailandia e indonesia; o que haya innovación como la de Estados Unidos y Canadá, que es el mercado más maduro. El problema que tiene Europa, que ocupa el segundo lugar en consumo, es que no puede cultivar o producir, y por ello Latinoamérica, Asia y Canadá están compitiendo para ver quién le va a exportar más”, añade.

    Lee: Esta es la empresa que patentó el Mariguanol

    México tiene tierras y una buena ubicación geográfica, pero deberá reducir sus costos para competir frente a los mercados asiáticos. “En Europa hay una gran oportunidad, no me sorprendería que Canadá le diera la vuelta, es decir, que las importaciones que haga de México u otro país latinoamericano los lleve a Europa. Ahí esta la fórmula”, señala Aguirre.

    México ya cuenta con grandes jugadores

    A finales del año pasado, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) liberó alrededor de 60 permisos para producir materias primas, alimentos, bebidas, suplementos alimenticios, cosméticos y farmacéuticos a base de cannabis.

    Las principales empresas que se vieron beneficiadas con estos permisos fueron CBD Life y CBD Science, quienes registraron la mayor cantidad de productos; además de Medimex, Hemps Meds, Farmacias Magistrales, Finat México, Endo Natura Labs, Kuida Life México, Pharma Oil Solutions y The Clinic Pain Relief Center.

    Recomendamos: La marihuana, el ingrediente codiciado de las empresas

    México dio los primeros pasos hacia la regulación de la cannabis en 2015, cuando la Suprema Corte otorgó los primeros amparos para el autocultivo con fines recreativos, con una sentencia que sentó jurisprudencia en el país.

    Sin embargo, a nivel legislativo, el avance ha sido lento. En 2016, las iniciativas de ley en materia de cannabis comenzaron a llegar al Congreso, y en la esfera público arrancó una discusión que concluyó con una reforma para permitir el uso medicinal y científico de la hierba.

    “Los grandes beneficiarios son las empresas que ya obtuvieron los permisos para la importación, para este tipo de industria que se abre ahora, de bebidas y comestibles hechos a base de derivados de cannabis. Se empuja una industria que ni siquiera se quería abrir en términos de uso adulto o personal”, dice Alejandro Madrazo, profesor investigador del Programa de Política de Drogas del CIDE.

  2. El empresario que revolucionó el mercado de marihuana medicinal en México

    PIONERO.
    Pionero. Raúl Elizalde fue de los primeros en defender en México los beneficios medicinales de los productos elaborados con CBD.

    Raúl Elizalde, hoy presidente de HempMeds México, logró ser el primero en obtener el permiso para importar aceite de cáñamo al país y tratar con éste, la enfermedad de su hija Grace.

    Su historia se hizo famosa, ya que ayudó a concienciar sobre las ventajas del CBD para combatir algunas enfermedades, como la Lennox-Gastaut, una forma grave de epilepsia que padece su hija. Gracias al aceite de cáñamo rico en CBD, consiguió bajar de 400 convulsiones por día a sólo 20.

    Éste fue el primer paso que llevó a una apertura profundizada en junio de 2017, cuando el Congreso mexicano promovió la reforma de la Ley general de Salud para autorizar la venta de productos derivados del cannabis para uso medicinal. Elizalde, quien ya se había labrado una reputación como pionero de esta industria, fue nombrado entonces presidente de HempsMeds en el país. Medical Marijuana fue la primera firma en importar y comercializar productos de CBD en México.

    Hoy, Elizalde se muestra satisfecho por los permisos que obtuvo HempsMeds por parte de la Cofepris, el regulador sanitario, a finales de noviembre de 2018, para vender cinco productos con derivado del cannabis. Se trata de dos cosméticos y tres suplementos alimenticios que ayudarán a tratar enfermedades como la de su hija.

    Lee: Empresas que producen terapias con marihuana, listas para entrar a México

    “Estamos felices de obtener nuestros productos registrados para poder importarlos. Son productos que ya estaban siendo usados por algunas personas como coadyuvantes en algunos tratamientos, y ahora lo van a poder tener de una forma más fácil, más accesible. Sin duda alguna, esto va a ser algo muy bueno para el mercado”, comenta.

