Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las refinerías de Pemex producen mucho más combustóleo que gasolinas

El combustóleo, que se caracteriza por sus altos niveles contaminantes, se ha convertido en el principal producto de las refinerías de la petrolera.
mar 17 noviembre 2020 05:00 AM
Una toma nocturna de la refinería de Pemex “Héctor R. Lara Sosa” en Nuevo León; la empresa busca socios para operar dichas instalaciones.
La petrolera podría registrar una producción de 2.13 millones de barriles por día, menor a lo registrado en 2004.

En los últimos meses, la petrolera nacional Pemex ha producido más combustóleo que gasolinas en sus complejos de refinación.

La tendencia comenzó en agosto pasado, de acuerdo con datos publicados por la misma compañía. En el octavo mes del año el combustóleo, un subproducto caracterizado por su alto nivel contaminante debido a su gran contenido de azufre, se convirtió en el principal producto obtenido de las refinerías de la petrolera.

Durante agosto, del total de la producción de los complejos, el 31% resultó combustóleo y sólo el 25% gasolina regular y premium. La tendencia continuó en septiembre, con un porcentaje similar, según los datos más recientes publicados por Pemex.

Publicidad

En la semana del 31 de agosto al 6 de septiembre la producción nacional de combustóleo tocó su nivel más alto desde abril de 2018, con 293,000 barriles diarios. En esa misma semana la producción de gasolinas fue de tan solo 218,000 barriles al día.

La petrolera nacional posee seis refinerías, tres de estas son las que más combustóleo han aportado en los últimos meses: Salamanca, Tula y Salina Cruz, respectivamente. Se trata de las tres plantas que hasta ahora no han sido reconfiguradas.

La última, ubicada en Oaxaca, es la que ha registrado el nivel más alto. Como ejemplo, en la última semana de septiembre, de cada barril de crudo que ingresó al sistema de la refinería se produjo combustóleo en 42.4% y gasolinas en 19.5%, de acuerdo con datos contenidos en el Sistema de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía (Sener).

Aunque Pemex aún no da a conocer sus cifras de producción de octubre y noviembre, datos de la Sener ya indican que esta tendencia ha continuado en las últimas fechas. En la semana del 2 al 8 de noviembre –el dato más reciente– las refinerías en conjunto reportaron que de su producción total, el 28.3% resultó combustóleo y el 27.2 gasolinas.

El aumento en la refinación de este producto altamente contaminante, y cuya venta es cada vez menos rentable, se da en medio de una de las metas principales del gobierno federal en este sector: llevar al país a la autosuficiencia de combustibles, para así depender en menor medida de las importaciones. En septiembre, por ejemplo, el nivel de proceso de crudo en las refinerías registró su nivel más alto desde abril de este año, con 680,097 barriles diarios.

La petrolera ha aumentado la cantidad de procesamiento de sus complejos de refinación, a pesar de que el gobierno federal ha aceptado que existe una sobre oferta de combustibles en el mercado y que la demanda aún está lejos de recuperarse a los niveles previos a la pandemia de coronavirus.

Publicidad

Los especialistas del sector ubican tres razones que podrían estar provocando el aumento en la producción de combustóleo. En primer lugar, aseguran, ha aumentado el porcentaje de crudo pesado que han recibido las refinerías en las últimas semanas, lo que trae como resultado una menor producción de gasolinas.

También algunas de las plantas hidrodesulfurizadoras de los complejos, las encargadas de eliminar el azufre en el proceso de producción, han salido de operación por mantenimiento o no han funcionado de manera eficiente en las últimas semanas. Si estas plantas no están habilitadas, explican fuentes, se reduce el volumen de producción de gasolina.

Eduardo Prud’Homme, consultor del sector, explica que el aumento de combustóleo también podría deberse a una decisión comercial de la petrolera para crecer su producción de turbosina, cuya refinación deja gasoleos más pesados que no pueden convertirse en otros combustibles.

“No es que lo produzcan a propósito, sino que tratan de exprimir lo más que pueden en las corrientes de valor y lo demás se queda como combustóleo. Mi hipótesis es que quieren sacar un poco más de valor del mercado (...). No es que lo produzcan a propósito, sino más bien que lo hacen por la incapacidad de producir otras cosas”, explica Prud’Homme vía telefónica.

Históricamente las refinerías mexicanas no han mostrado altos niveles de eficiencia. Algunas refinerías de Estados Unidos, el complejo refinador más grande del mundo, sólo producen entre 3 y 5% de combustible. Un nivel muy lejos de ser alcanzado por las plantas propiedad de Petróleos Mexicanos.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad