Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Gigante tendrá menos Toks y pone la carne en el asador con Shake Shack

La empresa enfrenta el desafío de mantener el crecimiento de las entregas a domicilio, al mismo tiempo que aumentan los aforos en sus restaurantes.
jue 24 junio 2021 05:00 AM
Toks cerró 18 restaurantes por la pandemia.  (cortesía)
Toks cerró 18 restaurantes por la pandemia. (cortesía)Toks cerró 18 restaurantes por la pandemia. (cortesía)

La pandemia trajo retos para los restauranteros, pero también dejó aprendizajes para Grupo Gigante, que opera los restaurantes Toks y Panda Express, y que ahora tiene una receta para dar arranque a la recuperación de la crisis más fuerte que ha enfrentado el sector.

En los últimos años, la también dueña de Beer Factory elevó su apuesta por los restaurantes premium y trajo a México la cadena de hamburguesas Shake Shack en 2019, marca con la que ahora tiene cuatro tiendas en Ciudad de México y una más en el Estado de México. Un año después, sumó a su portafolio las taquerias El Farolito, con lo que fortaleció su posición en este segmento.

Juan Carlos Alverde, director general de Grupo Restaurantero Gigante, explica que la integración de El Farolito fue complicada en un inicio debido a las limitaciones de movilidad, que impidieron juntar a los equipos. Ahora, cuenta con 10 unidades, dado que una de las franquicias cerró, abrirá en unos días una más en la capital del país y tiene listos cuatro contratos de franquicia, aunque no hay una fecha establecida para la apertura.

Publicidad

El grupo se dedicó, sobre todo, a fortalecer las entregas a domicilio con cuatro dark kitchens de esta marca, que se instalaron dentro de los restaurantes Toks.

“Tenemos planes para El Farolito, que había dejado de crecer, remodelamos la marca y empezamos con ciertos cambios. Empezamos a trabajar en el tema de las recetas, trasladamos el comisariato para las salsas y comenzamos a vender por kilos y medios kilos de pastor o carnitas, además de penetrar otros mercados”, dice Alverde.

La cadena de taquerías enfrenta a otras marcas que han ganado terreno, como El Califa o El Fogoncito, pero para el director de restaurantes de Grupo Gigante esta competencia “será interesante”. No obstante, Shake Shack quiere la corona de las cadenas de hamburguesas, en tanto se mantiene vigente el plan bajo el que la empresa adquirió la marca: abrir 30 unidades en 10 años.

“En el segmento de las hamburguesas sí nos vamos a poder considerar como líderes, no en dispersión geográfica ni por número de unidades, porque no pretendemos tener el tamaño que tenga la competencia, pero sí vamos a liderar ese nicho”, puntualiza.

El año pasado, Shake Shack tuvo una participación de 1% en las operaciones del grupo, que también contempla negocios de las tiendas de retail especializadas como Office Depot y Petco. La participación de Panda Express fue también de 1% y la de Toks, de 10%, de acuerdo con los datos del reporte anual de la compañía.

Toks cierra restaurantes

Toks cumple 50 años en el mercado y, como parte de las acciones de la empresa para enfrentar la crisis que causó el COVID-19, bajó la cortina de 18 restaurantes, para quedarse con 192 unidades. Este número de locales queda por debajo de los 198 que tenía la cadena en 2016.

Publicidad

Si bien mantenía un ritmo de aperturas, ahora sólo prevé inaugurar una tienda en Gran Terraza Coapa a finales de 2021. Alverde afirma que las inversiones continuarán en los próximos años, dado que mantienen los contratos vigentes para las aperturas, que se retomarán una vez que mejore la economía y de acuerdo con la evolución de la pandemia.

Por ahora ve una recuperación en el ticket de compra. “En 2020 hicimos un análisis de mercado para entender a los consumidores y ser una cadena más rentable. Supimos entender que nos habíamos quedado rezagados en el mercado y, a partir de 2021, todo lo que habíamos aprendido lo aplicamos en nuestras unidades. Lo que hicimos fue darle la misma experiencia a todo el mundo y eso nos agregó mucho valor”, declara.

Alverde considera que después de la crisis, ahora toca ver el futuro para caminar hacia la recuperación con la mira puesta en la recuperación del país y aprovechar las oportunidades que quedaron con los cierres de otras cadenas.

El directivo considera que hubiese sido oportuno que la industria hubiera tenido pagos diferidos en algunos gastos operativos, como el pago de luz o impuestos, para evitar el cierre de los restaurantes que no lograron sobrevivir al COVID-19 y para llenar de nuevo las mesas. Un incentivo, apunta, sería permitir la deducción de las facturas de restaurantes a los comensales, en línea con los que busca Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) para reactivar el sector.

En el primer trimestre del año, Grupo Gigante redujo 15.3% sus ingresos a 6,634 millones de pesos, respecto al mismo periodo del año anterior, de acuerdo con los datos del estado financiero que envió a la Bolsa Mexicana de Valores (BVM).

“Necesitamos ir acompañados de la mano del gobierno, para que nos vayan liberando el aforo, porque sí es bien importante que tengamos esa capacidad de recibir a más clientes para que se note un crecimiento importante en el tema de ventas”, declara.

Publicidad
Publicidad
Publicidad