Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Holger Nestler, CEO de VW: "Quiero crear un nuevo ícono como lo fue el vocho"

Holger Nestler, nuevo CEO y presidente de Volkswagen de México, llegó al mercado con un sueño: volver a poner al país en el imaginario global con un referente como lo fue el Beetle.
mié 13 octubre 2021 05:01 AM
Holger Nestler, presidente de Grupo Volkswagen en México
Holger Nestler, presidente de Grupo Volkswagen en México

Hace pocos meses, Holger Nestler se preguntaba si, tras 30 años en Volkswagen, 20 de ellos fuera de Alemania, sería un buen momento para volver a su país natal. En ese momento llevaba en China cinco años y su asignación en el país asiático estaba a punto de concluir. Antes, había pasado casi cuatro años como director de producción en la filial eslovaca de la automotriz y casi cinco en la India, como director de producción y luego como director general.

En China, era el presidente de la empresa conjunta entre FAW y Volkswagen. Cuando sus jefes le sondearon qué quería hacer, le hablaron de la posibilidad de regresar a Europa, pero también de ir a Latinoamérica, una región en la que Nestler nunca había estado y que le llamaba la atención. Cuando preguntó a qué país lo mandarían, le contestaron que México era el indicado. “E igual que China, México es uno de esos mercados que no puedes rechazar, porque sabes que vas a aprender mucho”, dice el directivo.

Aunque comparado con el mercado chino el mexicano es 20 veces más pequeño en términos de volumen de venta de vehículos, es mucho más abierto y, en consecuencia, más competido. “Aquí tienes marcas de prácticamente todo el mundo. Ni en China ni en Europa hay tanta competencia”, dice.

Publicidad

Nestler fue nombrado presidente de Volkswagen de México a principios de junio. Su nueva oficina ahora está en el llamado edificio del Consejo, dentro de la planta de Puebla de Volkswagen. Desde allí dirige tanto la operación fabril como la comercial del fabricante alemán en el país. Y justo allí se realizó esta primera entrevista que el ejecutivo alemán da en México.

Expansión: Llega aquí en un momento complejo para la industria automotriz, marcado por una pandemia, por la escasez global de semiconductores y en medio de una migración hacia la electrificación. ¿Cómo han sido estas primeras semanas al frente de la filial mexicana?

Holger Nestler: Justo estas preguntas son las que planteo a mis colegas cada día. El mundo justo ahora es muy complejo. Hace 20 años era realmente fácil dirigir una marca, solo te tenías que preocupar por tener un buen desempeño [en ventas] y eso era todo. Ahora nos enfrentamos no solo a la competencia, que cada vez es mayor, sino que también tenemos otros factores exógenos que impactan las ventas como el coronavirus, la escasez de semiconductores, el cambio climático, las normativas de emisiones… Todos son fenómenos de escala global, pero que afectan el desempeño local de los mercados. Ya no tenemos ni este ni oeste, ni norte o sur, ya hablamos de un mercado global. Es realmente complejo.

E: ¿Y cómo ve al mercado mexicano en medio de esta coyuntura global?
HN: Estoy muy positivo y sorprendido. Es un mercado muy particular, muy distinto a China o a Europa, donde estuve antes de llegar aquí. China, por ejemplo, es un mercado muy restrictivo, muy disciplinado. Muy enfocado en que todos sigan las reglas. Europa es mucho más abierto a todo. También se busca mantener la disciplina, aunque de una manera diferente que en China. Y luego veo a México, que está dentro de los primeros 30 países más ricos en el mundo, pero donde solo el 5% de la gente tiene acceso a comprarse un vehículo. Este es un gran reto. El mercado es enorme, pero el 95% de la población no puede tener un carro. El reto que veo es ampliar el acceso.

E: Pero el precio de los autos ha subido por los costos del acero, los plásticos, los chips... Todo ha escaseado y se ha encarecido. Ahora ya no hay un auto que cueste menos de 200,000 pesos. Esto ha hecho que adquirir un automóvil sea cada vez más difícil.

HN: Estoy totalmente de acuerdo. Por eso, estamos trabajando en nuevos conceptos, en ideas de cómo hacernos para que la movilidad sea accesible para más personas. Estamos tratando de bajar los costos en el mercado. Aún no tengo la solución sobre mi escritorio, pero estamos trabajando en ello. Estoy seguro de que podremos hacer algo.

E: Además de incrementar el acceso del mercado, ¿qué otra cosa quisiera cambiar?

HN: Llevo poco aquí y aún es un poco prematuro. He visto que el equipo hace un excelente trabajo y no es mi estilo llegar a un nuevo mercado y querer cambiar todo simplemente porque no está como a mí me gustaría. Aquí veo muchas cosas bien plantadas y yo vengo a asegurar que no falte ni agua ni sol para que puedan florecer. Una de las grandes cosas que quiero lograr es crear un nuevo ícono como lo fue el Beetle [el popular vocho]. Cuando vas a Alemania o China preguntas por Beetle e inmediatamente todos dicen: México. El último Beetle fabricado en el mundo se hizo en esta fábrica [Puebla] y está en un museo de Wolfsburgo [en Alemania]. Ahora hablas de la fábrica y te dicen: una planta con costos competitivos y desde la cual exportamos. Pero yo quiero cambiar esto, quiero que de nuevo nos relacionen con un ícono.

E: ¿Este nuevo ícono podría ser un vehículo eléctrico?

HN: Uy, estaba esperando esta pregunta. No puedo decir si se trata de un vehículo eléctrico, pero sí puedo decir que se trata de algo diferente a lo que hemos visto hasta ahora. Quizá ni siquiera sea un auto. Porque Volkswagen ahora es una compañía proveedora de servicios de movilidad, entonces ya no solo hablamos de autos. No sé qué pueda ser, estamos trabajando en ello, pero quiero que cuando digan Volkswagen de México nos relacionen con un ícono. Es un reto muy difícil, pero es un sueño. Quiero establecer nuevamente esta conexión.

Publicidad

E: ¿Y ve a México como un mercado de vehículos eléctricos?

HN: Volkswagen habló hace algunas semanas sobre su estrategia de electrificación, es una estrategia global. Por supuesto que México juega un rol en esta estrategia, pero necesitamos ayuda, necesitamos soporte. Claro que podemos traer muchos de estos autos fancy, podemos hacerlo mañana, pero no vas a ser capaz de moverte de aquí a Acapulco porque no hay infraestructura. Estamos realmente haciendo nuestra tarea para poder traer la electrificación a México. Es posible, sí, claro. Pero necesitamos ayuda, necesitamos infraestructura. No somos capaces de gestionar esto solos.

E: ¿México podría ser un hub de producción de eléctricos para Norteamérica? Volkswagen eligió la planta de Chattanooga, Tennessee, para fabricar un eléctrico, el ID4, pero ¿consideraría también hacerlo en México?

HN: Técnicamente no tengo ninguna duda de que podemos producir vehículos eléctricos en México. La capacitación podría tomar un tiempo, pero lo podríamos hacer. El problema es que la infraestructura no nos ayuda, porque incluso para exportar necesitas infraestructura. En Estados Unidos la tenemos. Además, bueno, allí hicimos una promesa de descarbonizar el mercado mediante la introducción de eléctricos después del dieselgate. Ahora estamos enfrentando nuestra responsabilidad, estamos cumpliendo con las promesas que hicimos y la producción del ID4 es parte de ello. Por eso lo hacemos en Chattanooga. Pero hablando honestamente, y desde mi punto de vista, podemos producir eléctricos en cualquier parte del mundo. México está muy bien localizado, pero necesitamos hacer la tarea para que esto se haga realidad. Necesitamos del gobierno, de los políticos, para que nos ayuden a aterrizar una estrategia de electrificación.

E: ¿Cuál será la estrategia para cumplir con las nuevas reglas del T-MEC en los autos que producen en la región, tanto los eléctricos como los de gasolina?

HN: Por supuesto que lo que tenemos que hacer es localizar más partes. La estrategia ha sido invertir en aquello que nos hacía falta. Producimos el ID4 en Chattanooga y necesitamos tener componentes localizados para esto. Toda la región juega un rol en ello. En cuanto a los modelos de gasolina, el año pasado invertimos en una segunda línea para ampliar la producción de motores en nuestra planta de Silao.

E: ¿Qué podemos esperar sobre el motor de combustión de diésel?

HN: Desafortunadamente, ya no lo vemos como parte del futuro. Tenemos que ir hacia el futuro y al diesel no lo vemos ahí. Pero México nunca fue en realidad un mercado de autos de diesel. Esto no quiere decir que vamos a abandonar al motor de combustión interna, no podemos hacerlo porque no va a desaparecer pronto. En 2030, sólo alrededor del 20% de la flota global será eléctrica, aún vamos a tener un 80% de modelos de combustión. Quizá Asia, Europa, Estados Unidos y Sudáfrica migrarán un poco más rápido hacia la electrificación, pero no podemos olvidar que el motor de combustión seguirá jugando un gran rol. Y debemos buscar ser más eficientes en lo que la electrificación toma lugar.

E: ¿Qué espera para el cierre de este año?

HN: Una de mis ambiciones es que la planta [de Puebla] vaya corriendo, que haya cosas que hacer. Necesitamos prepararnos, necesitamos encontrar nuestro propio camino. No solo es copiar lo que están haciendo en otros mercados, es ser auténticos. Por ejemplo, no se trata de traer eléctricos aquí, solo porque en otros mercados lo estamos haciendo. Tenemos muchas cosas propias: comida, cultura, mucho color... Usemos esto para crear nuestra propia estrategia para Volkswagen de México.

E: ¿Tiene algún número en la mente del porcentaje de mercado al que le gustaría llegar?

HN: Creo que vamos a tratar de mantener este 10% que ahora tenemos como marca. Como grupo [incluye las marcas Volkswagen, Seat, Audi, Porsche y Bentley] tenemos el 13%. Llegar a un número específico es relativamente sencillo, en China, por ejemplo, tenemos 20% como grupo. Lo difícil es mantenerlo. Y aquí la competencia es muy fuerte. En México hay marcas chinas, japonesas, europeas, estadounidenses. Este es uno de los mercados más competidos que yo he visto. China es muy cerrado e incluso en Europa hay menos competidores que aquí. Queremos mantener la participación de mercado y estar seguros de no perderla.

Publicidad
Publicidad
Publicidad