Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El modelo más vendido de Audi en el mundo se produce en México

La fabricación del modelo Q5 en México arrancó en 2016 y pronto se convirtió en el más vendido de la marca en el mundo. Esto no ha cambiado desde entonces.
vie 12 noviembre 2021 05:00 AM
Mayor capacidad
En 2012, Audi decidió trasladar la producción de Q5 de la planta de Ingolstadt, Alemania, a México con el objetivo de abrir más espacio para producir el Q3.

Mientras que en México recién arrancaba la construcción de la nueva planta de Audi, en una computadora de Alemania la fábrica ya estaba casi completa. Era 2013 y en la pantalla ya se podían ver los edificios construidos, las líneas de producción e, incluso, era posible simular algunos procesos de ensamble.

Los ingenieros y arquitectos responsables del proyecto ‘construyeron’ la planta a distancia, desde Ingolstadt, una ciudad alemana donde se encuentra el corporativo global de Audi, a unos 9,500 kilómetros de San José Chiapa, Puebla, donde se alza la fábrica.

Tarek Mashhour fue uno de los directivos que participó en el proyecto. Como el jefe de planeación de plantas de Audi AG –posición que desempeñó entre 2009 y 2016– se encargó de la planeación en la producción de las plantas de Bélgica y Hungría, así como de la planificación e implementación de la nueva de San José Chiapa.

Entonces, no sabía que cinco años después de su inauguración, el complejo de 400 hectáreas se convertiría en una planta clave para la marca, ya que en ella se fabrica su modelo más vendido a nivel global. Tampoco sospechaba que a mediados de 2020, en plena pandemia, dejaría Alemania para llegar a Puebla como el nuevo presidente del complejo. “Esta fue la primera planta en México completamente dedicada a la producción de vehículos premium. Luego llegaron BMW y Mercedes-Benz. Fue una buena decisión venir a México”, dice Mashhour.

Publicidad

La producción de un best seller

En 2012, Audi decidió trasladar la producción de Q5 de la planta de Ingolstadt a México, con el objetivo de abrir más espacio para producir el Q3. Mudar el ensamble permitiría a la firma abastecer más rápido a Estados Unidos, uno de sus mercados clave.

La producción del modelo en México arrancó en 2016 y para 2017 el Q5 de manufactura mexicana ya era el más vendido de la marca, no solo en el mercado estadounidense, sino en todo el mundo. Esto no ha cambiado desde entonces.

Entre enero y octubre, la marca de los cuatro aros ha vendido 1.35 millones de autos alrededor del mundo, de los que 17% han sido Q5 (226,084 unidades), según datos del último reporte de resultados de la compañía. El segundo modelo más vendido de la marca es el Q3.

A la planta de México llegan todas las órdenes de compra de los más de 2,000 concesionarios que Audi tiene en el mundo. El cliente puede elegir el color de la carrocería, el tipo de vestiduras o la configuración del tablero, entre otras cosas. Debido a esto, prácticamente ningún auto sobre la línea es igual.

La planta tiene una capacidad anual para ensamblar hasta 200,000 unidades al año. A diferencia de otras armadoras de vehículos, que producen dos o tres modelos, la de San José Chiapa, solo ensambla el Q5. Pero con esto basta, y sobra.

“La planta mexicana es la única que ensambla este modelo para todos los mercados. China tiene una operación, pero es para abastecer el mercado local”, dice Tarek. En la planta de México se fabrican todas las versiones, con todas las opciones de motorizaciones, incluso aquellas que no se venden localmente, como el Q5 con motor a diésel o el híbrido enchufable que se vende con éxito en Estados Unidos y Europa.

Alrededor del 99% de las unidades que se fabricaron en Puebla entre enero y octubre (122,676 de 124,111) se exportaron a diferentes mercados, la mayor parte a Alemania (42%) y a Estados Unidos (38%). Detrás de este número, que Mashhour dice de memoria, hay un reto importante: desarrollar una red de proveedores que le permita al complejo cumplir con las nuevas reglas de contenido regional, más rígidas y estrictas, establecidas en el T-MEC. “Estamos tratando de localizar lo más posible en la región”, dice el directivo.

Publicidad

El fabricante alemán de modelos premium ahora debe incorporar motores, transmisiones y baterías de litio –en el caso de las versiones electrificadas– producidos en la región. Audi ha avanzado en la tarea. La planta ya recibe motores de 2 litros desde otra planta del grupo ubicada en Silao.

Mashhour calcula que el complejo cerrará el año con una producción cercana a las 135,000 unidades, un buen número en un momento convulso para la manufactura automotriz, debido a la escasez de chips. “Tengo la expectativa de cerrar este año con un volumen mayor respecto a 2020, cuando tuvimos que cerrar la planta debido a la pandemia. Y espero que el próximo año podamos tener una producción completa”, afirma.

¿Coches eléctricos a la vista?

El Grupo Volkswagen –del que Audi forma parte– reveló en noviembre de 2020 un pdf en donde se contempla el lanzamiento de un Audi Q5 E-tron en 2022, que hasta ahora ha sido confirmado como un producto exclusivo de China.

¿Podría haber un Q5 eléctrico de producción mexicana? Mashhour asegura que aún no hay nada confirmado, pero deja la puerta abierta en el mediano plazo. "La estrategia del grupo es ir hacia lo eléctrico y antes de 2030 tenemos que hacer este cambio para producir ya solo vehículos eléctricos… Pero en este momento no puedo hablar ni del modelo ni de la fecha, porque es top secret. Tenemos que preparar a la compañía, tenemos que ver cómo vamos a construir la batería y cómo vamos a integrar todo esto”, señala.

Audi se comprometió a que su futuro está en la electrificación: irá eliminando gradualmente la producción de motores de combustión interna hasta que, en 2033, llegará a su fin completamente. Esta transición implica también una transformación en las plantas, que tendrán que ir sustituyendo la producción de los modelos a gasolina por la de otros electrificados. Y la planta de San José Chiapa no podría ser la excepción.

Publicidad
Publicidad
Publicidad