Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Acapulco: crónica de una reconstrucción desigual

El puerto, antes una fuerza económica en Guerrero, ha visto una disminución en su contribución al PIB estatal tras el paso de Otis. La reconstrucción del puerto aún enfrenta desafíos.
mié 17 abril 2024 10:19 AM
Entre escombros y esperanza: la desigual reconstrucción de Acapulco
El hotel Princess Mundo Imperial terminará su remodelación en 2025.

Acapulco, Guerrero.- El puerto de Acapulco sigue luchando por recuperarse seis meses después del devastador paso del huracán Otis, que dejó secuelas visibles en toda la zona costera de Guerrero. Aunque los signos de destrucción aún son evidentes, con postes caídos y palmeras derrumbadas recibiendo a los visitantes, hay indicios de progreso en la reconstrucción.

Los comercios, desde supermercados hasta tiendas departamentales, han reabierto, ofreciendo al menos los servicios básicos para la comunidad local. Sin embargo, la acumulación de basura en las calles y la lentitud en la recuperación muestran el largo camino que aún queda por recorrer.

La economía local ha sido duramente golpeada, con el turismo representando una parte significativa de la misma. Antes del desastre, Acapulco contribuía con casi 40% del PIB de Guerrero y más de 65% de su actividad turística. El turismo representa solo 23.2% de la economía estatal, según datos de la Secretaría de Turismo e Inegi, lo que refleja el desafío de revitalizar esta industria crucial.

Publicidad

Los supermercados, en particular, han sido rápidos en su recuperación, reabriendo solo dos semanas después del desastre para proporcionar los suministros esenciales. Sin embargo, gigantes como Walmart enfrentaron pérdidas significativas, con el huracán causando estragos en sus operaciones y generando una pérdida estimada de casi 1,500 millones de pesos, además de daños en 35 de sus tiendas.

La reconstrucción de los hoteles, a medio camino

La afluencia turística aún no ha alcanzado niveles previos al desastre, pero hay señales de esperanza. Visitantes de diversos países como Estados Unidos, Canadá y Argentina han sido testigos de la reapertura gradual de hoteles y negocios locales.

Aunque la playa parece más tranquila de lo habitual, los vendedores ambulantes continúan ofreciendo sus servicios, confiando en la pronta recuperación del turismo. Rosa, una lugareña que vive de hacer trenzas y masajes, llegó a la playa al saber sobre la reapertura del hotel. Y aunque aún no hay la afluencia que se tenía antes de ese fatídico 25 de octubre, confía en que pronto los visitantes volverán al puerto a pasar, por lo menos un fin de semana.

La mujer de aproximadamente 50 años comenta que en otros hoteles de la zona la llegada de visitantes inició desde diciembre, y han ido aumentando paulatinamente. Mientras, espera que los ingresos de su trabajo se recuperen poco a poco, pues de hasta 20 servicios de trenzado que hacía, ahora lo máximo son tres.

“En Semana Santa ya se vio más gente, llegan más a La Costera (Miguel Alemán), aunque no hay tantos hoteles. Yo trabajo también allá, pero vine a ver de este lado, porque dijeron que abrieron el hotel”, comenta, mientras señala el Princess Mundo Imperial.

Este complejo, protagonista de imágenes impactantes durante el huracán, ha reabierto parcialmente sus puertas para recibir a los asistentes del Tianguis Turístico, marcando un hito en la recuperación económica de la región. Aunque solo una de sus tres torres está en funcionamiento, el personal trabaja arduamente para ofrecer una experiencia acogedora a los visitantes.

En las instalaciones aún se escuchan ruidos de taladros y las voces del personal de mantenimiento que dan los últimos retoques a las habitaciones de la Torre Perla, la única de tres en funcionamiento. Arreglan picaportes de las puertas, alistan los baños y los aires acondicionados.

"Empezamos a trabajar el 8 de abril, y ya esperamos huéspedes para este fin de semana. Esperemos que pronto estemos llenos de nuevo", dice un mesero del restaurante del hotel.

El titular de la Secretaría de Turismo, Miguel Torruco, enfatiza la importancia de eventos como el Tianguis Turístico, un encuentro de negocios sectorial realizado cinco meses después del huracán en el puerto. “Aunque los resultados no son comparables con otras ediciones, nuestro objetivo se cumplió: mostrar que Acapulco está vigente y renaciendo para volver a ser un gran destino nacional e internacional", dijo Torruco durante la clausura de la feria turística.

Sin embargo, las cifras aún muestran un largo camino por delante. De las 21,000 habitaciones hoteleras disponibles antes del huracán, solo 9,500 están operativas, representando un avance de 45% en la recuperación de la infraestructura hotelera. El daño causado por Otis fue devastador, afectando 80% de los hoteles en Acapulco.

Hasta diciembre del año pasado, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) informó que realizó el pago de indemnizaciones a 98 hoteles, por un monto de 1,729 millones de pesos.

Además de los hoteles pertenecientes al Grupo Mundo Imperial, el hotel Las Brisas ya está operativo, junto con varios hoteles de categoría dos estrellas. Aunque Carlos Slim, propietario del Hotel Calinda Beach, se comprometió a tener disponibilidad este mes, no es posible realizar reservas a través de su página web, que indica que no hay disponibilidad.

La reconstrucción de la vivienda, el otro pendiente

En la desierta Playa Revolcadero, el aroma salado del mar se percibe a lo lejos, donde se alzan imponentes las estructuras grises de la Torre Pirámide y la Torre Princesa, desprovistas de ventanas, sin tuberías y sumidas en casi total oscuridad. Según Seyed Rezvani, director general de Mundo Imperial, se espera que ambas estén operativas hacia el año 2025.

Este paisaje de edificaciones vacías se repite en otras áreas de la Zona Diamante, donde grandes construcciones sin iluminación parecen abandonadas en la distancia. Sin embargo, estas no son instalaciones hoteleras, sino complejos residenciales que aún no tienen fecha para su rehabilitación.

Publicidad

Hugo, propietario de un departamento en la zona, menciona que hasta el momento no han recibido ningún tipo de ayuda para mejorar sus propiedades, las cuales en su mayoría se utilizan para viajes familiares o forman parte de la oferta de alojamiento en la plataforma de Airbnb.

"Hemos ido reconstruyendo el departamento poco a poco. Hemos pasado algunos fines de semana aquí y al menos ya es habitable. Ahora estamos en proceso de comprar protectores para las ventanas, algo que no teníamos antes", relata.

Entre la fuga de talento y la esperanza

Mientras que la recuperación de los condominios avanza lentamente, las vías de acceso a las áreas residenciales no parecen tener problemas, según testimonios de algunos trabajadores de restaurantes y residentes locales. Sin embargo, la fuerza laboral del puerto no puede esperar a que se complete la reconstrucción, ya que no pueden detener sus ingresos.

"Muchos se han ido a Los Cabos o Cancún para no perder sus fuentes de ingresos, ya que aquí el trabajo es escaso y las propinas aún no se han recuperado por completo", comenta un parrillero, de un restaurante buffet cerca del Forum Mundo Imperial, que pidió no citar su nombre. "Yo también quiero irme, pero mi esposa está enferma y acaba de someterse a una cirugía, así que primero tenemos que esperar a que se recupere", agrega.

Los profesionales del sector turístico coinciden en que la completa recuperación del puerto requerirá aproximadamente dos años y reconocen el apoyo recibido de las autoridades para impulsar el destino turístico.

"Esperamos que con la reapertura de las discotecas aumente el flujo de visitantes; actualmente ni siquiera Baby'O está abierto, la mayoría son restaurantes, que fueron de los primeros en reanudar actividades", comentó un taxista.

Según datos de la Secretaría de Turismo del estado, la ocupación hotelera en Acapulco hasta el 16 de abril fue del 42.9% en promedio. En la Zona Diamante fue del 28.3%, en la Dorada del 63.3%, y en la Náutica del 19.4%. Sin embargo, la dependencia carece de información sobre la disponibilidad de habitaciones por zona, así como sobre la disponibilidad en condominios o tiempos compartidos.

A pesar de dejar atrás los estragos causados por el huracán Otis, los habitantes de Acapulco mantienen un espíritu inquebrantable y confían en que el puerto resurja, ahora como un destino turístico internacional.

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad