Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las razones de Yara para construir una nueva planta de 300 mdp en Tamaulipas

La terminal estará lista en enero y permitirá a la compañía proveer de fertilizantes con mayor valor a productores de alimentos clave para las exportaciones, ubicados en las regiones noreste y Bajío.
mar 29 diciembre 2020 12:17 PM
Planta Yara Altamira
La terminal de procesamiento iniciará operaciones en febrero con miras a estar listos para la demanda esperada por la temporada primavera-verano que comienza en abril.

El Bajío y el noreste del país son regiones identificadas por su competitividad en manufactura; pero pocas veces lo son por su aportación al sector agrícola, en especial por la producción de alimentos de alto valor para las exportaciones agroalimentarias como jitomate, chiles y pimientos y la fresa, la principal de las berries.

Las ventas al exterior de estos tres alimentos sumaron 3,574 millones de dólares, un 25% del valor total de los envíos registrados de enero a octubre de 2020, según el último corte disponible del Banco de México.

En ese lapso, San Luis Potosí y Zacatecas ocuparon los lugares 2 y 3 en la producción de jitomate, con 542,000 toneladas. Además, ambos, junto con Chihuahua, están entre los primeros cuatro productores top de chiles y pimientos del país con un millón 251,000 toneladas, según datos del Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Publicidad

“La agricultura mexicana produce alimentos de alto valor como aguacate, tomate y berries... El país es uno de los principales productores agrícolas del mundo”, menciona Gianni Canetti, director general y country manager de Yara México, productor de fertilizantes de origen noruego que en enero prevé concluir la construcción de una nueva planta de procesamiento, en Tamaulipas.

La obra representa una inversión de entre 12 y 15 millones de dólares y sustituirá a otra planta de la compañía cuya capacidad era de 25,000 toneladas anuales, utilizadas principalmente para procesamiento (recepción y envasado) de commodities como urea y sulfato de amonio.

La nueva terminal tendrá una capacidad de 120,000 toneladas e iniciará con 50,000 en el primer año.

Está en las inmediaciones del puerto de Altamira y tiene acceso a los principales nodos carreteros de la entidad. Desde ese punto, importará productos con mayor valor como el nitrato de calcio soluble y no soluble, y los suministrará a agricultores de las regiones del Bajío y la Laguna, el norte de Veracruz y Tamaulipas, entre otros con potencial agrícola incluyendo a Coahuila, Durango, Nuevo León y San Luis Potosí.

Estas entidades, forman parte de cuatro regiones identificadas como estratégicas para el cultivo de chile bell (pimiento morrón) en la temporada primavera-verano (PV), según el reporte sobre la Planeación Agrícola Nacional 2017-2030 para chiles y pimientos, elaborado por la otrora Secretaría de Agricultura. Un documento similar ubica a las mismas entidades además de Chihuahua y Guanajuato, como estratégicas para el cultivo de jitomate.

Atractiva distancia

La mayoría de los productos de Yara son importados desde Europa. Llegan por el Atlántico a Veracruz, donde la compañía tiene otras dos terminales de procesamiento en Minatitlán. Del lado del Pacífico, tiene dos terminales más: en Topolobampo, en Sinaloa y en Manzanillo, en Colima.

Publicidad
Yara Topolobampo
La terminal de procesamiento de Topolobampo, en Sinaloa, es una de las dos que Yara posee en la costa del Pacífico.

De acuerdo con Canetti, la nueva terminal es estratégica para atender en menor tiempo los requerimientos de los agricultores de esta zona del país donde, además, el clima implica un mayor reto para los cultivos.

El nutriente más importante para las plantas es el nitrógeno y los productores, por lo general, utilizan la urea para suministrarles este elemento. El problema es que, debido al clima, hasta un 40% del nitrógeno que se aplica se volatiliza, mientras que las soluciones basadas en nitratos, de Yara, alcanzan un factor de volatilización de 3% como máximo.

La nueva terminal permitirá abastecer a otras regiones con este tipo de productos que antes, solo estaban disponibles desde Veracruz y llegaban a los productores con el costo logístico correspondiente. “Altamira era la pieza que nos faltaba para complementar esta matriz de suministro nacional”.

Es más fácil que el producto que llega a Tamaulipas desde Europa, lo podamos desplazar por carretera a esperar a que llegue al Pacífico por el Canal de Panamá, lo que implica además, un aumento de tiempo y costo logístico
Gianni Canetti, director general de Yara México

La mayor parte de los productos serán para el mercado mexicano, principalmente para los estados y regiones aledañas, pero no significa que se despachará para otras entidades ya que esto depende de encontrar un equilibrio logístico entre las otras terminales de la compañía.

El directivo reconoce que el tener un portafolio más robusto cerca de los agricultores generará un impacto positivo en el costo final de los productos, pero aún es pronto para determinar de cuánto sería el ahorro. “No hay un estimado preciso. Es un tema logístico y multifactorial –distancia o disponibilidad de flete en temporadas– y esto cambia constantemente… Además, hoy no ofrecemos productos premium desde la región”.

Publicidad

El valor para el mercado

De acuerdo con el plan, la nueva terminal de Tamaulipas estará lista en enero e iniciará operaciones un mes después para atender la demanda esperada por la temporada primavera-verano que comienza en abril.

Durante el primer año de operaciones dará empleo a unas 40 personas y se prevé que en marzo, contraten a otras 25-30 personas para atender la demanda de la temporada de siembra.

“El objetivo es tener todo listo para el inicio de la temporada y de cara a la mayor demanda del ciclo, en junio-julio… Con el tiempo aumentaremos a 50 personas de forma estable y 40-45 para el inicio de la temporada”.

La puesta en marcha de la terminal será determinante para elevar la producción de cultivos estratégicos en los estados clave. El 85% de la producción anual de jitomate en San Luis Potosí, por ejemplo, es cosechado con durante el ciclo Primavera-Verano, de acuerdo con datos del SIAP.

La inversión de Yara es bien vista incluso por otras empresas de soluciones para el campo como Syngenta México, compañía que a nivel global adquirió a la firma de bioestimulantes de origen italiano, Valagro .

Javier Valdés, director general de la compañía en el país aseguró, por separado, que este movimiento contribuye a engrosar el portafolio de soluciones para los agricultores. “Yara se especializa en la nutrición y Valagro trae bioestimulantes y biocontroles que no traen las compañías de fertilizantes. Son segmentos complementarios”.

Se trata, dijo, de contribuir a una evolución tecnológica para el campo y no una competencia entre soluciones.

“Las tecnologías que están llegando le darán un giro a la productividad del país al mejorar la calidad y el volumen, pasando de fertilizantes tradicionales a una fertilización más adecuada a las características del suelo y de las variedades de los cultivos”, aseguró Valdés.

Publicidad
Publicidad