Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿El COVID-19 realmente cambió la manera de hacer negocios?

Las empresas son la institución en la que más confían los ciudadanos, según el Barómetro de Confianza que realiza la agencia Edelman.
mié 17 noviembre 2021 12:15 PM
Capitalismo consciente
Un número creciente de empresas se está dando cuenta del potencial del capitalismo consciente. Los líderes ahora se refieren a toda esta área como ESG: gobierno ambiental, corporativo y social.

Tener el enfoque único de maximizar las utilidades ya no es el camino, dice Andrés Fabre, presidente en funciones del Capítulo México de la organización Capitalismo Consciente, pues la pandemia sí se convirtió en un parteaguas en la forma de hacer negocios.

“Nos dimos cuenta de que a las empresas más flexibles y adaptables les fue mejor, pero también a las que pensaron y vieron por los intereses a largo plazo de todos sus grupos de interés. Hoy estamos viendo que estas compañías que operan bajo valores de capitalismo consciente serán más exitosas en el largo plazo”, comenta.

El capitalismo consciente es un movimiento que llegó a México en 2018 y ha ido creciendo poco a poco. La pandemia significó un trampolín en la adopción de este nuevo modelo de pensamiento y negocio, pero aún falta mucho por hacer.

Publicidad

Al movimiento, explica Fabre, se han sumado más de 100 empresas y más de 1,000 directores generales, ejecutivos, consultores y profesionales han pasado por alguna inducción o plática sobre el tema.

Pero la meta de la organización para 2030 es que 1,000 compañías en el país modifiquen su modelo de negocio e integren las necesidades y expectativas de los grupos de interés en la consolidación de una próspera relación de largo plazo.

“Estamos confiados de que el movimiento seguirá creciendo, porque cada vez hay más interés por ver a líderes diferentes y mejores, que hagan negocios positivos y de bienestar para todos, desde la empresa. Especialmente en este contexto mundial en el que la pandemia evidenció la gigantesca brecha social, educativa, laboral y tecnológica que hay”, comenta.

En su más reciente Barómetro de Confianza, publicado en 2021, la agencia Edelman halló que las empresas son la institución en la que más confían los ciudadanos, por encima del gobierno, las ONG y la academia. El 72% cree que los CEO deben intervenir cuando el gobierno no arregla los problemas sociales, el 66% que los empresarios deben tomar la iniciativa para generar cambios y el 52% que los líderes tienen que responsabilizarse de sus acciones frente al público, no solo ante la junta de directores o sus accionistas.

Sin embargo, ¿la empresa está respondiendo a estas expectativas? Raúl Romero, fundador de Capítulo México de la organización, reconoce que para ellos 1,000 empresas conscientes en 2030 es poco, pero representa un reto importante, porque cuando se transforma una compañía se tiene que modificar toda la cadena de valor.

“Esto en algún momento se tendrá que elevar a política pública. Hoy nosotros hacemos una parte y hay más organizaciones que también lo están haciendo, como el Tecnológico de Monterrey y Capitalismo Social”, indica.

Alexander McCobin, CEO de Capitalismo Consciente, considera que el Capítulo México es pilar dentro de la plataforma mundial para impactar a más líderes hispanohablantes a través de networking.

Así, agrega, los empresarios mexicanos podrán conocer y compartir mejores prácticas y obtener herramientas para elevar su conciencia empresarial y ponerla en acción, a partir de los cuatro pilares del Capitalismo Consciente: propósito, integración de los stakeholders, cultura de trabajo basada en el cariño y liderazgo consciente.

Publicidad

Los esfuerzos tras la pandemia

Para Romero, una de las cualidades que debe tener una empresa es la capacidad de reaccionar con velocidad a los cambios. La pandemia vino enseñar eso, dice. Responder a las circunstancias con habilidad, pero eso no tiene nada que ver con la planeación del negocio a largo plazo.

“[Después del coronavirus], las empresas tienen que hacerlo bien y eso es suficiente. Estamos tratando de que sigan todos sus principios y no solo una parte de ellos. Sí creo que en México hay muchísimas compañías que han emprendido caminos para tratar de ser mejores”, asegura.

En este escenario, Francisco Fernández, director ejecutivo del Centro de Negocios Conscientes del Tecnológico de Monterrey, por ejemplo, se comprometió a ser catalizador de las organizaciones que agregan valor y aceleran el impacto, además de trabajar con sus grupos internos que llegan a unos 150,000 estudiantes, 500 consejeros empresarios y 30,000 colaboradores.

Y en cuanto a capitales, los fondos de inversión, representados por Christine Kenna, socia de Ignia, y Andrés Fabre, senior managing director de Discovery Americas, se comprometieron a seguir criterios de inversión enfocados en el impacto social y en el acompañamiento de los empresarios para desarrollar mejores prácticas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad