Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El IFT cumple 8 años en medio de bajas de presupuesto, pero resultados tangibles

El presupuesto que se le ha asignado al órgano que regula el sector de las telecomunicaciones, desde su creación, ha ido a la baja. Entre 2014 y 2021, los recursos presentan una disminución de 41.1%.
vie 17 septiembre 2021 11:59 AM
Fachada del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)
El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tendría 1,560 millones de pesos para ejercer sus funciones en 2022, una cifra poco más de 3% mayor a los 1,510 millones de pesos otorgados para este año.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) celebra su octavo aniversario en medio de una política de austeridad impuesta por un gobierno que no le encuentra sentido a su existencia. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha cuestionado el por qué el órgano regulador no puede ser parte de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, pues asegura que no ha eliminado los monopolios del sector, además de que su desaparición generaría un gran ahorro de recursos.

“El gobierno quiere tener el control absoluto de las decisiones, no ha entendido que el IFT es un órgano técnico, no político, que no debe inmiscuirse en los temas de los cuales no es especialista”, refiere Miguel Flores Bernés, presidente de la Comisión de Competencia Económica de la International Chamber of Commerce (ICC).

Publicidad

Esto es preocupante, dice Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), pues en el intento de querer minimizar las funciones del órgano regulador, se está debilitando su estructura desde la arista de la asignación de recursos. Desde su creación como órgano autónomo, hace ocho años, el Instituto Federal de Telecomunicaciones no ha experimentado ningún incremento de recursos.

Entre 2014 y 2021, la asignación de presupuesto por parte del gobierno federal presenta una disminución de 41.1% en términos reales, lo que equivale a 822 millones de pesos. Para las operaciones del próximo año, el instituto podría tener un monto de 1,560 millones de pesos, esto quiere decir una caída acumulada de 40.8% desde 2014, según el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, que deja claro que la política de gastos del Ejecutivo va orientada hacia el ahorro y la austeridad.

Para Elena Estavillo, ex comisionada del IFT y directora general de Centro-1 para la Sociedad del Futuro, el problema no es la austeridad, “nadie está en contra de eso”, sino que no existe una visión de inversión social. “No todo es gasto corriente, ahí hay una confusión, pueden ser muy austeros con el gasto, se puede ahorrar pero sin afectar los derechos, tenemos que saber distinguir cuando hablamos de inversión social, capital humano, educación, salud e internet. No se puede ahorrar en el bienestar de las personas”, menciona.

Un instituto eficiente

A pesar de que el presupuesto que obtiene del gobierno es cada vez menor, el IFT se ha encargado de cumplir sus objetivos. Incluso, ha devuelto recursos.

“Las reducciones importantes vinieron a partir del cambio de Gobierno”, dice Michel Hernández, director general del Observatorio de Telecomunicaciones (Observatel). “Antes el IFT no ejercía todo su presupuesto y regresaba poco de dinero, siempre ha presumido que ejercía sus recursos de forma eficiente. Pero yo creo que para las labores que hace, los 2,000 millones de pesos con los que inició son bastante razonables”.

Publicidad

Un instituto ¿eficiente?

A pesar de que el presupuesto que obtiene del gobierno es cada vez menor, el IFT se ha encargado de cumplir sus objetivos. Incluso, ha devuelto recursos.

“Las reducciones importantes vinieron a partir del cambio de Gobierno”, dice Michel Hernández, director general del Observatorio de Telecomunicaciones (Observatel). “Antes el IFT no ejercía todo su presupuesto y regresaba poco de dinero, siempre ha presumido que ejercía sus recursos de forma eficiente, pero yo creo que para las labores que hace los 2,000 millones de pesos con los que inició son bastante razonables”.

Al cierre de 2021, se estima que el IFT ahorre 5.1 millones de pesos, lo que significaría que entre 2014 y 2021 habría reintegrado a la Tesorería de la Federación un total de 326.6 millones de pesos, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Un análisis realizado por la consultora The CIU indica que este año el Estado recibirá 24,475.1 millones de pesos derivados del cumplimiento de las funciones múltiples del órgano regulador, una cifra que contrasta notablemente con los 1,510 millones de pesos que le fueron otorgados para operar en 2021, lo cual representa 6.2% del total de recursos que percibirá el gobierno.

Esto significaría que, en caso de desaparecer al IFT, el Estado dejaría de percibir 16.2 veces más los ingresos que hoy corresponden a la labor del órgano, refiere la consultora.

“Hay muchos mensajes encontrados. Por un lado acciones coordinadas para minimizar al IFT cada vez más, se le golpea mucho. Y, por el otro, le otorga la misión de instalar y operar el Panaut. También hay un objetivo de conectar a todo el país, ¿sucederá sin ayuda del IFT?”, se cuestiona Gonzalo Rojón, director y senior partner de la consultora The CIU. “Esto no es normal, mientras más atribuciones se le den, más presupuesto debería tener. Necesitamos un órgano más fortalecido”.

En abril se publicó la reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, la cual establece la creación de un Padrón de Usuarios de Telefonía Móvil (PANAUT), que deberá ser instalado y operado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones. Este padrón debe integrarse con los datos personales de los titulares de cada línea, tanto en modalidad prepago como pospago.

Entre los datos a recabar están los de identificación (nombre completo, denominación o razón social del usuario), identificación oficial o Clave Única de Registro de Población (CURP), nacionalidad, información relativa a la operación de la línea y los datos biométricos que el IFT debe especificar.

Por ahora, el PANAUT está suspendido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Publicidad

Los resultados del IFT

Los logros del Instituto Federal de Telecomunicaciones no son pocos. El trabajo del órgano autónomo que fue creado tras una reforma constitucional en 2013 con el mandato de regular, aprovechar la prestación de servicios de telecomunicaciones y radiodifusión ha sido fundamental en la caída de precios, en la creación de nuevos servicios, en el incremento de la cobertura de banda ancha en el país y en la mejora de los niveles de competencia en el mercado.

De acuerdo con cifras del IFT, de junio de 2013 a mayo de 2021, los precios de las comunicaciones en su conjunto cayeron 26.7%. Mientras que los de la telefonía móvil, gracias a la eliminación de la Larga Distancia Nacional y a la disminución de tarifas de interconexión, bajaron 43.9%

Respecto a la penetración de banda ancha móvil, hace ocho años por cada 10 habitantes 23 tenían internet en su celular, al cierre de 2020 la cifra subió a 80. En el servicio fijo, en 2013 había 40 accesos por cada 100 hogares, para diciembre del año pasado el valor ya era de 62. Este crecimiento ha venido acompañado de mayor inversión privada, entre 2013 y 2019 se generó una inversión total de 542,110 millones de pesos de los operadores del sector, 74% corresponde a infraestructura.

En cuanto a la reconfiguración de los mercados de telefonía e internet, la participación del Agente Económico Preponderante (América Móvil) ha ido a la baja: en banda ancha fija pasó de dominar 73% del mercado en el segundo trimestre de 2013 a 46% al cierre de 2020. Mientras que en el servicio móvil la participación disminuyó de 82% a 71% en el mismo periodo.

En el mercado de telefonía fija, la empresa de Carlos Slim pasó de tener el control de 71% en junio de 2013 a 48% en diciembre de 2020. En telefonía móvil la caída fue de 69% a 63% en el mismo lapso de tiempo.

El IFT también impulsó la creación de una nueva cadena de televisión abierta nacional con 123 canales y 141 nuevas estaciones de radio (114 de la banda FM y 27 de la AM). Además, México se convirtió en el primer país de América Latina en migrar a la Televisión Digital Terrestre tras el apagón analógico. En relación a la asignación de espectro radioeléctrico, éste ha crecido más de tres veces al pasar de 222 a 700 MHz.

“Ha sido fundamental en ocho años, aunque todavía tiene muchos pendientes: la brecha digital sigue siendo amplia y cada vez hay mayor competencia en servicios. Aún está pendiente que se cubra el 90% del territorio nacional con banda ancha e internet”, menciona Michel Hernández, de Observatel.

Para Jorge Bravo es fundamental que el IFT ponga su visión en el futuro, si bien ya cumplió su misión de implementar la reforma de telecomunicaciones, tomó decisiones acertadas para mejorar la competencia en el mercado, licitó frecuencias y apeló por los derechos del consumidor, es monto de cambiar la ruta.

“Ya pasaron ocho años y todavía no vemos una visión regulatoria de futuro, ni una renovación en función de cómo avanza la tecnología. Hay que ir más allá, México tiene que ser un país avanzado en temas de telecomunicaciones. Por eso, independientemente de lo que hizo antes, el IFT tiene que apelar a cosas nuevas”, concluye.

Publicidad
Publicidad