Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

KCS y Canadian Pacific, la fusión de 27,000 mdd impulsada por México

La nueva compañía, Canadian Pacific Kansas City, busca generar un crecimiento de 1,000 mdd en los tres años posteriores a su fusión.
vie 12 noviembre 2021 05:00 AM
Kansas City Canadian Pacific México - Patrick Ottensmeyer
Patrick Ottensmeyer, presidente y CEO de Kansas City Southern, señala que la nueva compañía invertiría alrededor de 200 mdd en los tres años posteriores a la aprobación definitiva de su fusión para aumentar sus capacidades.

Tras meses de ofertas y negociaciones, el mercado vio nacer a un nuevo gigante del sector ferroviario: Canadian Pacific Kansas City Southern (CPKS). La nueva compañía, formada de la adquisición de Kansas City Southern (KCS) por parte de Canadian Pacific por 27,200 millones de dólares (mdd), busca un fuerte crecimiento con un plan donde México jugará un rol clave.

El origen de esta transacción se remonta a mediados de 2020. En aquel momento, varias firmas de capital privado comenzaron a mostrar interés en la compañía. En otoño, Canadian Pacific hizo su primer acercamiento, y realizó una oferta de 25,000 mdd en marzo de este año.

Sin embargo, en abril, la ferroviaria Canadian National realizó una propuesta por 33,700 mdd que fue inicialmente aceptada por Kansas City, pero que se vino abajo luego de que la Junta de Transporte Terrestre (STB, por sus siglas en inglés) estadounidense rechazara la estructura del fideicomiso de voto (un acuerdo de transferencia de acciones y derechos de voto) de Canadian National.

Publicidad

Antes de aceptar la primera propuesta de Canadian Pacific, KCS rechazó 11 ofertas, explica Patrick Ottensmeyer, presidente y CEO de Kansas City Southern, provenientes de firmas de inversión atraídas por un negocio donde México es parte fundamental: el comercio transfronterizo.

“Hemos tenido mucho éxito en crear una increíble franquicia transfronteriza entre Estados Unidos y México”, dice Ottensmeyer a Expansión. “Hemos participado en el crecimiento del comercio entre los dos países, y nuestro negocio transfronterizo ha sido la insignia de nuestro portafolio durante varios años”.

Un ejemplo de esta importancia se dio en 2020. En el último trimestre del año, los ingresos de la compañía cayeron 5%, principalmente por la interrupción en los volúmenes provocada por los bloqueos de las vías en Michoacán, además de una escasez de combustible –una de las unidades de negocio de la compañía– y fluctuaciones cambiarias. Sin embargo, el segmento transfronterizo creció 17%.

“La fusión entre Canadian National y Kansas City Southern formará una red ferroviaria de más de 42,000 kilómetros, que atraviesa los tres países socios del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC)”, refiere Pedro Canabal, académico de la Facultad de Empresariales de la Universidad Panamericana y socio de la firma Baker Tilly International. “Una de las diversas exigencias que establece el T-MEC es contar con la infraestructura necesaria que permita garantizar entre las partes la conectividad logística, la facilitación del flujo y el trayecto de las mercancías, evitando que se formen embudos que deriven en retrasos y, con ello, se afecten y eleven los costos de transporte”, agrega.

De ahí que, mediante la creación de una línea que conecte a los tres países, la compañía busca generar 1,000 mdd en flujo operativo en los primeros tres años posteriores al cierre de la fusión, que se espera que se concrete a mediados de 2022.

Las oportunidades

Después de la firma del T-MEC, y la certidumbre comercial que trajo, Ottensmeyer ve un amplio potencial de ingresos en una de sus unidades de 'menores' ingresos, la automotriz, que antes de la pandemia representaba la quinta mayor para Kansas City Southern de México, por detrás de otras como química, petrolera e industrial.

“Es un amplio componente de nuestra mezcla de ingresos. La cadena de suministro automotriz entre México, Estados Unidos y Canadá, de vehículos, autopartes y componentes, tiene una oportunidad de pasar de ser transportada en camiones a tren, particularmente en corredores del centro de México hacia Chicago, Detroit y Toronto, la región del alto Medio Oeste. Es un corredor de carga dominado por camiones y que va en crecimiento”, señala.

Para Jorge Molina Larrondo, especialista en Políticas Públicas, Relaciones Gubernamentales y Comercio Internacional del Tecnológico de Monterrey, este traspaso de mercancías desde el autotransporte vendría a solucionar parte de las presiones que han tenido las cadenas de suministro, incluso antes de la pandemia.

“Esta fusión podría incentivar más el movimiento de mercancías vía ferroviaria y aliviaría los cuellos de botella generados en la frontera con las revisiones que se hacen, y que derivan en largas colas”, considera. “En ocasiones, lo de 30 camiones puede entrar en 10 vagones, con un ahorro en el tiempo y en costos”.

Para cumplir con esta meta, la nueva empresa prevé nuevas inversiones para los tres países de la región, que se centrarían principalmente en Estados Unidos y México.

“Son alrededor de 200 mdd en inversiones durante el periodo de crecimiento de tres años posteriores a la fusión, para construir capacidad, equipos y otras cosas que creemos que serán necesarias para ir tras esta oportunidad de negocio”, refiere Ottensmeyer.

En el caso de México, al menos para el siguiente año, las inversiones esperadas serían de entre 120 a 125 mdd, marginalmente inferiores a los 145 mdd inyectados en el país este año, agrega Oscar del Cueto, director general de Kansas City Southern de México. “Los recursos se destinarían en rubros como el mantenimiento y la adquisición de locomotoras”, agrega.

Publicidad

Los siguientes pasos

A la fecha, CPKC cuenta con la aprobación del STB respecto a la estructura del fideicomiso de voto, y espera obtener los votos de sus accionistas para diciembre de este año.

Para el primer trimestre de 2022, se prevé la aprobación del Instituto Federal de Telecomunicaciones y de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece). La compañía no contempla mayores problemas, puesto que en este rubro no existen conflictos como el que hubo con Canadian National, donde se contemplaron desinversiones en algunas vías que ambas compañías operaban en Estados Unidos.

“Con Canadian Pacific no hay una superposición de vías en ningún país”, explica Ottensmeyer. “Seguimos con el proceso de la Cofece, estamos dándoles información y pensamos que vamos por muy buen camino para cumplir con todos los requerimientos”.

Sin embargo, hay otros retos con los que tendrá que lidiar, como los bloqueos ferroviarios que han prevalecido durante varios años en Michoacán, y que interfieren con la salida de mercancías del puerto de Lázaro Cárdenas.

“El gobierno trabaja con nosotros (…) Exhortamos que tomen los pasos necesarios para resolver esta disputa y liberar las vías para continuar con nuestro negocio”, dice Ottensmeyer.

Publicidad
Publicidad
Publicidad