Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿WiFi para todos o 5G?, el debate que divide a empresas en México

Las tecnológicas, como Google y Facebook, fabricantes de chips y procesadores piden destinar la banda a Wi-Fi 6, mientras que los operadores de telecomunicaciones que piden destinarlo a 5G.
vie 20 agosto 2021 12:22 PM
Lucas Gallitto
La recomendación de Lucas Gallitto, director para América Latina de GSMA, es que de los 1,200 MHz disponibles de espectro, se libere la parte de abajo del segmento (5925-6425 MHz) para usos no licenciados, es decir, Wi-Fi. Y considerar la parte alta (6425-7125 MHz) para el uso de 5G.

La industria de telecomunicaciones en México puede crear un parteaguas al terminar con el ‘jaloneo’ que han protagonizado dos importantes grupos por la banda de 6 GHz, el espectro radioeléctrico que va a permitir conectar industrias, masificar el uso de aplicaciones tecnológicas y hasta generar un rendimiento económico a los países.

Para Lucas Gallitto, director para América Latina de GSMA, organización que representa los intereses de los operadores de telefonía móvil a nivel global, apostar por compartir los beneficios de la banda tendría repercusiones positivas para el sector, pues no solo ayudaría a contribuir a cerrar la brecha de conectividad en el país, sino que además se asegura que el espectro no sea subutilizado y, por lo tanto, tenga un uso eficiente.

“El espectro radioeléctrico es un recurso finito que siempre va a generar tensión cuando se habla de cuál es la mejor forma de utilizarlo para maximizar los beneficios socioeconómicos”, explica Gallitto. Pero “México tiene enfrente la posibilidad de tomar una decisión audaz y convertirse en el primer país de América Latina en tener un enfoque balanceado”.

Publicidad

¿Quiénes protagonizan el jaloneo?

En un momento en el que la pandemia del COVID-19 ha dejado clara la importancia de la conectividad, ante el cambio de prioridades y necesidades de las personas, los gobiernos alrededor del mundo decidieron concentrarse en determinar el futuro de la banda de 6 GHz, lo que ha levantado los ánimos entre los actores de la industria.

Por un lado está el grupo que pide destinar la banda a Wi-Fi 6. Conformado por las compañías tecnológicas (como Google y Facebook), los fabricantes de chips y procesadores, y los que manufacturan dispositivos de comunicación para los usuarios, este equipo explica que hacerlo de esta manera se cuadruplicaría el espectro disponible, acelerando la transmisión, la latencia y el alcance.

El otro bando, que entre sus filas tiene a los operadores de telecomunicaciones y a los fabricantes y desarrolladores de equipos para el sector, es el que está a favor de que el espectro se destine a 5G. Este grupo promueve el argumento de que la tecnología de quinta generación es el pilar de transformación digital y, que más allá de beneficiar al consumidor final, asignarlo de esta manera consolidaría industrias completas.

En algunos países ya se han tomado decisiones al respecto. China, por ejemplo, decidió irse por la opción de 5G. En Estados Unidos, Canadá, Chile, Brasil, Costa Rica y Perú, la banda fue destinada a Wi-Fi 6. Argentina y Colombia todavía no fijan su postura. México tampoco lo ha hecho. Países de Europa y África tomaron el camino del balance.

“El tema de Estados Unidos, por ejemplo, que todo lo llevó a Wi-Fi, es que ellos consideran más espectro para otras bandas, como la de 3.5 GHz. Mientras que Brasil está considerando la de 4.8 GHz para las tecnologías móviles, además de que está considerando liberar más banda para hacerle frente a la demanda 5G”, explica Lucas Gallitto.

Publicidad

¿Qué pasa en México?

En el país, desde que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anunció la apertura de una consulta pública para determinar el uso de la banda de 6GHz, mostrando una clara postura hacia la implementación de nuevas tecnologías como Wi-Fi 6, es decir, para uso libre o no licenciado, la industria se ha dividido entre los dos grandes grupos.

Para el directivo de GSMA tomar este camino podría salir contraproducente para el IFT: “Recordemos una cosa, cuando liberas una banda para uso no licenciado, el órgano regulador no controla dónde van a estar los dispositivos, ya no tiene el poder sobre eso, y una vez que eso sucede ya no se puede recuperar la banda ni su uso”, explica. “Entonces, si se toma una decisión apresurada, después no se puede volver atrás ni rectificar esa situación”.

Además, agrega, el hecho de tener más GHz para Wi-Fi no necesariamente se traduce directamente en una mayor velocidad para el usuario. “Recordemos que el cuello de botella en México y América Latina radica justamente en el despliegue de fibra óptica y en las redes metropolitanas. Hay que tener cuidado con el hecho de que más banda no sería necesariamente un alza de velocidad”, refiere Gallitto.

En este sentido, la recomendación va encaminada hacia el enfoque balanceado. De los 1,200 MHz disponibles, la propuesta es liberar la parte de debajo del segmento (5925-6425 MHz) para usos no licenciados, es decir, Wi-Fi. Y, en una segunda fase, considerar la parte alta (6425-7125 MHz) para el uso de 5G. Aunque aquí lo mejor es esperar las indicaciones de las autoridades globales para dar el siguiente paso.

“En la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2023 (encuentro que define los pasos del sector, organizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones) se va a discutir cómo pueden compartir los países la banda de 6 GHz para lograr una economía de escala (…) Es mejor esperar a los estudios que se van a presentar para que haya más claridad sobre el desarrollo de la industria”, menciona el directivo de GSMA.

En medio del ‘jaloneo’, hay algo en lo que sí coinciden los grupos: hacer lo mejor para el usuario final. “Vemos cambios en las formas de consumo, hay nuevos servicios y nuevas demanda, pronto habrá una mayor necesidad de espectro y aquí es donde debemos hacer un balance para asegurar que la gente consuma como quiere hacerlo”, concluye.

Publicidad
Publicidad
Publicidad