    HempMeds ahora quiere importar la materia prima, para comenzar a fabricar los productos en México y luego exportarlos a Europa, Canadá, Estados Unidos y Latinoamérica. También planea desarrollar otro tipo de productos herbolarios de cannabis, cuenta Elizalde.

    El empresario considera que, en el mediano plazo, los crecimientos en ventas pueden ser de 200 a 300% debido a que va a ser un mercado en auge, con precios a la baja y cada vez más opciones de distribución en farmacias y supermercados. “Creemos que, en una primera etapa, al primer año, nuestros números deben de andar rondando por arriba del millón de dólares en México. Lógicamente, estos números tienen que ir en aumento (con la apertura del sector), y estimamos que pueden ir por encima de los 2 o 3 millones de dólares en un corto plazo”, agrega.

  3. El pionero que ya tiene una estrategia para vender CBD

    ABRIENDO PASO.
    Abriendo paso. Janko Ruiz de Chávez aspira a convertirse en uno de los mayores empresarios mexicanos en la venta de productos de CBD.

    Janko Ruiz de Chávez, con 18 años, fundó RHC Farma, una farmacéutica que desarrolló hace 12 años con el fin de elaborar medicamentos y remedios herbolarios. Con el tiempo, logró comercializar los productos en más de 40,000 puntos de venta, entre éstos, algunas cadenas, como Farmacias del Ahorro, Farmacias Benavides y Farmacias San Pablo.

    Su siguiente paso fue la creación de CBD Life hace dos años y medio, con la que planea introducir en México algunos de los primeros productos elaborados a base de cannabis. Ya tiene 21 permisos de la Cofepris para su venta. Entre éstos, se encuentra el mariguanol, un ungüento que se vende informalmente en lugares como el metro, y que esta compañía ahora patentó para distribuirlo en farmacias.

    Expansión: ¿Cómo surge la idea de desarrollar productos medicinales a base de cannabis?

    Janko Ruiz de Chávez: Los químicos que se encargan del desarrollo de las formulaciones de los productos nos hablaron de las propiedades tan increíbles que podrían tener algunos de nuestros productos, si los combinábamos con el CBD. Entonces empezamos a investigar, viajamos a Canadá, a Estados Unidos y a Europa, para ver cómo estaban desarrollados los diferentes mercados. Los estadounidenses son los que cuentan con el mejor desarrollo de productos, con la mayor investigación, y por eso, los escogimos como nuestra mejor fuente de proveeduría. Vienen de campos orgánicos de Colorado: a partir del cáñamo, se extrae un aceite especial que se transforma para que nosotros podamos importarlo y distribuir las marcas que creamos para el mercado mexicano, con la intención de poder llegar al mayor número de gente, dándoles un precio justo.

    La Cofepris libera permisos para alimentos y medicinas a base de cannabis

    E: ¿Cuándo decidió que sería el momento ideal para crear la empresa y lanzarse a un sector que aún no existía en México?

    JRC: Desde que empezamos a ver que pasaban los amparos para importar productos (con los jueces), gracias a los casos de tipos de epilepsias que ayudaron a concientizar entre la población sobre la necesidad de este tipo de productos.
    Entonces, nos dimos a la tarea de empezar a desarrollar una línea con la cual pudiéramos ser exitosos y llevar el ingrediente a esta gente. Lo que hicimos fue apostar por una tendencia mundial del cannabis, y por la creciente concientización de la gente sobre el poder del ingrediente.

    E: ¿Cuál es su proyección de ventas?
    JRC: Vamos a empezar a comercializar nuestros productos en diciembre, y la proyección de ventas para finales de este año (2018) es de 50 millones de dólares en nuestros 40,000 puntos de venta, además de iniciar la venta en línea en Amazon. Para los próximos cinco años, creemos que podemos alcanzar ventas por 150 millones de dólares. Es una cifra muy bien estudiada con todos nuestros canales de venta.

    E: ¿Cómo ve el futuro de este mercado?
    JRC: Vemos una inminente legalización y, en ello, una oportunidad para nosotros de colocar y posicionar las marcas y de aprobar más productos. Creemos que el mercado de CBD y farmaceúticos puede llegar a los 400 millones de dólares a largo plazo.
    Estamos calculando que será el mercado más grande del mundo en cuanto a productos derivados con cannabis de menos del 1% de THC. Cadenas muy grandes de venta ya están entrando al juego, y esto nos hace el mercado más interesante del mundo, con 130 millones de mexicanos.

  4. El emprendedor que supo anticipar el potencial del mercado

    Reputación.
    Pablo Botella, de CBD Science, busca mejorar la percepción sobre las ventajas de este derivado entre la población mexican

    Pablo Botella conoce bien la industria de remedios herbolarios en México debido a sus más de 15 años de experiencia como gerente en Vert Pharma, una farmacéutica dedicada a la producción y comercialización de productos hechos a base de plantas, para curar desde males estomacales hasta el estrés y la ansiedad. En esta labor, en 2008 inició su investigación con el CBD, el componente del cannabis con funciones medicinales. Lo hizo a través de libros, ya que legalmente no podía tener acceso a la planta ni al derivado para analizar sus efectos.

    “Todo fue con bibliografía para empezar a investigar para qué se usa y para que la habían usado en otros países. El cannabis se ha empleado en México durante años como el remedio de la abuelita para curar las reumas o como desinflamatorio”, comenta Botella.

    El resultado de su estudio le dejó claro que ahí había una gran oportunidad de negocio. Por eso, en 2017, fundó CBD Science, junto con cuatro socios, para aprovechar la apertura de México a productos con este componente medicinal, que ya se preveía inminente. La apuesta se concretó en noviembre de ese año, cuando CBD Science obtuvo 10 permisos de la Cofepris para desarrollar ocho suplementos alimenticios y dos bálsamos cosméticos, que comenzó a vender a través de su tienda en línea.

    Ahora, su objetivo principal es llegar a la comunidad médica y científica, antes que buscar alianzas con diferentes cadenas farmacéuticas.

    Lee: El negocio legal de la marihuana en México

    “Nuestro producto va dirigido a ellos, queremos que ellos nos recomienden, porque, a fin de cuentas, no queremos que nuestro producto sólo esté en el anaquel cierto tiempo. Queremos que se quede, y eso nos lo va a dar el respaldo de estas comunidades”, detalla Carlos Ballados, director financiero de la compañía.

    El CBD es reconocido por sus propiedades como ansiolítico y paliativo para el dolor, además de por sus propiedades frente a las reumas y la epilepsia. La empresa dirige sus productos a pacientes que sufran de estos padecimientos.

    Por ahora, tiene que importar el producto terminado de Estados Unidos y Canadá, para luego venderlo en México. En los próximos años, buscará centralizar la producción en este país para convertirse en “un referente a nivel mundial” y exportar a Centro y Sudamérica. “Todo lo vamos a fabricar en México, porque queremos tener un impacto social, queremos ayudar a las comunidades que han sido azotadas por el narcotráfico y hacerlas partícipes para mejorar su calidad de vida”, destaca Botella. La firma ya opera en un laboratorio en Iztapalapa que pertenece a Vert Pharma, socio de CBD Science, para elaborar algunos de estos productos.

    Recomendamos: Productor canadiense de cannabis compra Farmacias Magistrales en México

    En el corto plazo, la empresa está a la expectativa de que se apruebe la iniciativa de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para despenalizar el consumo de cannabis y sus derivados, y poder así integrar su cadena de producción en México. (Al cierre de este artículo, la propuesta de ley seguía sin aprobarse.)

    “Si se hace realidad la voluntad de los legisladores, con la nueva iniciativa, esto se puede convertir en una herramienta de política pública muy interesante. De acuerdo con la ONU, somos el segundo país productor de marihuana después de Marruecos, pero es ilegal. Imagina el poder que tiene el país en esto”, afirma Ballados, quien asegura que el mercado global va a valer cerca de 35,000 millones de dólares para 2022.

    Otro de los retos es eliminar el estigma que aún existe sobre el CBD, educando a la población para que no se confunda con una droga y se conozcan sus propiedades terapéuticas.

    “México se puede convertir en una potencia de exportación de aceite de cáñamo. Ahorita, Estados Unidos está importando aceite de cáñamo de Canadá, y nosotros tenemos el potencial de producir muchísimo más que Canadá. El número de cosechas que podemos tener al año es superior”, puntualiza el empresario.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad