Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La ofensiva de EU contra Huawei apenas comienza

A pesar de los avances comerciales con China, el gobierno estadounidense sigue presionando en sus acusaciones legales contra la firma tecnológica y su directora financiera.
jue 07 marzo 2019 05:28 AM
Contraataque.
Contraataque. Huawei evalua demandar al gobierno de EU, de acuerdo con reportes de medios.

NUEVA YORK (CNN)- Estados Unidos y China pronto podrían llegar a un acuerdo comercial. Pero la persecución del gobierno estadounidense en contra de Huawei, una de las compañías tecnológicas más importantes de China, apenas está comenzando, lo cual deja abierta la posibilidad de otro estallido entre las dos mayores economías del mundo.

El caso de alto perfil contra la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, está avanzando a pesar de las protestas de Beijing. Canadá dijo el viernes que procederá con una audiencia de extradición para Meng,

Un tribunal canadiense decidió este miércoles citar para el 8 de mayo a Wanzhou para iniciar formalmente la vista de su proceso de extradición a Estados Unidos.

Mientras tanto, se están desarrollando dos casos contra Huawei en una corte federal de Estados Unidos. La semana pasada, Huawei se declaró inocente en Seattle por cargos de que trató de robar secretos comerciales de T-Mobile.

La comparecencia de la compañía en Brooklyn por los cargos de que trató de eludir las sanciones estadounidenses sobre Irán está programada para fines de este mes. Meng también ha sido acusada en ese caso. Ella y Huawei han negado los cargos.

Lee: Huawei quiere tranquilizar a operadores europeos sobre presunto espionaje

Publicidad

Todavía existe la posibilidad de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pueda intervenir en los casos de Huawei. Pero incluso si lo hiciera, sería difícil para los funcionarios estadounidenses dejar en paz a la compañía por completo. Su campaña contra Huawei ha sido agresiva e intensa.

“Estados Unidos se ha arrinconado a sí mismo con Huawei, con toda esa retórica acelerada y furiosa, pero sin nada que... la respalde, como evidencia [o] una orden ejecutiva”, dijo Paul Triolo, experto en temas globales de tecnología de la consultora Eurasia Group.

Esta es la guerra de declaraciones entre Huawei y EU sobre la seguridad del 5G

Batallas en la corte

El Departamento de Justicia de Estados Unidos sentó las bases para una batalla judicial de años de duración con Huawei cuando reveló una serie de cargos contra la compañía a fines de enero.

Esos casos están progresando, aunque a un ritmo gradual. El juicio en Seattle está programado para marzo de 2020.

En ese caso, los fiscales estadounidenses afirman que Huawei trabajó durante años para robar la tecnología de prueba de teléfono patentada de T-Mobile, conocida como “Tappy”. Huawei suministró teléfonos a T-Mobile y tuvo acceso a cierta información sobre Tappy debido a esa relación.

La compañía también lanzó un programa formal de bonos que recompensaba a empleados que robaron secretos comerciales de los competidores, según los fiscales.

En Nueva York, las autoridades estadounidenses se enfocan en los supuestos esfuerzos de Meng y Huawei para engañar a las instituciones financieras y al gobierno de Estados Unidos sobre los negocios de la compañía en Irán. La comparecencia en ese caso está prevista para el 14 de marzo.

Lee: La hija del fundador de Huawei demanda al gobierno de Canadá

Huawei aún no se ha declarado, pero ha negado haber violado la ley. El abogado de Meng dijo en enero que “nunca ha pasado un segundo de su vida conspirando para violar ninguna ley estadounidense, incluidas las sanciones iraníes”.

El drama Meng

La detención de Meng ha sido el mayor punto de tensión hasta el momento, forzando un alejamiento diplomático entre Canadá, China y Estados Unidos.

La ejecutiva, que es hija del fundador de Huawei, Ren Zhengfei, fue arrestada en Vancouver en diciembre a solicitud de Estados Unidos.

Fue puesta en libertad bajo fianza de 10 millones de dólares canadienses (7.5 millones de dólares estadounidenses). Pero Beijing continúa exigiendo furiosamente su liberación inmediata.

El viernes, Canadá despejó el camino para su audiencia de extradición , aumentando la importancia de la próxima comparecencia de Meng ante el tribunal.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, dijo que China “lamenta y se opone firmemente” a esa decisión.

“Este es un incidente político grave”, dijo Lu durante el fin de semana. “Una vez más instamos a la parte estadounidense a retirar inmediatamente la orden de detención y la solicitud de extradición”. Reiteró esa postura en una sesión informativa regular el lunes.

Canadá ha dicho que simplemente estaba siguiendo la carta de su acuerdo de extradición con Estados Unidos, y que la decisión del viernes siguió a una “revisión exhaustiva y diligente” de la evidencia en el caso.

Lee: Huawei trata de darle la vuelta al bloqueo de EU

¿Represalia china?

Poco después del arresto de Meng, las autoridades chinas detuvieron a dos canadienses bajo sospecha de actividades riesgosas para la seguridad nacional de China y condenaron a otro a muerte por tráfico de drogas. Las medidas fueron vistas ampliamente como una represalia por el arresto de Meng , a pesar de las negativas de Beijing.

La principal empresa agrícola canadiense Richardson International dijo el martes que sus envíos de canola, una importante exportación canadiense a China, están siendo bloqueados. Jean-Marc Ruest, vicepresidente de Richardson, dijo a la emisora canadiense CTV que cree que la decisión de Pekín de revocar el registro de aduanas de la empresa tiene motivaciones políticas.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, dijo el miércoles en una sesión informativa regular que la decisión de suspender las importaciones fue “bastante normal y legítima” debido a que los oficiales de aduanas encontraron “organismos peligrosos” en la canola importada de Canadá varias veces.

Eso contradice lo dicho por la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, el martes en Montreal cuando se le preguntó sobre la medida china contra las exportaciones de Richardson.

Lee: China escala la tensión diplomática con Canadá en medio de caso Huawei

“No creemos que haya ninguna base científica para esto”, dijo Freeland a los reporteros, diciendo que está “muy preocupada” por la decisión.

El factor Trump

El comodín restante es Trump, quien sugirió que podría considerar la posibilidad de intervenir en el caso de Meng si eso ayudaba a las negociaciones comerciales de su gobierno con China.

Pero, de hecho, reducir la presión legal sobre Huawei podría no ser tan simple.

Lee: Estados Unidos quiere detener el avance global de Huawei, ¿Está a tiempo?

“Después de marchar por este camino, colocando a Canadá en el banquillo y publicando documentos que acusan públicamente a Meng y Huawei, el sistema de aplicación de la ley de Estados Unidos tiene su credibilidad en riesgo”, dijo Triolo. “El Congreso también va a revisar cuidadosamente esto”.

Además, está la campaña más amplia por parte del gobierno estadounidense para limitar la influencia de Huawei. Estados Unidos considera a las tecnologías de la compañía como una amenaza de seguridad global. El gobierno de Trump ha estado tratando de persuadir a sus aliados para que excluyan los productos de Huawei de sus redes inalámbricas 5G de próxima generación por motivos de espionaje.

Huawei, que dice que es propiedad de sus empleados y no del estado chino, niega que sus productos representen un riesgo para la seguridad.

Recomendamos: Pompeo advierte a aliados de EU por presencia de Huawei en sus mercados

Australia prohibió los equipos de Huawei en sus redes 5G, y Nueva Zelanda bloqueó el plan de un operador móvil para usarlo. Pero no está claro cuántos otros países seguirán su ejemplo. Algunos transportistas y gobiernos han estado presionando en contra.

Un alto ejecutivo del grupo de telecomunicaciones del Reino Unido BT, por ejemplo, dice que la compañía no ha visto pruebas de que la tecnología de Huawei represente un riesgo para la seguridad . Y, según se informa, Alemania está sopesando estrictos controles sobre Huawei, pero podría no prohibir la participación de la empresa en sus redes 5G.

En defensa

Huawei y Meng están demostrando que están preparados para pasar a la ofensiva.

Meng presentó una demanda civil en Canadá alegando que fue detenida e interrogada ilegalmente durante tres horas, y que se registraron ilegalmente sus dispositivos electrónicos y su equipaje antes de que le informaran que estaba bajo arresto.

Y Huawei se está preparando para demandar al gobierno de Estados Unidos por prohibir que las agencias federales utilicen sus productos, según los reportes del New York Times y del Financial Times. La compañía podría anunciar la demanda a fines de esta semana.

Huawei se negó a comentar sobre los informes.

En una entrevista la semana pasada, el jefe de seguridad de Huawei en Estados Unidos, Andy Purdy, dijo que la compañía seguía luchando para que sus productos estuvieran disponibles en Estados Unidos.

Lee: Huawei aplasta a Apple en China, y EU tiene algo de culpa

“Tenemos que entender el riesgo para este país y hacer que este sea más seguro”, dijo Purdy a CNN. “Bloquear a Huawei no hace que Estados Unidos sea más seguro”.

Añadió que Huawei todavía está tratando de relacionarse con funcionarios del gobierno, incluso si la compañía no está ganando terreno.

“No nos hemos rendido”, dijo.

Jethro Mullen y Yong Xiong contribuyeron a este artículo.

Publicidad
Publicidad