Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las metas sin cumplir en el sector energético que deja 2020

La petrolera estatal Pemex y los participantes privados del sector se quedaron cortos en lo que habían prometido que se lograría en este año.
mar 15 diciembre 2020 05:00 AM
crudo
La industria energética fue una de las más afectadas por la emergencia de salud mundial.

El sector energético, uno de los más importantes para la administración federal, quedó a deber este 2020, un año caracterizado por los estragos de la pandemia sanitaria y económica generada por el coronavirus.

La industria energética fue una de las más afectadas por la emergencia de salud mundial, debido a la baja histórica en la cotización internacional del crudo generada por el temor a los efectos de la pandemia y la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita que inició en marzo pasado, justo cuando México comenzó a ver los efectos de la pandemia.

Pero las metas que han quedado pendientes no son sólo resultado del entorno internacional, sino de un fuerte optimismo por parte del gobierno federal y los escasos recursos destinados desde la estatal Pemex hacia las actividades de extracción y producción de crudo.

Publicidad

Pemex, lejos de la meta de producción

El presupuesto de 2020 marcaba una producción nacional –que incluye a privados– de 1.916 millones de barriles, pero desde abril pasado la administración federal ya proyectaba que esto no se cumpliría: en los Pre-Criterios 2021, la Secretaría de Hacienda bajó su meta de producción a 1.850 millones de barriles al día.

Pese a la pandemia, Pemex, que enfrentó un recorte de 40,500 millones de pesos en sus actividades de producción, decía seguir adelante con sus planes. Hace unos meses Octavio Romero Oropeza, el máximo encargado de la estatal, aseveró que Pemex terminaría este año con 1.9 millones de barriles.

Pero en octubre pasado, el último dato publicado por la compañía, Pemex produjo tan sólo 1.608 millones de barriles de petróleo, una cifra 15% menor a la esperada.

Los especialistas del sector estiman que, en el mejor escenario, la petrolera culminaría este año con una producción de 1.7 millones de barriles.

La empresa estatal ha visto afectados sus planes: se enfrentó a una baja histórica en el precio de la mezcla mexicana, que incluso cotizó en -2.37 dólares por barril en abril pasado, una fuerte disminución en la demanda de hidrocarburos que afectó sus ventas y un acuerdo pactado con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para reducir la producción nacional de crudo en 100,000 barriles entre mayo y julio de este año para reducir las afectaciones derivadas de la pandemia.

Los privados tampoco lo lograron

Los participantes privados del sector, que se adjudicaron un bloque o migraron algún contrato, tampoco lograron su meta planteada para este año.

La Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) tenían como objetivo producir 75,000 barriles de crudo al día, pero hace unas semanas anunciaron que la meta se redujo en 24% , a 57,000 unidades diarias.

La razón: los privados, al igual que Pemex, se enfrentaron a paros en sus actividades y a bajos precios de la mezcla mexicana que obligaron a algunos a reducir sus operaciones, debido a que éstas no eran rentables.

No obstante, las empresas aún son optimistas rumbo al 2024 y han decidido conservar su meta para ese año, de 280,000 barriles diarios.

Publicidad

Las refinerías de Pemex

En búsqueda de disminuir la dependencia del país a la importación de combustible, la administración federal planteó como meta llevar a las seis refinerías de la petrolera nacional a procesar 1.2 millones de barriles diarios.

Pero la baja producción de crudo, el estado de las refinerías y la baja demanda de combustibles han detenido esta meta.

El dato más reciente publicado por la Secretaría de Energía muestra que en octubre pasado las refinerías de Pemex procesaron 589,000 barriles diarios, la cifra más baja desde febrero de este año.

Para 2024 la administración federal plantea reducir sus exportaciones en un tercio del total de producción, para aumentar la refinación de combustibles, según el último paquete económico.

Y Dos Bocas ya rebasó su presupuesto

La refinería Dos Bocas, el principal proyecto de la administración federal, ya rebasó el presupuesto inicial anunciado. La administración federal había prometido que la obra ubicada en Tabasco no costaría más de 8,000 millones de dólares, aproximadamente 160,000 millones de pesos.

Pero en octubre pasado, durante una comparecencia ante el legislativo, Octavio Romero Oropeza, el director general de Pemex, informó que el costo de la refinería ya era de 8,918 millones de dólares, un aumento de 11%.

Días después, Rocío Nahle, la titular de la Secretaría de Energía, dijo que el aumento en el costo se derivó de la integración de más obras de infraestructura al complejo, como una planta eléctrica, infraestructura de transporte de gas y un acueducto.

A pesar de las explicaciones, los especialistas del sector consideran que el aumento en el presupuesto era prácticamente inevitable, debido a que la partida presupuestal siempre fue muy corta y a la fluctuación del tipo de cambio.

Publicidad
Publicidad
Publicidad