Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

VW arranca en Puebla la producción de un nuevo SUV para Norteamérica

La planta mexicana será la primera en ensamblar el modelo Taos para la región. México es el primer país donde el modelo será comercializado antes de iniciar exportaciones a partir de 2021.
mié 14 octubre 2020 11:57 AM
Inicio-de-producion-VW-Taos_.jpg
El nuevo Taos se ubicará entre el T-Cross y el Tiguan alargado. Estará montado sobre la plataforma modular transversal MQB, sobre la cual el grupo ha desarrollado una treintena de modelos de sus marcas.

Volkswagen arrancó el martes la producción de su modelo Taos, un nuevo SUV compacto que se comercializará en la región de Norteamérica. Una unidad de color blanco equipada con un motor de 1.4 litros, también de manufactura mexicana, fue la primera en salir de la línea de producción del llamado segmento poniente de la planta de Puebla.

Publicidad

“El arranque de producción requirió meses de preparación y trabajo intenso, sobre todo porque tuvimos que apagar temporalmente los motores de la planta”, dijo en una videoconferencia Christopher Glover, vicepresidente de Producción y Logística de Volkswagen.

“Hemos luchado para que, pese al covid-19, no tuviéramos que mover esta fecha de lanzamiento”, añadió Steffen Reiche, presidente de Volkswagen de México. "Este proyecto es una demostración de la confianza del grupo en la filial mexicana", añadió.

La empresa detalló que la producción del modelo requirió una inversión de 400 millones de dólares, que se destinaron para la expansión de cerca de 3,000 metros cuadrados en capacidad de almacenamiento para troqueles, la adición de 17 nuevos herramentales en el área de prensas para la producción de piezas de la carrocería, la compra de 354 nuevos robots y la construcción de dos nuevas cabinas de soldadura láser.

En la nave de pintura se reprogramaron todas las líneas y se añadieron dos nuevos robots de aplicación de sello; mientras que en la línea de montaje del segmento poniente se modificaron las líneas para que en una misma nave se puedan ensamblar dos modelos diferentes, el nuevo Taos y el Golf de séptima generación.

Volkswagen de México destinó cerca de 30,000 horas de entrenamiento para el personal.

Volkswagen Taos
Steffen Reiche, presidente de Volkswagen de México, posa junto a la primera unidad del nuevo Taos que salió de la línea de producción.

Publicidad

La compañía tuvo que hacer todos los ajustes a la planta y los entrenamientos en medio de la pandemia del coronavirus. Las plantas de Puebla y la de Audi fueron las últimas en poder reiniciar operaciones, luego de que el gobernador de la entidad, Miguel Barbosa, emitió un decreto a finales de mayo para retrasar el reinicio de operaciones del sector en medio de un incremento de casos de coronavirus.

“Siempre habrá un punto de encuentro y otro de desencuentro. Lo importante es encontrar el centro de apoyo para que la balanza se mantenga equilibrada e impere el respeto y la comprensión. El gobierno del estado trabaja para generar esos equilibrios, para construir un clima de diálogo para avanzar en los temas urgentes: en la promoción de la inversión, del empleo, la salud, la educación y el fortalecimiento institucional”, dijo Olivia Salomón, secretaria de economía de la entidad.

Con Volkswagen Taos, la planta de Puebla suma cuatro modelos, todos basados en la plataforma modular MQB del grupo: Golf, Jetta, Tiguan y ahora Taos, cuya producción suma una inversión acumulada de 7,400 millones de dólares en los últimos diez años.

México será el primer país donde el modelo será comercializado dentro de la región de Norteamérica. A principios de noviembre, iniciará una preventa digital y las primeras unidades empezarán a entregarse en diciembre. Los precios aún no se han anunciado, pero directivos de la marca dijeron que las distintas versiones se ubicarán entre T-Cross y Tiguan, es decir, entre los 400,000 y los 500,000 pesos.

La exportación hacia el mercado estadounidense iniciará el próximo año, con una especificación diferente que incluye un motor ligeramente más grande, de 1.5 litros, de manufactura mexicana. “En Estados Unidos los consumidores quieren SUV y el fortalecimiento de nuestra oferta de camionetas compactas ocurre en el momento correcto para nuestros consumidores”, dijo Scott Keogh, presidente y CEO del grupo automotriz en América, quien añadió que espera un incremento de 20% en la demanda de SUV en el mercado estadounidense para los siguientes cinco años y de 40% en México.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad